Estudio midió la tasa de completación de enseñanza media:
Liceos que se enfocan en que sus alumnos aprendan tienen menor deserción escolar

Centrarse sólo en la acogida, cercanía y afecto no es una estrategia efectiva para evitar que los estudiantes abandonen el sistema escolar. Debe ir unida a un empeño claro por conseguir el aprendizaje de los estudiantes.  

Pamela Elgueda Tapia 

"Tuve que retirarme del liceo porque me hacían bullying y hasta me amenazaron con un cuchillo". "Me fui del primer colegio porque era demasiado violento y del segundo, porque los profesores vendían las guías de ejercicios y los carabineros iban a pasarles asistencia a algunos alumnos". "Me tuve que salir por problemas personales y porque en el liceo había muchas agresiones".

Así describen Cristián Poblete, de 25 años, Solange González y Scarlet Zúñiga, de 18, las diversas razones por las que entraron y salieron del sistema escolar en años pasados.

Los tres fueron parte de la estadística de deserción escolar hasta 2010, la que llega al 7%. Ahora, en cambio, lo son de aquella que demuestra que los establecimientos que se enfocan en ayudar a sus alumnos a aprender, junto con darles un trato acogedor, logran que ellos terminen cuarto medio.

Así lo refleja el estudio "Mapa de la efectividad de la Educación Media en Chile: Factores de gestión asociados a la completación de estudios secundarios", desarrollado por cuatro académicos de la Facultad de Educación de la Universidad Diego Portales y financiado por el Fondo de Investigación y Desarrollo en Educación (Fonide), del Mineduc.

Viola Espínola, la investigadora principal, dice que en este estudio usaron un instrumento nuevo, la tasa de completación de enseñanza media. A diferencia del índice de deserción, que es una fotografía año a año del abandono escolar, el de conclusión es un seguimiento de la trayectoria escolar de los estudiantes desde 1° medio hasta que egresan de 4° medio, ya sea en los cuatro años regulares o en 6, porque se consideran dos años de gracia.

"Este instrumento pone acento en la responsabilidad del sistema educativo y de la escuela; indaga en lo que ésta hizo o dejó de hacer para evitar que sus alumnos salieran del sistema escolar", explica Viola Espínola, quien es directora del Magíster de Liderazgo y Gestión Educativa que imparte la UDP.

Prevención y liderazgo

La investigación siguió la trayectoria educativa de los alumnos que ingresaron a 1° medio en 2005. De ellos, el 71,1% completó sus estudios en un período de cuatro a seis años, otro 15% terminó en uno de más de seis años, mientras el 12,86% no aparecía registrado en el sistema de información del Mineduc, lo que hace altamente probable que haya desertado del sistema educativo.

Además, los académicos determinaron la localización geográfica de los establecimientos según tasa de completación (ver recuadro) e identificaron los ocho liceos con el índice más alto y los ocho con el más bajo, todos con similares niveles de alta vulnerabilidad social.

"Los con alta tasa de completación tienen baja repitencia, porque la previenen a tiempo. Ajustan todo el proceso curricular, flexibilizan horarios, programas e incluso evaluaciones de los alumnos, a los que les dan mucho apoyo para que logren aprender. Y suelen tener un liderazgo directivo claro", destaca Viola Espínola.

La familia, aunque pueda estar contribuyendo al problema, es convocada e incluida en la solución. Y si a eso unen un clima humano acogedor y de buenas relaciones, el efecto positivo se potencia.

En contraste, aquellos que sólo basan la prevención en la buena convivencia, la cercanía y afecto, no tienen buenos resultados. Tampoco los que sienten que las causas del retiro son externas al liceo.

Miguel Almendras es director del Colegio Hogar de Cristo, donde son alumnos Scarlet, Cristián y Solange. Su establecimiento (que no fue parte de los 16 analizados) recibe a jóvenes que han salido más de una vez del sistema escolar. "Llegan con una alta motivación de terminar su enseñanza media. Pero en el camino, los problemas de la vida diaria van afectando ese entusiasmo", explica.

Su estrategia para mantenerlo en alto une las buenas clases y los espacios de conversación y acogida. "Los profesores usan una metodología adecuada para mantener interesados a los alumnos, pero también que los desafía. Porque hay que generarles confianza en sus aprendizajes, que vean que ellos son capaces".

Un punto que los alumnos valoran: "Los profesores nos exigen y nos enseñan bien. Nos motivan a ir más allá. Por eso yo postulé a una beca, que ya me gané, para estudiar en un instituto el próximo año", dice Scarlet.

En el Liceo Técnico profesional de Maipú basan su trabajo en una alta expectativa en los rendimientos de sus alumnos. "Si vemos que algunos decaen, entra muy fuerte el trabajo del profesor jefe y del jefe de especialidad, con llamados telefónicos y entrevistas con los alumnos y con los apoderados, coordinación con otros docentes, etc.", enumera la directora, Mariela Muñoz.

También recurren a ex alumnos que estudian en universidades o institutos profesionales, o que se desempeñan exitosamente en empresas, para que sus alumnos vean que se puede. "Somos exigentes con la disciplina, pero también cercanos. Ellos saben que nos importan", concluye la directora.

 Geografía de los que vuelven

En el análisis de georreferenciación hecho por los académicos, los profesores de la UDP determinaron que en las regiones extremas se dan las menores tasas de completación: Tarapacá (25,14%), Arica y Parinacota (36,53%) y de Aysén (29,89%). Las regiones con mayor tasa de completación de estudios (entre cuatro y seis años) son Coquimbo (47,74%), Valparaíso (46,11%) y Los Ríos (45,12%). "Hay una importante proporción de comunas (96 de 346) con sólo un establecimiento que ofrece enseñanza media. Y el déficit se relaciona con la deserción de alumnos. Luego hay que instalar liceos donde no hay actualmente", recalca Viola Espínola.

Esfuerzos

"Este porcentaje tan alto de jóvenes que no terminan la enseñanza media es una deuda importante de nuestra educación. Por eso hay que meterle preocupación y urgencia, porque sabemos que el costo para un chileno de no haber completado el colegio es muy alto".

Viola Espínola

Académica UP

"Sabemos que cuando están terminando la educación media les surge la ambición de seguir estudiando. Nosotros los motivamos a aspirar a eso y los orientamos en la obtención de becas. Y a los que desean trabajar, les ofrecemos herramientas que les permitan desempeñarse con éxito".

Miguel Almendras

Director Colegio H. de Cristo

"Nuestro trabajo de especialidades es muy bueno y nuestro índice de titulación supera el 80% al año de haber egresado. Incluso el año pasado, pese a los cuatro meses de toma, pudimos mandar a los alumnos a sus prácticas y ellos han rendido bien. Pese a eso, igual tenemos repitencia, deserción y nos ha costado remontar en el Simce".

Mariela Muñoz

Directora Liceo TP Maipú.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
En el liceo Técnico Profesional de Maipú apuestan mucho a que los estudiantes se identifiquen con la<br/>especialidad que están haciendo, como los de electricidad.<br/>
En el liceo Técnico Profesional de Maipú apuestan mucho a que los estudiantes se identifiquen con la
especialidad que están haciendo, como los de electricidad.

Foto:Cristián Zúñiga

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales