Ministerio Público indaga qué pudo motivar los asesinatos cometidos por el anticuario Óscar López:
Rastrean relación del homicida de Lolol con misterioso grupo que habita un cerro aledaño

Habría abandonado comunidad ecológica tras una riña con otro integrante. Luego se instaló en el pueblo de la VI Región. En el interior de la casa del agresor se encontró un kilo de marihuana. La droga sería la causa de su violenta actitud.  

SEBASTIÁN SOTTORF 

"'Un día va a pasar lo que nadie quiere que pase'. Eso, junto a otro tipo de amenazas, es lo que siempre le escuchaba al 'Chamán'. Nunca hicimos nada, porque estábamos convencidos de que eran cosas de una persona completamente loca", afirma un vecino de Óscar López Rodríguez, el anticuario que el jueves asesinó a María José Reyes Moore, una profesora que había entrado con dos de sus hijos a la tienda de antigüedades en Lolol, Región de O'Higgins.

Mientras el OS-7 y el Labocar de Carabineros siguen revisando el lugar del asesinato, vecinos se acercan al sitio del suceso para detallar que el homicida era una persona solitaria y antisocial, que llegó allí luego del terremoto del 27 de febrero de 2010.

La rutina de López, que sería casado y tendría un hijo en Santa Cruz, era casi siempre la misma: se despertaba temprano, levantaba algunas pesas en el frontis de su hogar y a veces partía con su bicicleta a recolectar chatarra o antigüedades. Algunos vecinos afirman que con frecuencia fumaba marihuana -Carabineros no descarta que también la comerciara- y que rara vez saludaba a la gente.

Uno de los relatos más reproducidos en Lolol es el que tiene relación con una supuesta secta, ubicada en el sector de Los Robles, a unos 6 kilómetros del pueblo. En ese lugar se ubica una comunidad ecológica a la que, según varios testigos, perteneció el homicida.

La mencionada colectividad se emplaza en medio de unos cerros que hacen difícil su acceso. El ingreso hacia los predios está cerrado por un portón, y durante la tarde de ayer se vio a algunos miembros de la comunidad vigilando, y sin emitir declaraciones, una gran parte del sector.

"Ellos no dejan que sus niños vayan al colegio, y varias veces nos enteramos de partos al interior a la comunidad", afirma una funcionaria del hospital local.

"Ellos visitaban al asesino, hasta que tuvieron un problema. Algunos dicen que era por el liderazgo de tal agrupación, otros dicen que fue un lío de faldas", agrega el vecino Ricardo Contreras. Tal suceso habría derivado en la riña que López tuvo en febrero de este año con otra persona en una feria libre de Lolol.

Sin embargo, las versiones en torno a esta comunidad son disímiles entre la población. "Se supone que él vivió en esa agrupación y que por un determinado comportamiento fue expulsado. Sin embargo, al igual que muchas comunidades, ellos optan por una vida sana y solitaria y nunca nos han dado ningún problema", dice Patricio Salazar, jefe subrogante de la Prefectura de Carabineros de Colchagua.

El alcalde de Lolol, Marco Marín, coincide con tal descripción. "Es un grupo de personas que vive alejada de la ciudad. Conozco a algunos y me parece que se trata de personas tranquilas, aunque efectivamente no envían a sus niños al colegio. Por eso, el municipio ha realizado denuncias", explica.

Avances y pericias

Los peritajes, que buscan la eventual presencia de más cuerpos en la residencia de López, se extendieron hasta la tarde de ayer y continuarán hoy.

Además de perros adiestrados, en las diligencias participaron buzos tácticos del GOPE, que revisaron las dos norias ubicadas en el terreno de media hectárea. Hasta el momento, no se han generado nuevos hallazgos.

Asimismo, la fiscal de Santa Cruz, Carmen Gloria Agurto, confirmó que en el dormitorio de López se encontró un kilo de marihuana y que las pericias se extendieron al domicilio anterior del homicida, ubicado en el sector de Las Palmas, a tres kilómetros de Lolol. Allí, el autor del crimen vivió entre agosto de 2009 y marzo de 2010.

"En ese sentido, y tratándose de una persona que ya mató inexplicablemente a dos personas, entendimos que debíamos agotar las diligencias para ver si existían otros cuerpos", afirma la fiscal, agregando que hoy arribará desde La Serena una perito geológica que revisará los movimientos de tierra en el sector.

Al interior del domicilio del homicida se encontró el cuerpo de Juan René Duarte Becerra (56), un agricultor que se encontraba desaparecido desde el martes en Lolol y que había sido avistado por vecinos conversando con el hechor.

Durante la tarde de ayer, el Servicio Médico Legal entregó los cuerpos de ambas víctimas. Los restos de Óscar López fueron retirados recién anoche por uno de sus hermanos.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<br/>


Foto:PABLO MARDONES

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales