Casen 2011 reafirmará o refutará esta tendencia de los últimos 20 años:
Distribución del ingreso de jóvenes mejora y deja a Chile cerca de Singapur y Malasia

Mientras para la población en general desde 1990 los indicadores de desigualdad se estancan, aquellos que tienen entre 25 y 35 años muestran un sostenido avance en equidad en el mismo período. Alejandro Sáez Rojas  

 

Antonio Jara (33) trabajó en el comercio por el sueldo mínimo. Como máximo recibía menos de $200 mil bruto. Decidió dar un giro a su vida. Con préstamos, estudio Técnico en Enfermería, una carrera que promete gran demanda laboral y sueldos mejores. Al primer año de egreso, en promedio, su carrera duplica el sueldo anterior, cerca de $430 mil, de acuerdo a los datos de Futuro Laboral.

Daniela Pereira tuvo más suerte. Estudió Derecho y sus perspectivas de sueldo son más alentadoras. Según Futuro Laboral, ganará sobre $800 mil, en promedio, al egresar, pero reparemos en un punto. Si Antonio se hubiese quedado sólo con la enseñanza media, su renta habría sido ocho veces inferior a la de Daniela. Actualmente, en cambio, la distancia es de cuatro veces.

Es cierto que con el tiempo esa brecha puede crecer, pero no sabemos cómo evolucionarán los sueldos de ambos, porque operarán las impredecibles fuerzas del mercado en cinco o diez años más. No obstante, los dos casos reflejan una idea que ha estado dando vuelta entre economistas: las generaciones más jóvenes exhiben una mejor distribución del ingreso en Chile.

Quienes tienen entre 25 y 35 años han mostrado una caída de 10% en su GINI -indicador que con valor 1 señala total desigualdad de ingresos y cero total equidad- entre 1990 y 2009, según pudo constatar el investigador del Centro de Estudios Públicos, Sergio Urzúa.

En la actualidad, el GINI para ese grupo de edad es de 0,47 contra el 0,55 de la población general, el que se ha estancado en los últimos veinte años.

Quien comenzó con esta tesis fue Claudio Sapelli. Dicha hipótesis se reafirmará o no en las cifras que revelará la Encuesta de Caracterización Socioeconómica 2011 (Casen).

Un descenso de 10% en este índice entre los grupos jóvenes no es menor, si se considera que en los últimos 40 años el 80% de los países mantiene o empeora su distribución del ingreso, según un estudio de Frederik Solt, profesor asistente de Ciencias Políticas y Sociología de la Southern Illinois University Carbondale, EE.UU.

Con este hecho, que se presenta entre los más jóvenes, la distribución del ingreso de la población general en Chile es similar a la de Bolivia (0,53) y Ecuador (0,51), pero en el caso de los jóvenes, la distribución del ingreso se parece más a la de Malasia (0,46), Argentina (0,46) y Singapur (0,42), utilizando para la comparación los datos del Banco Mundial.

¿Dónde está la clave de esta mejora de la generación más joven? En que disminuye la dispersión de educación en la sociedad chilena. Antes había muchos analfabetos y poca gente con educación universitaria completa. Esa brecha se ha ido cerrando. En 1990, según la Casen, sólo 4% de los más pobres iba a la Educación Superior y 16% del resto de la población. Hoy, el 16% de los pobres accede a educación terciaria contra 31% del resto de la población, de acuerdo a Libertad y Desarrollo.

"Claramente observamos una disminución de la desigualdad en los grupos más jóvenes", dice Sergio Urzúa.

¿Cuándo estos resultados se traspasarán a la población general?

Hernán Frigolett, de la Consultora Aserta, estima que siempre al entrar al mercado del trabajo las brechas son menores entre personas de una misma generación y eso se puede observar en los países de la OCDE. "Después se genera la brecha y eso marca la diferencia", puntualiza. "No podemos hablar de un cambio estructural que lleve a mejorar el GINI de la población general porque eso no ha ocurrido", opina Frigolett.

"Es difícil saber cuándo se traspasará este menor GINI a la población general", estima Sergio Urzúa. "Importante será cómo el mercado laboral evalúe a los egresados de las nuevas carreras y universidades. Si efectivamente éstas pudieron entregar servicios de calidad, deberíamos observar que el efecto igualitario que al parecer ha generado el mayor acceso se perpetúe en el tiempo", dice Urzúa.

"Por el contrario, si la calidad es mala, puede ocurrir que la dinámica de la distribución incluso pueda revertirse para ese grupo. El mercado laboral aprende con rapidez cuán bueno o malo es un egresado universitario", afirma Urzúa.

"Es verdad que la distribución del ingreso ha mejorado en los grupos más jóvenes de la población", ratifica Osvaldo Larrañaga, del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). "Pero aún falta mucho por mejorar. Los países más equitativos están en rangos de 0,30 de GINI, y en Chile todavía hay un déficit en la calidad de la educación y en la formación de las competencias laborales", asegura Larrañaga.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales