Las mejores de Sight & Sound 2012:
Todo (y nada) cambia

Christian Ramírez 

Ahora que el agua se aquieta en torno a la encuesta de las mejores películas de la revista Sight & Sound, los que abogaban por el cambio pueden sonreír tranquilo: "Citizen Kane" ya no está en el número uno, sólo que no fue "El padrino" -como muchos anticipaban (me incluyo)- la que la reemplazó. Hitchcock y más de 800 votantes (entre críticos, programadores y directores de festivales) opinaron otra cosa. Hicieron valer sus gustos, ejercieron justicia, apostaron por el cambio, lo que ustedes quieran. Durante los próximos diez años será "Vértigo" el filme que tendrá que aguantar el peso -a veces insoportable- de ser calificado como el mejor. Y, vaya ironía, le ocurre el mismo año en que "El artista" -intrascendente ganadora del Oscar, ¿se acuerdan de ella?- pirateó sin piedad su banda sonora en una desinflada escena de clímax, que sin duda no calificará en ningún ranking .

En cuanto al legado de Sir Alfred, este primer lugar no puede llegar en mejor momento: "Vértigo" y otra quincena de sus filmes debutan en blu ray en octubre. Los ejecutivos de Universal que apostaron por la reedición deben estar felices proyectando sus futuras ganancias. Lo mismo quienes poseen los derechos de las 50 mejores películas publicadas hasta el momento en el sitio web de S&S... Pero más allá del negocio, ¿"cambió" la historia del cine producto de la votación?

No tiene sentido plantearlo en esos términos. Salvo el regreso de "The searchers" en el puesto siete y la sorpresiva aparición en el octavo lugar de la bellísima "El hombre con la cámara móvil" (1929), del soviético Dziga Vertov -a cambio del resbalón de "El acorazado Potemkin" al número once y de "El padrino" al veintiuno- en el tope del ranking sólo hubo un reordenamiento del mismo material de siempre. Lo advertíamos hace un par de semanas en estas mismas páginas: el panteón de los críticos tiende a ser un lugar frío, monolítico y conservador, por mucho que la sangre nueva y el perfil mundial inyectados por la revista hayan intentado revertir la idea de un canon audiovisual tenebroso e inabordable.

Y vaya que trataron: entre críticos y directores, los convocados para esta versión superaron el millar -de hecho, cuatro chilenos votaron: Cristián Jiménez ("Bonsái"), Pablo Larraín ("No, la película"), Patricio Guzmán ("Nostalgia de la luz") y el director del Fidocs, Gonzalo Maza-, y la mayor diversidad se notó en la aparición de títulos que hace diez años habrían sido impensables: "In the mood for love" (2000), "Jean Dielman 23 Quai du Commerce 1080 Bruxelles" (1975), "Satántángo" (1994), "Close-Up" (1990) o "La Jetée" (1962), del recién fallecido Chris Marker. El cambio generacional también se hizo sentir en el progresivo eclipse de algunos cineastas (Truffaut, Antonioni, Bergman) y la recursividad de otros como Tarkovski, con tres títulos entre las primeras cincuenta, o Godard, quien con cuatro películas se convirtió en uno de los inadvertidos "ganadores", con su influencia presente a través de clásicos ("Sin aliento", "El desprecio", "Pierrot le Fou"), pero también en un manifiesto tan extremo como las "Histoire(s) du cinéma" (1988-98), una serie documental concebida precisamente para criticar nuestra porfiada devoción por las estructuras, por el negocio y por las encuestas en vez de la pasión por las propias películas que al final resultan emparedadas y aprisionadas dentro de dichas listas.

Quizás la imposible fusión entre esas dos perspectivas es la que explica la presencia del título más misterioso de la lista -y el único que representa al siglo XXI- "Mulholland Dr." (2001), primer filme de David Lynch que consigue colarse en la S&S (en el puesto 28) y persistente fábula sobre el cine como industria, la imagen como ensueño y el inadvertido continuo que solemos establecer entre ficción y vida.

No les extrañe que esas mismas relaciones se apliquen a las pesadillas diurnas diseñadas por Hitchcock en "Vértigo". El profundo hechizo en que nos sume el audiovisual cada vez que la pantalla se enciende ha acabado por internalizarlas al completo. Bienvenidos a su imperio.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:UNIVERSAL/UIP


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales