En el "Día del Niño":
Qué fue de ocho rostros infantiles que hicieron noticia en Chile

"El Mercurio" contactó a algunos personajes que de pequeños saltaron a la fama. Hoy, la mayoría de ellos están irreconocibles. Mientras algunos dieron un cambio radical en su vida, otros esperan volver a la televisión.  

M. ANGÉLICA PÉREZ DE ARCE y NICOLÁS GUZMÁN 

La fama les llegó a corta edad. Algunos, por ser pequeños actores o cantantes. Otros, por mostrar dotes científicos o entrevistar al Presidente. E incluso, hay quienes se hicieron conocidos por ser protagonistas de una tragedia. Todos ellos, a pesar del tiempo, son recordados con nostalgia. Y con motivo del "Día del Niño" que hoy se celebra, "El Mercurio" los contactó para recordar esa época.

En aquellos años, mientras sus amigos pasaban el tiempo jugando, estos protagonistas ya se enfrentaban a las cámaras. Ninguno se arrepiente. Como el niño genio de los programas ochenteros "Sábados Gigantes" y "La Tarde Grande", Emilio Antilef, o como la pequeña Christell Rodríguez, quien a sus cinco años cautivó al público chileno con su éxito musical "Mueve el ombligo" en 2003.

Pero no siempre fue fácil. Matías Quer -uno de los protagonistas de la película chilena "Machuca"- confiesa que al principio no le gustaba que lo reconocieran. Al igual que Martina Maturana, "La niña del Gong", quien fue rechazada por sus compañeros de curso en el archipiélago Juan Fernández tras hacerse conocida.

En tanto,Víctor Díaz -el niño símbolo del terremoto, más conocido como "Zafrada"- se alegra cada vez que turistas extranjeros llegan a su casa en Iloca para conocerlo. Lo mismo para Alejandra Maldonado -ganadora del concurso de la ANP-, quien gracias a ser reconocida públicamente pudo terminar sus estudios de educación media.

Ninguno pensó que su fama perduraría en el tiempo. Sin embargo, concuerdan en que siempre recordarán "con cariño" los años en que fueron parte de la contingencia nacional.

 "Todavía me gusta que me reconozca la gente en la calle"

Un centenar de turistas de Estados Unidos, Canadá, Australia y Argentina tocan la puerta de Jacqueline Concha en Iloca para conversar con su hijo, Víctor Díaz -conocido comúnmente como "Zafrada" y famoso por un video tras el terremoto de 2010-. "A veces me invitan a comer, pero cuando es muy tarde mi mamá no me deja", cuenta. "Suelen traer regalos, lo abrazan y pasan tardes completas con él", relata Jacqueline.

Por estos días se prepara para desfilar el 18 de septiembre con el caballo que le regaló Felipe Camiroaga hace dos años. También pasa sus ratos libres tocando guitarra y "andando en la moto de cuatro ruedas", dice.

"Zafrada" ya está en quinto básico del colegio modular de Felipe Cubillos -con promedio 6.2-, aunque no duda en responder cuando se le pregunta por su futuro: "Quiero ser ingeniero en minas".

Esta semana viajó hasta Curicó con su familia para ver la película "La Era del Hielo" y según indica su mamá, la gente sigue reconociéndolo y pide sacarse fotos con él. "Todavía me gusta que me pare la gente", señala Víctor.

Ningún político se puso de nuevo en contacto con él.

"Ellos se lo pierden", recalca Jacqueline. Sin embargo, sí lo han llamado para participar de castings en programas de televisión.

"Para mí era importante estar en la tele para representar a los niños mapuches"

El niño genio de "Sábados Gigantes" y de "La Tarde Grande" de Canal 11, y quien escribió su primer libro de poemas a los siete años, hoy día, a sus 39 años, es profesor de Inglés del Liceo Cervantes. Además, dedica gran parte de su tiempo a un programa que busca difundir el arte, la ciencia y la tecnología mapuches.

Emilio Antilef se tituló de periodista de la Uniacc y ha participado en estelares en los que se habla de los años 80. Dice que nunca quiso ser animador ni convertirse en una figura televisiva. "Alguna vez dije que me quería parecer a Don Francisco, pero sobre todo, en la onda solidaria. Para mí era importante estar en la tele para representar a los niños mapuches", relata.

Considera que el hecho de que la gente lo reconozca, da como "una sensación de vértigo". Sin embargo, asegura que el problema fue con los mismos niños, "porque a más de alguno la mamá le decía: 'Ay, mira cómo habla ese niñito', y eso a veces generaba pica", explica.

Como anécdota, cuenta que una vez se libró de un asalto porque los bandidos lo reconocieron al leer su cédula de identidad. Ellos mismos le pidieron un taxi para que se devolviera.

"Como voy a ser consagrado y me visto formal, no saben que soy el de 'Machuca'"

A sus 21 años, Matías se alista para consagrarse a la vida religiosa con la congregación católica de los Sodalicios. Esta preparación dura entre uno y tres años, y cuando ya esté listo, se irá a Perú. Ahí podrá ejercer su carrera de Medicina que hoy cursa en la Universidad del Desarrollo.

El protagonista de "Machuca" recuerda que llegó al casting de la película cuando tenía 13 años, y que sólo iba para actuar de extra en el filme de Andrés Wood. Finalmente, quedó como personaje principal. La noticia lo hizo entrar en duda de si actuaba o no, decisión que tomó gracias a que su hermano y amigos del colegio también aparecieron en el filme como "actores secundarios", lo que, asegura, no lo hizo sentirse "tan solo".

Reconoce que nunca le gustó la fama. "Me cargaba que me reconocieran. Cuando era chico y pasaba afuera de los colegios Villa María y Verbo Divino de vuelta a mi casa, me gritaban Machuca o leche condensada", dice.

Ya han pasado casi diez años del estreno de la película, y su nueva faceta de religioso no lo hace tan reconocible para la gente. "Como voy a ser consagrado y me visto formal, no saben que soy el de 'Machuca'", relata.

Cuenta que después le ofrecieron otros papeles, pero no aceptó. Prefería dedicarse a sus estudios. "Para poder estudiar medicina, necesitaba buenas notas", señala.

"No creo que vaya a dejar de ser cantante"

A sus 14 años, Christell Rodríguez está pensando en estudiar fonoaudiología para saber más del sonido y la voz. Es que nunca dejó de lado su talento de cantante.

Tras el éxito de "Mueve el ombligo", que la llevó a la fama con tan solo cinco años de edad, Christell, actualmente, dedica más tiempo a sus estudios en primero medio y sólo va esporádicamente a algunos programas de televisión.

Cuenta que entre sus cantantes favoritas están Beyoncé, Cristina Aguilera y Adele. "Las escucho constantemente para tratar de aprender de ellas", afirma.

Dice que todavía la reconocen y le piden que vuelva a cantar. "He estado componiendo, pero falta que se presente la oportunidad de una productora", señala.

Además, concluye: "No creo que vaya a dejar de ser cantante".

"No me molestaría aparecer en otro comercial"

"Yo mismo me acerqué al productor en la calle y le dije que quería actuar", relata Juan Francisco Parrochia, uno de los niños del conocido spot de "Manjar Colún". La grabación del comercial, según indica, se extendió toda una tarde porque "ninguno de los dos niños sabíamos leer". Además, cuenta que lo reconocieron sólo hasta dos años después de emitirse la propaganda.

Hoy, Parrochia (27) es estudiante de quinto año de Odontología de la Universidad Andrés Bello y enfatiza que no le "molestaría aparecer nuevamente en otro comercial".

Y aunque ha hecho pruebas de cámara para otros papeles, nunca lo han llamado.

Al preguntarle por el otro niño del comercial responde: "Nunca más supe de él".

"En el hospital me dicen la doctora chinita"

Fueron diez horas semanales por dos años -incluidas las vacaciones de verano- el tiempo que demoraron las alumnas del Liceo Nº 1 Javiera Carrera para terminar el proyecto ganador de un concurso de la NASA. "Chinitas al espacio" les permitió viajar hasta Estados Unidos y llevar su idea a la práctica.

Fue la profesora Ivonne Martínez en 1997 quien comenzó a reclutar estudiantes de enseñanza media para participar de la actividad. Entre ellas Natalia Castillo, que hoy tiene 29 años. "El viaje me abrió los ojos de las oportunidades a las que podría aspirar", indica.

Actualmente ejerce como doctora del Centro de Salud Familiar Dr. Raúl Yazigi en Lo Prado, tras ser becada en la Universidad de Chile en la especialidad de ginecología. Tampoco descarta estudiar Astronomía en un futuro "si se da la oportunidad", señala.

Aunque sólo sigue en contacto con dos de las diez alumnas que estuvieron en el proyecto, aún guarda los buenos recuerdos por la "inolvidable experiencia", explica.

Natalia cuenta que el premio incluso le permitió reunirse con la ex presidenta Michelle Bachelet y la senadora Soledad Alvear luego de ser invitadas por un aniversario del colegio en 2001.

"Hace unos meses se enteraron en el hospital que era la niña que llegó a la NASA y desde ese día quedé como la doctora 'chinita'", dice entre risas.

"Hasta el día de hoy me siento orgullosa de contar que entrevisté a un Presidente"

Siendo una estudiante de escasos recursos y con sólo once años, Alejandra Maldonado entrevistó al ex Mandatario Ricardo Lagos en 2001, tras ganar el concurso "Lectores Infantiles", de la Asociación Nacional de la Prensa (ANP). "Fue una experiencia inolvidable y me da ánimo para seguir adelante", señala.

Luego del encuentro, el ex Presidente se comunicó con autoridades de la región para que convencieran a los padres de la niña de que ella debía seguir estudiando.

De esa manera, Alejandra recibió la Beca Presidente de la República, lo que le permitió estudiar sin costo en el Instituto Politécnico María Auxiliadora de Puerto Montt.

Hoy, Alejandra, a sus 23 años, es asistente de párvulos en el jardín infantil "Rayito de Esperanza", de la misma ciudad. Aunque reconoce que por "motivos económicos" no ha podido estudiar música o pedagogía en la universidad.

"Hasta el día de hoy me siento orgullosa de contar que entrevisté a un Presidente", señala.

"En el continente son distintos a la gente de la isla"

"No me acostumbro a Curicó". Así de categórica es Martina Maturana, de 14 años, quien tocó el gong para alertar del maremoto de 2010 en el archipiélago de Juan Fernández.

Doce meses ya lleva en su nueva ciudad. Está en primero medio del Liceo Fernando Lazcano y espera terminar con un buen promedio para estudiar Medicina u Odontología en Valparaíso.

Martina explica que "en el continente son distintos a la gente de la isla" y que hasta ahora nunca ha tenido una mala experiencia cuando cuenta su historia.

Cuando no está estudiando, "La niña del gong" pasa las tardes trabajando en la tienda de tatuajes de un amigo en Curicó.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<b>Zafrada</b> pasa su tiempo tocando guitarra y con el caballo que le regaló Felipe Camiroaga.
"Zafrada" pasa su tiempo tocando guitarra y con el caballo que le regaló Felipe Camiroaga.
Foto:JUAN CARLOS ROMO

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales