Ives Besançón habla por primera vez del polémico proyecto:
El arquitecto del Costanera Center se defiende ante sus pares

Ives Besançón defendió el polémico rascacielos ante sus colegas Mathias Klotz, Antonia Lehmann y el director de la Fundación Imagen de Chile, Eugenio García, en una mesa redonda sobre los desafíos de la arquitectura para el crecimiento sustentable de la ciudad.  

Bernardita Álvarez 

Llegó preparado. Con un escrito que leyó pausadamente ante una audiencia de más de 200 estudiantes de arquitectura, el afamado arquitecto Ives Besançón, defendió por primera vez antes sus pares, el polémico rascacielos más alto de Sudamérica, que diseñó junto a la oficina Pelli Clarke Pelli Architects: la Torre Gran Costanera.

"Me resulta legítimo que mis colegas o futuros colegas puedan preguntar, porque va a ser dentro del respeto profesional", enfatizó el experto ante los también destacados arquitectos, Antonia Lehmann -presidenta de la comisión asesora presidencial para una nueva Política Nacional de Desarrollo Urbano- y Mathias Klotz, decano de la facultad de Arquitectura, Arte y Diseño de la Universidad Diego Portales (UDP); quienes junto al consultor Eugenio García, lo escucharon sin interrupciones en el foro realizado el martes en el Centro Cultural Gabriela Mistral, que acompaña la exposición "Blanca Montaña. Arquitectura Reciente en Chile", de Ediciones Puro Chile y la UDP.

"Todo lo que se vaticinó de una manera bastante libre, respecto de lo que iba a pasar con el edificio en esta primera etapa, no ocurrió", respondió tajante Besançón a la pregunta de Paula Escobar, moderadora del encuentro y editora de Revistas de "El Mercurio".

Sin un plan de ciudad

El también autor del hotel Hyatt, Sheraton Miramar y la Torre Santa María, destacó la necesidad de que el Estado fije normas más claras de construcción. "El Estado tiene un rol bastante grande que jugar para que nosotros desarrollemos nuestra profesión de una manera en que la hoja de ruta de las ciudades esté claramente desarrollada, con bastante antelación, claridad y flexibilidad".

Dentro de este contexto, el arquitecto afirmó que el rascacielos se ajustó a la normativa existente.

"Es una obra que nosotros tratamos de integrar a la ciudad en la mejor forma posible, de acuerdo a la normativa; o sea, si un cliente dice que hagas un edificio en tal terreno, tienes que acogerte a lo que el Estado te permite hacer, no puedo decirle, {minute} mire, usted quiere 30 pisos, pero yo voy a hacerle uno de dos pisos, porque no quiero romper el skyline (horizonte) del lugar {minute} " expresó.

Cuestión en que coincidieron el resto de los expertos, quienes afirmaron que las ciudades chilenas no cuentan con una planificación que proyecte su crecimiento.

"Yo creo que Costanera Center es un edificio que tiene su mérito y sus defectos, y que si está ahí, es porque hay una normativa que lo permite. Estoy totalmente de acuerdo con Ives en que me parece bien absurdo que si un cliente quiere hacer un edificio de 300 metros en esa zona, uno pueda tener algún argumento para decirle que eso no se puede ser. El problema no es del arquitecto, ni del cliente, sino de la norma", opinó Mathias Klotz.

Mientras que Antonia Lehmann destacó la importancia de una institucionalidad adecuada.

"Tenemos un sistema con políticas sectoriales que funcionan en carriles independientes, y a veces contrapuestas en sus intereses. Lo que nos tiene en una situación paradójica: un nivel profesional arquitectónico reconocido a nivel mundial, pero ciudades que no se condicen para nada con este nivel de excelencia".

Iconográfico

Besançón también se defendió de las críticas de que el edificio no es "amable" con su entorno y no se integra al barrio. Por el contrario, el arquitecto cree que este proyecto otorga identidad a la ciudad. "Aparte del hecho que sea o no iconográfico -que no cabe duda que un edificio por su altura, por su tamaño de 300 metros, va a marcar el skyline de Santiago por mucho tiempo-, es un edificio que es un aporte importante. Todo lo que se dijo sobre que alrededor no conversa con el contexto, bueno en mi opinión muy personal es un edificio que está inmerso en un contexto que es comercio, oficinas y hoteles y ese tipo de arquitectura".

Lo que fue aceptado -aunque con cierta distancia- por el Eugenio García. "El edificio que hizo Ives sí va a constituir identidad y va a tener una visualidad mucho más fuerte, por lo extraño, por lo diferente. Por esta cosa que nos ha dado el siglo XXI de tener uno de los edificios más alto del mundo", sentenció.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p> </p>

 


Foto:SERGIO ALFONSO LOPEZ


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales