Chile, un modelo para la región

Comparado con sus vecinos y otras economías en desaceleración, a este país le va bien.  

Andrés Oppenheimer 

Últimamente , la imagen de Chile como economía estrella de Latinoamérica ha sido golpeada por las imágenes de violentas protestas estudiantiles, pero los últimos datos económicos -que incluyen una disminución del índice de pobreza anunciada la semana pasada- sugieren que el "modelo chileno" sigue con vida.

Y a juzgar por lo que el Presidente chileno Sebastián Piñera me dijo en una entrevista telefónica, no sólo está vivo, sino que va viento en popa.

Los últimos resultados económicos de Chile "nos ubican en el primer lugar de América Latina", me dijo. Dos años después del devastador terremoto que azotó a Chile en 2010, la economía ha crecido 6 por ciento anual durante los dos últimos años, las exportaciones crecieron un 20 por ciento, la inflación ha permanecido en un 3 por ciento y -más importante- los índices de pobreza y desigualdad han caído significativamente, dijo.

Según las cifras recientes del censo de pobreza Casen, de Chile, supervisado por la Universidad de Chile y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de las Naciones Unidas (Cepal), la pobreza disminuyó del 15,1 por ciento de la población en 2009 al 14,4 por ciento actual, y la pobreza extrema, del 3,7 por ciento al 2,8 por ciento durante el mismo período.

"Estamos contentos, pero no estamos satisfechos", me dijo Piñera. "Recuperamos en nuestro país la capacidad de ir reduciendo la pobreza, que se había incrementado en los últimos tres años del gobierno anterior. Y esa es una buena noticia".

Replicando a los críticos que le restan importancia a estas cifras de reducción de la pobreza, argumentando que la metodología del censo debía modernizarse, Piñera dijo que los nuevos datos son significativos precisamente porque se ha utilizado la misma metodología durante los últimos 22 años. Agregó que la cifra de pobreza extrema es "la más baja en la historia de este indicador".

La principal razón de la reducción de la pobreza fue la creación de 700.000 nuevos empleos, y un programa gubernamental de reducción de la pobreza conocido como "Ingreso ético familiar", dijo.

Según este programa, las familias pobres reciben subsidios estatales adicionales si cumplen con ciertos deberes, incluyendo el enviar a sus hijos a la escuela, y si demuestran ciertos "logros", como que sus hijos obtengan mejores notas.

Cuando le pregunté si la pobreza no debería haber disminuido mucho más, considerando que la economía ha crecido un 6 por ciento, Piñera dijo: "Les diría a nuestros críticos que yo comparto con ellos que me hubiera gustado que la pobreza cayera más, pero no puedo olvidarme de que durante el gobierno de ellos la pobreza no cayó, sino que aumentó".

Y agregó: "El mundo actual está en crisis. Europa está en recesión, Estados Unidos estancado, los gigantes asiáticos desacelerándose, Argentina y Brasil con una profunda desaceleración, y Chile ha logrado crecer en los últimos dos años 6 por ciento al año. Es decir, el país de mayor crecimiento de América Latina y de la (organización de países industrializados) OCDE".

¿Está exagerando Piñera el desempeño económico de Chile?

Juan Carlos Feres, el principal experto en pobreza de la Cepal, me dijo que la última reducción de la pobreza extrema en Chile es "estadísticamente significativa", mientras que el dato de la pobreza general "está en el límite" con el margen de error.

Chile ha reducido la pobreza de casi un 40 por ciento en 1990 al 14,4 por ciento actual, más que cualquier otro país de la región, agregó.

El ex Presidente chileno Ricardo Lagos, durante cuyo gobierno Chile registró su índice de pobreza más bajo, me dijo que "todo lo que implica reducir la pobreza es una buena noticia, aunque es una cifra muy modesta".Y añadió: "No es para cantar victoria. Tenemos un producto per cápita muy superior al 2006, y tenemos más pobres porcentualmente que en 2006. Algo hemos hecho mal desde 2006".

Mi opinión: Visto desde afuera, y especialmente cuando se lo compara con sus vecinos, a Chile le va muy bien.

Es cierto, Piñera puede estar adjudicándose demasiados méritos por los logros de Chile, que han sido en general obra de los gobiernos de centroizquierda de los noventa y la primera parte de la década del 2000. Y su afirmación de que Chile es la economía que más está creciendo en Latinoamérica es discutible (Panamá y Perú están creciendo más, según la Cepal).

Pero los últimos datos económicos son nueva evidencia de que -más allá de las rencillas políticas internas entre Piñera y la oposición, y del debate de si el crecimiento económico debería haber tenido un impacto social aún mayor- el modelo chileno basado en fomentar las exportaciones, insertarse en la economía global y, sobre todo, no cambiar de políticas económicas con cada cambio de gobierno, ha sido mucho más exitoso en reducir la pobreza que los líderes populistas radicales que se autoproclaman campeones de los pobres.

El modelo chileno ha sido mucho más exitosoen reducir la pobreza que los líderes populistas radicales que se autoproclaman campeones de los pobres. 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales