Proceso para enviar a sus tierras a 803 reclusos extranjeros de 28 nacionalidades partió ayer en el límite norte:
"Viva la libertad" gritaban en los buses rumbo a su país primeros 122 reos peruanos indultados

Emocionante despedida en Arica y cálido recibimiento en Tacna marcaron el operativo de repatriación de reclusos al Perú.  

MARIO GÁLVEZ ARAYA 

Santa Emiliana Chambilla Flores camina lento. Es Tacna, son las tres y media de la tarde. Con un pañuelo de papel seca las lágrimas. Es que su hija Ángela, de 10 años, la recibió fríamente -como el día- después de cuatro años de ausencia. Casi la misma cantidad de tiempo en que cumplió condena por narcotráfico en Chile.

Llegó hasta su casa, en la Asociación 8 de Diciembre, en los suburbios de esta ciudad, con la esperanza de que iba a recibir un abrazo y un beso. "La dejé cuando tenía seis añitos; hoy está más grande y no me quiere acompañar", sollozó. La niña vive con su padre, quien tiene nueva pareja.

Fue a verla apenas salió del Instituto Peruano del Deporte, de avenida Arias Aragüez. Habían transcurrido casi tres horas desde que partió del penal de Acha, en Arica, cargando a su pequeña hija Lía, de sólo tres meses. Ella nació en Chile de una relación con otro ciudadano peruano, Jack Peter Ponce Quezada, quien también consiguió el indulto.

Santa Emiliana, una de las 81 mujeres liberadas ayer no alcanzó a cumplir cuatro años presa y terminaba su condena en agosto de 2013. Pero logró salir antes gracias a la Ley de Indulto Conmutativo que permitirá a un total de 803 reclusos de 28 nacionalidades distintas a la chilena dejar sus celdas y volver a sus países de origen, a condición de que en 10 años no retornen a Chile.

Acompañada por "El Mercurio", lo primero que hizo fue cambiar dinero en la céntrica avenida Bolognesi. Por $30 mil pesos chilenos de sus ahorros, recibió 158 soles. Arrendar una casa aquí cuesta 70 soles al mes.

Le fue difícil reconocer el camino a su hogar. "Esto está muy cambiado, aquí no estaba este edificio", comentaba.

Su primera confesión, ya en tierra peruana: "Amo mi país, pero me da rabia como nos trataron nuestras autoridades. Fue con indiferencia, mirándonos en menos, obligándonos a hacer filas cuando ya estábamos en libertad. En Chile nunca fue así, el trato fue bueno y muy digno".

Al igual que los 122 retornados ayer, recibió un documento de identificación nuevo. Y fue inscrita en la Ventanilla Única de Promoción del Empleo. Otros 135 harán el mismo viaje entre Arica y Tacna hoy y mañana.

Perú puso en marcha el "Programa Especial de Asistencia a Peruanos Retornados a Chile". El viceministro de Derechos Humanos, José Ávila, dijo que "no los vamos a dejar solos. Vamos a hacer todos los esfuerzos para su reinserción laboral, familiar y para que no vuelvan a delinquir". Pero Santa Emiliana no le cree. "Eso no va a ocurrir. Después que pase la euforia, se van a olvidar".

Los buses que traían a los beneficiados desde Arica llegaron por separado. Las inmediaciones del recinto deportivo estaban atestadas de familiares -con globos con forma de corazón, flores y bolsas con alimentos- esperando a sus seres queridos.

A las 12:50 horas (horario de Perú) los gritos de "¡Sonia!", "¡Yolanda!", "¡hija!" rompieron el expectante silencio. Todos corrían hacia el primer bus que irrumpió por la avenida. Desde el interior de la máquina, las mujeres golpeaban los vidrios, gritaban nombres de seres queridos y lloraban de emoción.

Quieren volver

En la cárcel de Arica, a las 10:30 de la mañana el clima fue de alegría y tristeza. Desde sus celdas, las internas gritaban mensajes de despedida: "¡No vuelvan más!", "¡cuídense!". Muchas peruanas lloraban. Es que dejaban amigas, compañeras de trabajo.

En la puerta de la sala cuna "Castorcito" del penal, las tías despedían con lágrimas a sus más pequeños alumnos, Lía y Mauricio, de 3 y 8 meses respectivamente. La sargento 2° de Gendarmería Giannina Peña se fundió en un apretado abrazo con la indultada Hilda Huapalla.

Este diario viajó hasta Chacalluta al interior del bus 202, a cargo del sargento 1° Cristián Orellana, con 18 internas. Era el tercero de la caravana de seis vehículos que transportaban a los indultados.

Con sus bolsos y monos de peluche en las faldas, esperaron nerviosas la salida del convoy. María estaba roja. Un alza de presión, por la emoción, la mantuvo complicada durante casi todo el desplazamiento. Lucila Mamani, la más longeva (63 años), reía por cualquier cosa. Yosuko era la extrovertida del grupo. Con bromas y mucha conversación intentaba animar a sus compañeras. Otras, más silenciosas, cerraban los ojos. "Es que no pudimos dormir por la ansiedad", contaban.

Cuando la caravana se movió y salió del penal, muchas gritaron entusiasmadas. "¡Viva la libertad!", dijo una. Los gendarmes que las escoltaban les solicitaron que se sentaran por medida de seguridad. El viaje transcurrió con tranquilidad. Algunas preguntaban qué debían hacer para volver en diez años más. Y todas gritaron al unísono que estaban dispuestas a portarse bien para regresar.

En Chacalluta, esperaban las autoridades encabezadas por el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter. No hubo discursos ni mayores ceremonias. Los beneficiados bajaron de los buses de Gendarmería y fueron entregados a la PDI. Tras un rápido chequeo, partieron rumbo a su país. El cruce de la Línea de Concordia, con el Cristo de brazos abiertos, marcó la última parada hacia la libertad.

''Lo que hizo Chile es una gran lección a la región de cómo se deben hacer estos procesos de facilitar que los ciudadanos puedan reintegrarse a su comunidad de origen".

JOSÉ ÁVILA
VICEMINISTRO DE DERECHOS HUMANOS DE PERÚ, ENCARGADO DE LA RECEPCIÓN.

 Hinzpeter: "Es un momento histórico"

Como "un momento histórico" calificó ayer el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, el inicio del traslado de reos peruanos desde el Complejo Penitenciario de Arica hacia Chacalluta, con el fin de materializar su salida del territorio nacional.

El secretario de Estado aludió a la importancia de "ocupar nuestros espacios carcelarios para tener en ellos a los delincuentes realmente peligrosos que constituyen un peligro para nuestra sociedad".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p>11:35 horas.- La caravana pasa por la rotonda Juan Guillén Canales, en la salida norte de Arica, llevando a los indultados.</p>

11:35 horas.- La caravana pasa por la rotonda "Juan Guillén Canales, en la salida norte de Arica, llevando a los indultados.


Foto:PATRICIO BANDA

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales