Chilenos ganan 18% más que las chilenas:
Brecha de ingresos entre hombres y mujeres se eleva durante este año

La ministra del Sernam, Carolina Schmidt, dice que hay que avanzar en la calificación de las trabajadoras y cambiar leyes que desincentivan su contratación.  

Cecilia Arroyo 

Los hombres ganan en Chile un 18% más que las mujeres.

En pesos esto significa que ellos ganan $89 mil más que ellas, si se considera que el sueldo imponible promedio de los hombres es cercano a los $568 mil y el de las mujeres es de $479 mil, de acuerdo con cifras de la Superintendencia de Pensiones.

Los datos a junio de este año reflejan un incremento de 1,5 puntos porcentuales de la brecha salarial entre hombres y mujeres en relación con 2011, cuando la diferencia era de 16,5%. Frente a 2002, en tanto, la diferencia ha aumentado en 8 puntos, ya que en ese año los chilenos ganaban 10% más que las chilenas.

Al igual que hace diez años, la mayor brecha salarial por género se produce en la II Región, en donde los hombres aparecen ganando un 55,7% más que las mujeres, con un ingreso promedio de $844 mil al mes.

La menor diferencia figura en la IX Región, donde los hombres reciben sueldos un 3% mayores que las mujeres. En Santiago, en tanto, los hombres ganan un 14% más que ellas, con lo que la brecha, que se había mantenido desde 2002, creció en dos puntos en un año.

Escasez de trabajadores

El abogado laboral, Huberto Berg, explica que las diferencias de las brechas en el norte y sur de nuestro país obedecen al mismo factor: la escasez de mano de obra, aunque su impacto tiene contrastes.

Así, por ejemplo, en la zona norte, la carencia de mano de obra ha permitido incorporar a más mujeres al mercado laboral. Pero, debido al mayor nivel de especialización que requiere el grueso de los trabajos en una zona minera como es la II Región, todavía son pocas las mujeres que acceden a empleos con mejores ingresos.

"Las mujeres de Antofagasta ganan 36% más que las del Maule, pero en promedio sus ingresos son muy inferiores a los de los hombres", indica.

Por el contrario, en el sur del país, la escasez de mano de obra y la emigración de personas calificadas hacia el norte, ha obligado a los empleadores a contratar a más mujeres con salarios mayores.

La experta de Comunidad Mujer, Andrea Betancourt, precisa que los datos de la Superintendencia no permiten estudiar brechas por segmento de educación, lo que permitiría aproximarse mejor al salario obtenido a igual cargo. "Cualquier cambio en la composición de hombres y/o mujeres determina un cambio en la brecha salarial", explica. En este caso puede estar pasando que con el paso de los años se hayan ido incorporando al grupo de trabajadoras asalariadas con previsión cada vez más mujeres con educación media, por ejemplo, dice. Así, considerando los datos de la Segunda Encuesta Voz de Mujer, según Betancourt, las brechas condicionadas a nivel educacional y a jornada completa se sitúan entre 20% y 25%. Las cifras de la Superintendencia, agrega, tampoco permiten aislar el volumen de mujeres con jornada parcial, que "casi se ha triplicado en 3 años", afirma.

Para la Ministra del Sernam, Carolina Schmidt, la brecha salarial describe la realidad del mercado laboral en Chile, donde afirma, las mujeres participan menos, acceden a menos cargos de responsabilidad y se desempeñan aún en sectores más feminizados vinculados a menores ingresos, como son: servicio doméstico, educación y comercio. Lo anterior, mientras ellos trabajan en industrias mejor pagadas.

"El pleno empleo ha permitido un ingreso masivo de mujeres de baja calificación al mercado formal. Antes las mujeres de los deciles más bajos tenían una tasa de participación cercana a 30%, mientras que en los deciles más altos alcanzaban un 60%. Al aumentar esta participación de las mujeres, pero con bajos ingresos, la brecha aumenta", explica.

Para cambiar la tendencia, Schmidt afirma que es clave capacitar a las mujeres para que accedan a mejores salarios.

Por último menciona como fundamental modificar la legislación actual que todavía desincentiva la contratación de mujeres. "Específicamente el Artículo 203 del Código del Trabajo, que hace que empleadores que contratan más de 20 empleadas paguen las salas cuna de sus hijos menores de dos años. Eso implica que una trabajadora de baja calificación le cuesta el doble a un empleador que un hombre con la misma calificación. Estudios muestran que esto desincentiva la empleabilidad y además produce brechas de salarios, porque las mujeres que trabajan en empresas con más de 20 empleadas ganan menos que quienes trabajan en empresas con menos mujeres", dice.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales