El Presidente de Ecuador, Rafael Correa, en su visita a Chile:
"Nosotros somos populares, pero para la oposición eso se llama populismo"

En conversación con "El Mercurio", el Mandatario desmenuza su libro "Ecuador: de la Banana Republic a la No República", donde critica el modelo neoliberal. Además, valora la relación bilateral con Chile, pero a la vez desliza críticas al modelo económico chileno, y defiende la validez que tienen para su país los tratados de límites de 1952 y 1954, que Perú actualmente está cuestionando en el tribunal de La Haya.  

MATÍAS BAKIT R. 

"Hola, que tal, ¿como está", dice el Presidente de Ecuador, Rafael Correa, a quien se cruce en su camino en el hall central de la Estación Mapocho, donde se desarrolla la entrevista. Acaba de llegar al recinto y está atrasado con los compromisos que figuran en su agenda. Pero el Mandatario tiene un espíritu cordial y se da el tiempo para firmar varios libros, posa con un grupo de danza ecuatoriano y saluda a todos los funcionarios del Centro Cultural. Sus asesores intentan apurarlo, pero él mantiene su propio ritmo.

Su visita a Chile fue breve. Sólo estuvo jueves -día en el que permaneció en Antofagasta visitando las instalaciones de Codelco- y viernes. Correa visitó La Moneda, tuvo dos reuniones con el Presidente Sebastián Piñera, pero la mayor parte de su tiempo la dedicó a la inauguración de la Feria del Libro, donde Ecuador es el país invitado, y a presentar su propio trabajo: "Ecuador: de Banana Republic a la No República", un libro crítico del modelo neoliberal, que comenzó a escribir cuando era ministro de Economía y concluyó siendo Presidente.

-¿A qué se refiere cuando en su libro habla de populismo del capital?

-El populismo tiene un significado peyorativo. Es el que cede ante todo, trata de contestar siempre a todo, hace lo que supuestamente quieren las mayorías móviles. No quiere complicarse, quiere quedar bien. Eso es lo que ha pasado con los grandes capitales. Si usted analiza detenidamente las políticas económicas de las últimas décadas de América Latina, pueden ser acertadas, técnicamente equivocadas, buenas o malas, pero el denominador común es que siempre fueron en función del gran capital, en función de complacer a los grandes empresarios y sobre todo el capital financiero. A eso defino yo como el populismo del capital.

-Es interesante que usted llame populista al sistema neoliberal y los que defienden estos postulados lo tilden a usted de populista. ¿Se considera populista en base a esta definición?

-Bueno, pero definamos qué es populismo. Nosotros somos populares, pero para la oposición eso se llama populismo. No hay gobierno más técnico, modestia aparte, en la historia del país, que este gobierno. Usted vea los grados académicos, la preparación, la trayectoria de los miembros del gabinete, nuestro plan nacional de desarrollo, nuestras políticas económicas altamente técnicas. Ahí están los resultados, a la vista.

"Y usted me mencionó el neoliberalismo, que no es otra cosa que una ideología disfrazada de ciencia, en la que todo gira en función del gran capital. Todo lo que se hizo, disfrazado de técnica, ciencia, avance civilizatorio, que el que no lo implementaba inmediatamente era poco menos que un cavernícola, todo era en función del gran capital. Y le puedo dar muchos ejemplos. Uno es el caso de los bancos centrales autónomos. ¿Cuál es el sustento teórico de eso? Nada. Tan sólo un ente independiente del gobierno, que es siempre autónomo, con tecnócratas dependiendo del Fondo Monetario o el Banco Mundial, haciendo lo mismo de siempre en función del capital".

-En su libro hace referencia y defiende un socialismo al siglo XXI. ¿Cómo puede resultar esta idea en el resto de América Latina? Usted menciona una nueva arquitectura financiera regional...

-Ni siquiera hay mucha ideología en eso. Tiene más de sentido común. América Latina en su pobreza, en su necesidad de recursos, ha exportado los capitales, ¿cómo usted explica eso? Centenas de miles de millones de dólares en América Latina están depositados en el Primer Mundo, financiando el desarrollo del Primer Mundo. Y lo más tragicómico es que como necesitamos financiamiento para el desarrollo, nos prestan probablemente nuestro mismo dinero. Pero por un lado nos pagan 0,5% o 1% de interés y por otro nos prestan a 7% de interés. Nosotros financiamos al Primer Mundo. Es un absurdo que tiene que cambiar. Nuestras reservas deben juntarse. Y, con esas reservas, ponerlas a trabajar, de forma segura, clasificando riesgos, en la propia región. Pero es un absurdo que mandemos esas reservas para que las administre el Primer Mundo.

-Usted crítica a los países que se integran al mundo, buscan TLCs y sociedades con las potencias del orbe. Pero ¿cómo puede sobrevivir un país latinoamericano sin esas políticas, que no tiene petróleo, por ejemplo, y es productor de materias primas? ¿Cómo puede no abrirse al mundo?

-Es verdad que tener recursos naturales no renovables es una gran ventaja. Se tienen o no se tienen los recursos. Nadie ha creado petróleo o un gramo de oro. Por eso, tener recursos naturales no renovables es una bendición. No estoy de acuerdo con cierta izquierda, a la que yo llamo la izquierda autista, que dice que el petróleo es una maldición. ¡Por el amor de Dios! ¡Vaya a decirles eso a los japoneses, a Corea del Sur, países que desearían tanto tener los recursos que tiene América Latina! ¡Qué los manden al manicomio! Bien utilizado, es una bendición, puede ser un importante impulso para salir del subdesarrollo. Entonces es una ventaja

"Por supuesto, los países que no tienen esos recursos no tienen esas ventajas. Pero pueden tener otras. Por ejemplo, Argentina tiene sus grandes planicies, la producción de soya, la producción agrícola. Además, hay que ver la trayectoria de cada país. El nivel de talento humano en Argentina es bastante alto y esa es la clave del desarrollo. Si usted me hace escoger entre recursos naturales no renovables y talento humano, yo me inclino diez veces por el talento humano. Pero las dos cosas no son excluyentes. Hay países que tienen más camino recorrido, como Argentina, Chile y Uruguay. Chile tiene recursos naturales y minería. Tiene las ventajas que no vienen por el lado de los recursos no renovables".

-Pero, en su opinión, ¿los países deben aislarse en sus continentes?

-Es cierto que en un mundo tan integrado, muchas de las decisiones, o lo que hagamos, dependen de lo que hagan los demás, sobre todo las economías pequeñas y abiertas. Sería un absurdo decir que en el siglo XXI usted no tiene que integrarse al mundo globalizado. Lo que nosotros siempre hemos sostenido es que eso se tiene que hacer inteligentemente. No el libre comercio per se, que es lo que nosotros llamamos el "bobo-aperturismo", el "sálvese quien pueda". Estamos de acuerdo, el comercio es vital para el desarrollo de los pueblos. Pero un mal comercio puede destrozar esos mismos pueblos. Entonces, hay que hacer una integración inteligente. Y esto no es un fundamentalismo ideológico.

-En su libro usted critica la tentación generalizada en América Latina de hacer que el mercado mande y también critica los tratados de libre comercio con las potencias mundiales. Chile precisamente tiene una política económica de esas características.

-Bien por Chile. Yo no quiero criticar el modelo chileno, sin embargo hay importantes peros. Además, cuidado. Existe el problema de la identificación. Pueden haber dos cosas que suceden simultáneamente y confundirse causa con efecto. Supóngase que debajo de cada árbol la tierra es más fértil. Usted puede llegar a la conclusión de que porque hay árboles es así. Pero son los pajaritos los que fertilizan la tierra, no los árboles. Hay que identificar bien.

"Chile siempre fue uno de los países más desarrollados de la región, siempre tuvo un gran talento humano. A tal punto que hasta los años 70, Chile tenía dos premios nobeles de Literatura y todo el resto de Sudamérica solo tenía uno. Ahí hay gran parte de la explicación del éxito chileno. Siempre fue un país exitoso y siempre tuvo un gran capital humano. Pero con mucho respeto, sí se puede criticar parte de su modelo. ¡El 60% de las exportaciones chilenas son de mineral! ¡Más del 20% del presupuesto del Estado es de la minería! Tienen alta dependencia de la economía primario-extractivista. Pero en buena hora si eso a Chile le ha dado resultado. Otro punto es gobernar los mercados. Es un desafío. Creo que el gran mal de la sociedad actual son los mercados que están gobernando a la sociedad y no al revés. Esta es la razón de la crisis mundial".

"Las relaciones están

en un gran nivel"

-¿Cómo califica las relaciones con Chile?

-He tenido grandes relaciones con Chile. Históricamente ha sido uno de los países con los que mejor relación bilateral hemos tenido y está en un gran nivel.

-¿Y en qué se basa este buen estado de la relación?

-Por ejemplo, mire la reacción del Presidente Piñera, el 3 de septiembre de 2010, cuando estuvo en peligro la democracia en Ecuador. Fue uno de los que más duramente reaccionó y estuvimos en contacto telefónico cuando yo estaba retenido en un hospital policial. Luego de ese aciago día me fue a visitar. Ha habido unas muestras muy palpables de amistad y solidaridad. Y eso es recíproco.

"Tenemos muy buenos contactos, firmamos acuerdos de cooperación comercial, hay tratados en seguridad, los Carabineros de Chile están capacitando a nuestra policía. Hay un flujo constante de intercambio a todos los niveles. Codelco está apoyándonos con el desarrollo minero, con asesorías y cooperación. Enap está explorando gas. Pero no es sólo eso, no es sólo el intercambio comercial, el intercambio financiero, la cooperación, sino que también coincidencias políticas. Es la convicción integracionista, es la defensa de la democracia".

"Con mucho respeto, sí se puede criticar parte del modelo chileno. ¡El 60% de las exportaciones chilenas son de mineral!".

"Sería un absurdo decir que en el siglo XXI usted no tiene que integrarse al mundo globalizado. Lo que nosotros siempre hemos sostenido es que eso se tiene que hacer inteligentemente".

 Sus ideas sobre Cuba, Venezuela, la libertad de expresión en Ecuador y el tiempo que le queda en el poder

Cuba: "Raúl y Fidel saben que hay que hacer cambios"

-Cuba es lo que espera Fidel, lo que espera Raúl. Prosperidad para su pueblo, con dignidad y con soberanía. Y también cambios. Ellos saben que hay que hacer cambios. Pero tampoco podemos obviar un bloqueo criminal de medio siglo, atentatorio a todo derecho internacional e interamericano. Analizar la situación cubana obviando ese factor perturbador que es el bloqueo es como encontrar un ahogado al fondo de una piscina con los pies metidos en un saco de cemento y llegar a la conclusión de que se ahogó por no poder nadar.

Venezuela: "La reelección de Chávez fue una gran alegría"

-Su reelección fue una gran alegría. El Presidente Chávez es un querido amigo. Y me alegro más por el proceso de revolución bolivariana, que es uno histórico con el cual compartimos muchas cosas en común.

Libertad de expresión en Ecuador: "¿Cuáles son las carencias?"

-¡Que me las digan! ¿Cuáles son esas carencias? Le aseguro que hay más libertad de expresión que en Chile. Acá los medios no se atreven a decir todo... En Ecuador hay tanta falta a la libertad de expresión que pueden publicar y repetir lo publicado todos los días.

¿Hasta cuándo quiere ser Presidente?: "Si tengo que irme mañana y dejar a alguien mejor... maravilloso"

-Todos somos necesarios, todos somos importantes, pero nadie es imprescindible. Y nuestro mayor éxito será cuando tengamos decenas de cuadros jóvenes que nos boten por inútiles. Nuestra responsabilidad es la continuación de la revolución ciudadana. Pero si yo tengo que irme mañana a mi casa y dejar a alguien mejor... maravilloso. Es más, me sentiré con la satisfacción del deber cumplido. Entonces tenemos que asumir responsabilidades y en buena hora si vienen otros cuadros. ¿Cuando me iré? En los procesos exitosos de más desarrollo, como Corea del Sur y Singapur, tomaron 25 a 30 años y con dictaduras y ¡toda! la ayuda de las potencias mundiales por su posición estratégica al frente de China y cerca de Corea del Norte. Nosotros, en democracia, con la incomprensión de esas potencias, tenemos que hacerlo más rápido. Pero son procesos que toman décadas.

"Le aseguro que hay más libertad de expresión que en Chile. Acá los medios no se atreven a decir todo...".

"En base a los tratados de 1952 y 1954 se estableció la frontera"

Antes de contestar las preguntas relacionadas al juicio que mantienen Chile y Perú en La Haya por el límite marítimo, el Presidente Correa sonríe. Esperaba esas preguntas.

En toda la entrevista no ha hecho pausas. Ahora sí. Cuando contesta, sus respuestas son mesuradas. Pero igualmente dejan entrever la posición de su país, que también firmó con Perú los tratados de límite marítimo de 1952 y 1954 que hoy Lima pone en duda ante la Corte Internacional de Justicia.

-Usted ha calificado como vigentes los tratados limítrofes de 1952 y 1954. ¿Cómo afecta esto la demanda de Perú, desde la perspectiva de Ecuador?

-Eso tendrán que decidirlo los jueces en La Haya. Pero la buena noticia es que se está procesando ese diferendo en instancias internacionales. Son buenas noticias para América Latina. Antes, esto tal vez nos hubiera costado un conflicto armado, que ahora no ocurren más. Son buenas noticias que se esté procesando este diferendo en los tribunales internacionales y que ambos países estén dispuestos a aceptar el fallo de dicho tribunal.

-Pero ¿usted sigue manteniendo que los tratados están vigentes?

-En base a los tratados de 1952 y 1954, se estableció la frontera marítima que ya está ratificada por ambos países. Estos documentos fueron revisados por instancias internacionales, Naciones Unidas, etc. No tenemos ningún diferendo limítrofe con Perú, ni en frontera terrestre ni en frontera marítima. Pero insisto, la validez de esos tratados se está discutiendo en La Haya y será decisión del tribunal.

-¿No ve un criterio distinto entre cómo Perú valora esos tratados con Ecuador y cómo lo hace con Chile?

-Eso tendrán que argumentarlo los abogados chilenos en La Haya.

"Son buenas noticias que se esté procesando este diferendo en los tribunales internacionales y que ambos países estén dispuestos a aceptar el fallo de dicho tribunal".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<br/>


Foto:FELIPE GONZÁLEZ P.

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales