lunes 29 de octubre de 2012  
 
Legumbres con pasaje a la India
 
El Ministerio de Agricultura ya inició los trámites para abrir este mercado a la producción nacional de lentejas y garbanzos, lo que podría ocurrir en un plazo no mayor a dos años. El potencial es inmenso y es un estímulo para que los pequeños agricultores regresen al cultivo.  

Ximena Fernández S. Un mercado acotado y la competencia con otros productos ha llevado a que los agicultores prefieran otros cultivos antes que sembrar legumbres. Sin embargo, esta situación podría cambiar, ya que India podría convertirse en un destino para, al menos, las lentejas y garbanzos chilenos. Estas son de suma importancia en la dieta de ese pueblo debido a su alto aporte de proteínas. Por estos días ese país tiene un déficit de 18 millones de toneladas de esos productos. Por ello, cuando el ministro de Agricultura, Luis Mayol, visitó ese país en mayo inició conversaciones para que Chile pudiera convertirse en proveedor.

Actualmente, India produce 17 millones de toneladas anuales de legumbres, una cifra muy menor si se considera que la ingesta de legumbres recomendada en ese país es de 80 gramos diarios por persona, lo que se traduce en que al año se deberían producir 35 millones de toneladas sólo para satisfacer la demanda interna.

"Gracias al crecimiento que está teniendo el país desde hace algunos años, con un mayor ingreso per cápita, se están importando cada vez más legumbres", señala el ministro Mayol.

LAS OPORTUNIDADES PARA CHILE

La ubicación geográfica de Chile juega un rol clave en el gran potencial de estas producciones.

La mayor parte del stock disponible en India se debe a la producción propia, canadiense y estadounidense.

Todos ellos están situados en el hemisferio norte, por lo que la cosecha en contra estación, tanto la de Australia como la de Chile, supliría la demanda en períodos cuando los principales proveedores se encuentran en etapa de siembra.

El precio es otro factor a tener en cuenta.

Entre 2007 y 2011, el valor de la tonelada de lentejas aumentó de US$ 600 a US$ 970, cifras muy atractivas ya que, según el informe de las perspectivas del mercado de las lentejas publicado por Odepa en marzo de 2012, el cultivo de esta especie podría arrojar un margen bruto de entre $ 310 mil y $ 410 mil por hectárea.

REVITALIZAR EL CULTIVO

Contar con un mercado interesante para la exportación de productos podría incentivar y de paso revitalizar la producción de legumbres, la que se da especialmente entre pequeños agricultores. Tal como lo señala el ministro, la posibilidad de abrirse a un mercado tan grande como el indio ofrecería el estímulo necesario para que la agricultura de tipo familiar campesina que cultiva lentejas y garbanzos -y que se concentra en las regiones del Maule y Biobío- amplíe su negocio e incremente sus retornos. Por otra parte, el aumento de la producción no requiere de una inversión importante.

CON PIE FIRME HACIA LA EXPORTACIÓN

El acuerdo que concretaría la apertura del mercado para la exportación de leguminosas a India va por buen camino. Es más, el ministro Mayol se muestra esperanzado en que gracias al acuerdo de entendimiento mutuo suscrito entre ambos países, que facilita mucho los trámites, "a lo sumo en 2014 deberíamos estar produciendo y exportando".

Claro que no es llegar y sembrar. Hay que producir las variedades que los indios buscan y que no están en Chile. Para ello el Inia firmó un acuerdo con el Icar -su homólogo indio- para realizar un estudio de las variedades comercializables en India y llevar a cabo las pruebas de viabilidad de cultivo en los suelos de nuestro país.

Asimismo, hay que ver si las variedades que se producen en el país, desconocidas en la India, tienen aceptación allá.

Mayol también señala que India no es el único mercado disponible para las legumbres nacionales, sino que en un futuro se podrían sumar países como Pakistán y Bangladesh.

EL PROBLEMA HISTÓRICO

Uno de los objetivos de este proyecto de convertir las legumbres nacionales en exportables es aumentar significativamente el interés por el cultivo entre los productores. Actualmente, la producción nacional de leguminosas y en especial de lentejas no alcanza a cubrir la demanda interna debiendo importar en promedio 15 mil toneladas anuales. En 2011 se sembraron sólo 2.347 hectáreas entre las regiones de Valparaíso y La Araucanía. Además, habría problemas de manejo que harían que las siembras no alcancean sus rendimientos óptimos. El estudio de la Odepa indica que la producción nacional de lentejas tiene un potencial de rendimiento de 12 quintales por hectárea, número distante de los siete quintales/ha que se obtienen hoy.

La autoridad reconoce las limitantes del escenario actual, pero cree que gracias a la gran oportunidad que representa esta iniciativa la situación puede revertirse. "Si nosotros hoy día exportáramos toda nuestra producción, llegaríamos al 0,5% de lo que ellos necesitan. Así que el margen de crecimiento, en la medida que tengamos un mercado atractivo, es tremendamente grande". 

Ximena Fernández S..

   
Términos y Condiciones de la Información
© El Mercurio S.A.P.