ELMERCURIO.COM Volver

 
Medicina pensante

Domingo 11 de noviembre de 2012

Bioética clínica J.P. Beca y C. Astete Mediterráneo, Santiago, 2012, 595 páginas, $20.000.



 

La práctica médica genera conflictos y dudas morales -el aborto o la eutanasia, por nombrar dos de los más polémicos, pero también los derechos del paciente o el secreto médico- que obligan a una reflexión ética. Ese campo de conocimiento y práctica es el de la bioética clínica.

Bioética clínica se titula, precisamente, el volumen editado por Juan Pablo Beca y Carmen Astete, que reúne una serie de artículos, en su mayoría de autores chilenos, pero también de España, Estados Unidos, Puerto Rico, Venezuela, Colombia y Uruguay. "Nuestra mirada de la bioética clínica -escriben los editores- no es reduccionista, a la manera de un simple pragmatismo de aplicación de conceptos o principios". Se trata, dicen, de conocimientos aplicados para "una humanización de la medicina", cuya primera parte -"Conceptos fundamentales de la bioética"- incluye, por ejemplo, artículos sobre la historia de la disciplina y la conceptualización de los principios bioéticos; también sobre los aportes del feminismo y los vínculos con la religión, el derecho y la ética medioambiental. Luego, en "Bioética en la práctica clínica" hay artículos sobre la confidencialidad y el secreto, el consentimiento informado y los consultores ético-clínicos, una suerte de asesores para casos clínicos que presentan dilemas morales. La tercera parte se titula "Bioéticas de la vida", y revisa asuntos como la anticoncepción, el aborto y la medicina reproductiva. Le sigue "Bioética del final de la vida", con textos acerca de la muerte digna, la eutanasia y el suicidio asistido, entre otros.

El libro se cierra con un capítulo dedicado a la bioética en otras áreas de la salud y a las nuevas terapias y tecnologías.

Según señalan los editores, Bioética clínica está dirigido a los profesionales de la salud, a los docentes y estudiantes del área, a quienes integran comités de ética asistencial, a quienes trabajan "dando apoyo espiritual" a los pacientes y a los estudiantes de carreras humanistas y científicas. Uno podría agregar a los pacientes, en línea con su derecho y tal vez deber de estar informados. En cualquier caso, el asunto es descubrir que la medicina es una práctica que da mucho que pensar.