Rodrigo Hinzpeter analiza el cambio de gabinete:
"Buenas razones de realismo político aconsejaban un cambio en Interior"

El nuevo titular de Defensa asegura que el Presidente Piñera tomó la decisión correcta al trasladarlo de Interior. "Un gobierno es mucho más que la gestión de un ministro, y no hay que mirar las cosas desde perspectivas individuales", dice. Además, en su primera entrevista tras salir de La Moneda, el secretario de Estado aborda el mal resultado del oficialismo en las municipales y realiza un balance de su gestión en materia de seguridad ciudadana.  

Margaret Valenzuela 

Dice que ésta será la última vez que hablará de política antes de concentrarse de lleno en sus nuevas tareas como ministro de Defensa. Con esta entrevista Rodrigo Hinzpeter quiere cerrar un ciclo de dos años y medio instalado en La Moneda como el brazo derecho del Presidente Sebastián Piñera, a quien ha acompañado en los últimos 11 años cuando llegó a la sede de calle Antonio Varas, apadrinado por Andrés Allamand, para potenciar el ala liberal de RN. Desde la secretaría general de la colectividad facilitó la llegada de Piñera a la presidencia de ese partido y desde entonces sus caminos políticos nunca más se han separado.

Sin embargo, esta semana el Mandatario tomó una difícil decisión: incluirlo en el cambio de gabinete que se efectúo el lunes y trasladarlo de Interior a Defensa. Tras instalarse en su nueva secretaría de Estado, Hinzpeter viajó a Argentina donde se reunió con su par transandino y participó en un ejercicio conjunto de la Fuerza de Paz Cruz del Sur.

Han pasado pocos días desde su nombramiento, por lo que considera prematuro abordar temas de su nueva cartera, aunque accede a hablar de lo ocurrido a principios de semana. "Ya habrá tiempo y oportunidad para hablar temas de Defensa", dice.

-¿Cuándo y cómo se enteró de su salida del Ministerio del Interior?

-El mismo día en que se produjo el cambio de gabinete.

-¿Qué le dijo el Presidente?

-Temprano en la mañana del lunes tomé desayuno en la casa del Presidente, nos trasladamos juntos a La Moneda y terminamos la conversación en su despacho.

-Se ha especulado que habría sido usted quien le pidió a Piñera su salida de Interior. ¿Es cierta esa versión?

-Había tenido la oportunidad de conversar con el Presidente sobre mi permanencia con alguna anterioridad. En política siempre se deben observar los escenarios que se van construyendo y hay que analizar cuáles son las mejores combinaciones para abordar cada uno de esos escenarios. Y en este caso, creo que buenas razones de realismo político aconsejaban un cambio en Interior.

-¿Por qué?

-Las decisiones sobre el cambio de gabinete siempre las adopta el Presidente de la República. No me hubiera ido de Interior si el Presidente no hubiera estado de acuerdo, y no estaría en Defensa si el Presidente así no lo hubiera querido.

-¿Y cuáles fueron las razones que le dio el Presidente?

-El tiempo promedio de los ministros del Interior en el cargo es de 7 meses. Tuve el honor de estar poco más de dos años y medio. Tuve el desafío de participar desde esa posición en la instalación del gobierno, que no era cualquier cosa. Asumíamos con un cambio de coalición gobernante de por medio y ello agrega dificultades evidentes a lo que ya es propio de un cambio de administración. Además, dirigí el Comité de Emergencia post 27-F y más adelante lideré la instalación de la nueva institucionalidad ministerial en lo relacionado a la seguridad ciudadana y el Senda. La principal razón es que sentimos que se había cumplido una etapa o que, dicho de otro modo, para el tercio final era necesaria una nueva etapa.

-¿Y cree que era necesaria esa nueva etapa sin usted en Interior?

-Interior es una cartera maravillosa, aunque muy desgastante. Está llena de desafíos y oportunidades, pero, más allá de ello, pienso que era conveniente concluir mi período. Un gobierno es mucho más que la gestión de un ministro y no hay que mirar las cosas desde perspectivas individuales. Lo colectivo en política siempre tiene dimensiones mayúsculas, lo grupal siempre debe prevalecer, y, en este caso, estoy convencido de que para el Gobierno todo el cambio de gabinete que se produjo resultó acertado y positivo.

-En la ceremonia de cambio de gabinete se le vio emocionado cuando el Presidente alentó los aplausos. ¿Qué sintió en ese momento?

-Se pasan muchas cosas por la cabeza. Tantos recorridos por el país, tantos ciudadanos que se conoce, son emociones fuertes y reconozco que la duración e intensidad del aplauso me pilló por sorpresa. Ahora, en ese momento el sentimiento más arraigado fue el de agradecimiento al Presidente, por la oportunidad de servir, y gratitud a millones de chilenos y chilenas por el apoyo que brindaron a mi gestión. A pesar de un cuestionamiento, que muchas veces sentí muy injusto y particularmente desmedido, el promedio de aprobación ciudadana a mi labor fue de 57%. Allí se expresa un reconocimiento a una gestión que fue franca, que enfrentó sin cálculos un tema muy delicado y difícil como la delincuencia.

-¿Le dolió la decisión del Presidente?

-No. Como le he dicho, me parece una decisión correcta.

-Se lo pregunto porque usted acompañó a Piñera como generalísimo de su campaña...

-Ha sido un largo tiempo juntos. Recuerdo tiempos en la directiva de RN a comienzos de 2001. Posteriormente, como jefe de campaña en dos elecciones presidenciales, como ministro del Interior dos años y medio y ahora ministro de Defensa. En todo ese tiempo aprendí a conocer y, especialmente, a admirar al Presidente Piñera. Un hombre sencillamente excepcional en su inteligencia y en su calidad humana.

"En política, ni las victorias ni las derrotas tienen un solo protagonista"

-Usted fue el único ministro del equipo político que dejó La Moneda. ¿Considera que pagó el costo del mal resultado municipal del sector?

-En política ni las victorias ni las derrotas tienen un solo protagonista. Se dice que las victorias tienen muchos padres y las derrotas son huérfanas. Pero eso no es así ni es la forma en que debemos ver la política. Los triunfos siempre son el resultado de un trabajo en equipo. Y en las derrotas es muy difícil que haya un solo responsable. Sin embargo, también es apropiado efectuar gestos, actos de símbolo que expresen convicciones. El resultado de la municipal no fue el que esperábamos, y en ese sentido el Presidente expresó haber escuchado el mensaje. Para dar cuerpo concreto a ese "haber oído", para conseguir que de ello no emerjan sólo expresiones, como tantas veces ocurre en política, sino hechos, pareció adecuado concretar un cambio en el Ministerio del Interior.

-¿Por qué Interior?

-Por la relevancia de esta cartera y por corresponderle a ella la jefatura del gabinete. No se puede decir "escuché el mensaje" de la gente y que todo siga igual.

-¿Qué tarea podría realizar su reemplazante, Andrés Chadwick, que no hizo usted?

-El ministro del Interior tiene grandes capacidades. Va a hacer muchas cosas. Lo que hice yo, y probablemente varias cosas más.

-¿Estima que le pudo jugar en contra la crítica de la UDI a su gestión?

-Pudimos tener algunas diferencias, pero en lo central siempre recibí un enorme apoyo y procuré entregarles lo mejor de mi trabajo. Al final la relación se afiató mucho y se generaron confianzas que tienen el mérito adicional de ser duraderas.

-¿Y fueron un factor las diferencias que mantuvo con Carlos Larraín, que lidera su partido, por su cercanía con la disidencia?

-Para nada. Mire, con el presidente de RN y con todo el partido siempre mantuve una gran relación y una buena comunicación. Por razones obvias tengo grandes amigos y admiro muchos liderazgos de RN.

"Si descuidé el rol de articulador, cosa de la que no estoy totalmente seguro, fue para cuidar materias de seguridad"

-Uno de los ejes de la campaña de Piñera era el combate a la delincuencia. De acuerdo a las cifras que se han conocido, ¿cómo cree que fue su trabajo en este ámbito?

-¡Cómo poder separar la realidad de las expectativas! Estas últimas, que son esencialmente subjetivas, sin duda que aún no están satisfechas y hay que seguir trabajando para conseguirlo. Pero si vemos la realidad, las cosas son diferentes. En la implementación de políticas públicas, se concretó en tiempo récord el Stad -basado en Tolerancia Cero de NY- en más de 300 comisarías del país; se creó el Escuadrón Centauro; se implementaron programas de seguridad vecinal como Alerta Hogar; se dio vida al Fondo Nacional de Seguridad Pública; se licitó y el próximo año será una realidad el Banco Unificado de Datos; se estableció un nuevo programa de seguridad en Transporte Público; se aumentó la planta de Carabineros y PDI; nació la nueva institucionalidad del ministerio; se implementó el programa Calles sin Alcohol que ha reducido muertes y accidentes, y hay más. Y las cifras objetivas muestran que las dos mejores encuestas Enusc de la historia se han dado el 2010 y el 2011. Además estoy seguro de que la encuesta 2012 será muy buena y que se cumplirá la meta de reducir un 15% los delitos, que inicialmente se había visto como una meta ambiciosa.

-¿No siente que se enfocó su trabajo en seguridad ciudadana y descuidó su rol de articulador político?

-Las cosas cambian y el Ministerio del Interior también ha cambiado, que hoy también es de Seguridad Pública. Entonces un ministro no se puede hacer el leso con esas responsabilidades. También cambió después del 27-F. Antes era menos evidente que el ministro del Interior era el responsable frente a cualquier emergencia. Hoy ello no sólo es evidente sino que la clase política y los compatriotas demandan que se les dedique atención y tiempo de calidad a esos importantes desafíos. Hoy dependen del ministerio Carabineros, la PDI y hace poco se agregó Bomberos de Chile. Se instaló en su seno el nuevo servicio Senda, muy relevante en todo lo tocante a la prevención en drogas y alcohol, que es una verdadera cuarta subsecretaría. Si descuidé el rol de articulador, cosa de la que no estoy totalmente seguro ya que hay mucho trabajo en ese ámbito que no se ve, en todo caso fue para cuidar esas otras materias, no para tener más tiempo libre.

-¿O es el estilo del Presidente el que limita esa acción más política?

-Al contrario. Se dice mucho eso, pero es al revés. El Presidente da mucha más libertad de la que muchos piensan. Me recuerda a ese gran director Von Karajan: cuando le preguntaron por el secreto de su maestría dijo "sé cuándo debo soltar la batuta para que toque la orquesta libremente". El Presidente sabe hacer eso con mucha inteligencia.

-¿Cómo evalúa la labor que desarrolló su ministerio en el llamado caso Bombas, donde desde el 2006 aún no hay condenados por estos hechos?

-Se hizo lo que cualquier Ministerio del Interior debe hacer: acompañar la investigación judicial para que se establezcan responsabilidades en delitos tan graves e inaceptables como la fabricación, colocación y detonación de bombas. Nosotros continuamos con querellas que se presentaron en el gobierno anterior, que hizo lo correcto al presentarlas. Luego, los fiscales conducen la investigación y los jueces fallan. Cuando fallan sólo queda acatar lo resuelto, aun cuando uno hubiera querido y haya quedado pendiente el derecho de los chilenos a saber quiénes son los responsables de estos delitos.

-¿El ministerio no pudo haber hecho algo más en esta materia?

-Poco probable que hubiera podido hacer algo más. Acompañamos en todo al Ministerio Público. El resultado es la absolución y esa es la verdad jurídica que nos rige y se respeta.

-Ahora que usted deja el ministerio, ¿cómo evalúa la contratación del ex fiscal Peña como asesor?

-Me referí largamente a este tema en una entrevista a este diario, por lo que considero que no es necesario seguir profundizando.

-Durante su gestión recibió muchas críticas respecto de las manifestaciones y el orden público. ¿Cómo evalúa su manejo en este ámbito?

-El 2011 enfrentamos el mayor desafío de orden público que haya debido afrontar un gobierno desde el regreso a la democracia, y me tocó asumirlo como ministro del Interior. Fue muy difícil, pero sinceramente creo que Carabineros y el Gobierno actuaron bien. Respetaron el derecho a manifestarse, que es un derecho humano y nunca dejaron de cuidar el derecho de otros ciudadanos a vivir en paz. Esa atención hacia las dos caras de la moneda me parece esencial. Vi y escuché a muchos mirando sólo la faz del derecho de expresión, dando cuenta de una grave abulia por el derecho de otros a vivir con seguridad. Hubo compatriotas que lo pasaron muy mal con el cúmulo de marchas y ellos también merecen respeto y cuidado gubernamental. A muchos esto les pareció de un enfoque errado, pero a mí lo que me parece incorrecto es no preocuparse de esos ciudadanos y sus pesares.

-¿Integrará el Comité Político?

-Estoy a disposición del Presidente para ayudar en lo que él me pida, y si lo hace, me exigirá que se realice sin descuidar y menos afectar mi trabajo como ministro de Defensa.

-¿No es algo resuelto entonces?

-No.

-¿Qué consejos le dio a Andrés Chadwick?

-Somos muy amigos y cualquier consejo se lo doy en privado.

''El resultado de la municipal no fue el que hubiéramos esperado, y en ese sentido el Presidente expresó haber escuchado el mensaje. No se puede decir 'escuché el mensaje' de la gente y que todo siga igual".

''(Con Andrés Chadwick),somos muy amigos y cualquier consejo se lo doy en privado".

 "La decisión del Presidente de que salgan en esta época me parece acertada desde el punto de vista electoral"

-El Presidente dijo "hemos escuchado la voz de la gente". ¿Qué escucharon la noche del 28 de octubre?

-Escuchamos que, en el nuevo esquema de voto voluntario, la convocatoria debe ser mucho más fuerte, precisa y entusiasmante, porque de otro modo hay una alta abstención. Eso pone el desafío en el lado correcto, en el sitio de los políticos y lo que ganó fue la libertad de las personas. Son los candidatos quienes deberán exigirse más para convocar. Escuchamos que hay que compartir mejor y probablemente con más claridad como cuando crece la economía, hay personas de carne y hueso que están mejor; como cuando se baja la tasa del CAE del 6% al 2% hay padres o madres que viven más aliviados; como cuando se terminan las listas de espera AUGE son vecinos angustiados con nombre y apellido los que encontraron respuesta a su enfermedad; como cuando baja el desempleo, estamos hablando de jóvenes precisos que encontraron trabajo. En fin, como la macro política mejora la calidad de vida de personas de manera concreta.

-¿Cuál es su análisis de la derrota en comunas como Santiago, Concepción y Providencia?

-Cada caso tiene sus particularidades, pero en todos los que me menciona se perdió en buena lid y en sana competencia democrática. Encuentro más lecciones en reveses como Recoleta o La Reina. En esas comunas, y tantas otras, nuestro sector sacó más votación que toda la oposición unida y, por lo tanto, pudimos y debimos haber tenido un alcalde, pero desgraciadamente las enfrentamos sin unidad, con dos candidatos del sector disputándose la votación. Errores como esos son muy duros, pero también muy necesarios de reconocer. Lecciones como esas son muy ilustrativas sobre cómo debemos enfrentar los nuevos desafíos.

-¿Existe preocupación en La Moneda por esta situación y el bajo respaldo en las encuestas?

-Es ineludible que un gobierno observe las encuestas. Quien diga lo contrario no dice la verdad. Sin embargo, también es cierto que a los gobiernos que sólo y únicamente les interesan las encuestas, normalmente son malos gobiernos. Desde un inicio el Presidente tomó una opción, de hacer un buen gobierno, pero no en base a la popularidad. Y ello no sólo es correcto, sino que también ha dado frutos en crecimiento, en empleo, en mejoras salariales, en promoción social, en salud y educación.

-¿Podrá el Gobierno revertir estos resultados?

-Sin duda. Se están revirtiendo y se van a revertir aún más. Pero le insisto que más quisiera yo que la discusión fuera sobre la realidad del país, sobre las cifras duras, sobre la calidad de las políticas públicas antes que sobre encuestas, y es que tengo la convicción de que este gobierno ha sido y seguirá siendo un gran gobierno.

-¿Comparte la decisión del Presidente de sacar a Allamand y Golborne del gabinete a un año de las elecciones? ¿No teme que se instale el 'síndrome del pato cojo'?

-Me parece que se adoptó la mejor decisión, pero es todo lo que le puedo decir al respecto ya que no ahondaré más en temas político electorales, menos ahora como ministro de Defensa. Y respecto del supuesto 'pato cojo', hay un antídoto muy eficiente: el Gobierno conservará la iniciativa legislativa en temas de interés para la ciudadanía como la nueva reforma procesal penal.

-¿No le parece que se puede generar un escenario demasiado prematuro en materia presidencial?

-La decisión del Presidente de que salgan en esta época me parece correcta desde un punto de vista del Gobierno y acertada desde el punto de vista electoral. Para ser un candidato a la Presidencia, y posteriormente Presidente de la República, hay que trabajar con tiempo, conversar con la gente, recorrer nuestro país y a eso apuntó el Presidente en sus palabras cuando les dijo que salgan a recorrer Chile. Hay que explicar por qué uno quiere seguir gobernando el país y escuchar con atención y con dedicación las inquietudes de la gente.

-En el oficialismo algunos sostienen que hubiese sido mejor esperar hasta marzo o a que llegara Michelle Bachelet a Chile...

-Más adelante, en marzo, abril o mayo, ya no hubiera existido el tiempo para hacer este trabajo realmente profundo.

'' Errores como los de Recoleta y La Reina son muy duros, pero también muy necesarios de reconocer".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:FELIPE GONZÁLEZ

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales