Ministro Pablo Longueira despeja las dudas antes del Consejo Directivo UDI y desecha opción
"Si yo asumía el desafío presidencial se hacía inviable una candidatura de Laurence Golborne"

Consciente de su liderazgo en las filas del partido, el ex timonel de la UDI reconoce que muchos militantes no comprenderán su "sacrificio". Sin embargo, dice que es el tiempo de una competencia entre Golborne y Allamand, y no descarta que el ex ministro del MOP se termine imponiendo como el abanderado de la Alianza sin la necesidad de primarias.  

Margaret Valenzuela 

"Ya voy a hablar", anunció durante toda la semana el ministro de Economía, Pablo Longueira, cuando la prensa le preguntó si compartía la resolución adoptada por la Comisión Política de la UDI en la noche del lunes. La instancia le había entregado un respaldo unánime a Laurence Golborne como el candidato presidencial de la colectividad, dejando en suspenso lo que ocurriría con Longueira y sus deseos de competir para llegar a La Moneda.

¿Apoyará la opción Golborne? ¿Qué señal dará este viernes cuando se reúnan los máximos líderes de esa colectividad en un Consejo Directivo Ampliado?, fueron algunas de las interrogantes que surgieron durante la semana en la sede de calle Suecia y que el secretario de Estado aclara en esta entrevista con "El Mercurio".

-Ministro, ¿que decisión adoptó en materia presidencial?

-Tal como lo señalé en el último Consejo Directivo Ampliado, realizado hace unos meses en Algarrobo, la UDI sabe que siempre contará conmigo para el proyecto original y fundacional que creamos hace ya 30 años. No pocas veces en mi vida pública he debido tomar decisiones que mucha gente no comprende. En esta ocasión tuve muy claro que si yo asumía el desafío presidencial se hacía inviable una candidatura de Laurence Golborne, y como siempre he procurado tomar mis decisiones de acuerdo a lo que estimo más conveniente para el país, no dudé en hacer el sacrificio y el gesto -que sé que muchos no comprenden- para que esa candidatura tuviese la opción de existir.

-¿Y por qué lo hace?

-Creo que es mejor para la Alianza una competencia entre Golborne y Allamand que entre Longueira y Allamand. Son los momentos en que uno debe mostrar si es coherente con lo que uno ha predicado durante ya más de 30 años. El país está primero muy por sobre nuestras legitimas ambiciones y nuestros proyectos personales. No me entusiasmó abrazar el servicio público para darme gustos personales. Yo estoy en política para defender ideas, construir y profundizar un proyecto de centroderecha comprometido con los que más sufren en Chile. Si hay algo que también he procurado en una actividad en que no pocas veces es muy valorada, es honrar y cumplir la palabra. Jamás me prestaría para un juego, y es por eso que aunque el Consejo General me lo solicitara, la decisión ya está tomada. De lo contrario, hubiese salido del gabinete para competir teniendo la profunda convicción que hubiésemos sido muy exitosos con la UDI en esa primaria.

-¿Cree que en su caso podría darse lo ocurrido con Sebastián Piñera en 2008, cuando el Consejo General de RN debía ratificar la candidatura de Joaquín Lavín y, en cambio, lo proclamó a él?

-Muy buena su pregunta. Es tan buena que necesitaría un comodín telefónico (ríe).

-¿A quién llamaría?

-Por cierto que tengo que pedirle el consejo al Presidente Piñera para responderle (vuelve a sonreír). Pero hablando en serio, usted tiene razón que en 2008 la Comisión Política de RN, en forma unánime, que incluía el voto de Piñera, proclamó a Lavín y, posteriormente, en el Consejo General de RN se proclamó a Piñera y perdimos en diciembre la elección. Por eso mismo, jamás me prestaría para una situación así. Déjeme decirle que ningún Consejo sorprende a nadie para proclamarlo. Es uno el que genera las condiciones para que el Consejo lo proclame, y si alguien cree que yo haría una cosa así, quiere decir que no me conoce.

-¿Está consciente de la expectativa que ha generado en su partido?

-Claro que sí, estoy muy consciente, pero tengo muy claro que para mí es mucho más importante en el servicio público ser coherente y recto que obtener popularidades y aplausos y nominaciones que jamás he buscado.

-¿Conversó ya este tema con algunos dirigentes de la UDI con miras al Consejo Directivo del viernes?

-No creo que sea necesario que asista al Consejo; por lo tanto, lo más probable es que no concurra.

-¿Y por qué tras esa decisión prefirió mantenerse en el gabinete y no competir en un cupo parlamentario?

-Porque hace varios años resolví que en marzo de 2014 me alejaré de toda actividad política. He dedicado los mejores 35 años de mi vida al servicio público. Soy fruto de una generación que nos entregamos en cuerpo y alma a servir a nuestro país, y no seré obstáculo para que emerja una nueva generación que conduzca a la centroderecha chilena. El gran problema de muchos líderes políticos es que muchas veces se creen indispensables, y hoy siento que deben emerger nuevos liderazgos que conduzcan para los próximos años a esta nueva derecha que hemos construido con mucho sacrificio personal y familiar.

"La salida de los presidenciables antes de la municipal los hubiese potenciado a ambos"

-¿Compartió la decisión del Presidente Piñera de sacar a los ministros presidenciables, o había que esperar los tiempos de Michelle Bachelet?

-Dado el impacto del resultado de las municipales, creo que la salida de Andrés Allamand y de Laurence Golborne servirá para que todos se sumen lo antes posible a defender con fuerza esta obra que estamos haciendo. Los candidatos presidenciales, los comandos, los partidos y los candidatos al Congreso saldrán a difundir lo que hemos hecho. Hasta ahora, nadie lo ha estado haciendo. Mientras antes ocurra esto, todo será para mejor.

-¿Habría sido mejor que Golborne y Allamand salieran del gabinete un mes antes de las municipales y recorrieran el país, tal como lo planteó usted en septiembre?

-Fui de los pocos que sufragaron en contra del voto voluntario. No se puede construir un país donde todos piden sólo derechos y no hay deberes. Advertí que habría una altísima abstención, jamás -por cierto- de la magnitud que fue. Y creo que la salida de los presidenciables antes de las municipales los hubiese potenciado a ambos y hubiese influido en un mejor resultado municipal, tal como lo hicieron en 2004 Soledad Alvear y Michelle Bachelet para contrarrestar el efecto Lavín. Y lo propio hizo Sebastián Piñera en 2008.

-¿Faltó más decisión de los partidos o del Gobierno para concretar esa estrategia?

-No sólo del Gobierno y de los partidos, sino que también de los presidenciables.

-A diferencia de usted, Allamand plantea que fue un error "presidencializar" la elección. Golborne recorrió más de 30 comunas, entre las que se encuentran Maipú y Concepción, lugares donde la Alianza perdió. ¿Considera que fue un error involucrarlo en la campaña?

-No hay ningún fundamento para sostener que la elección se presidencializó. Las elecciones se presidencializan cuando los candidatos están en la cancha y recorren todas las comunas del país.

-¿No cree que este escenario adelanta el "síndrome del pato cojo" y podría generarles un desgaste a los presidenciables?

-Nunca he creído en el "síndrome del pato cojo". Yo creo que es parte de las consignas que carecen de fundamento y son discusiones tan estériles como la del balcón. Alguien que aspira a presidir el país y no resiste una campaña un año, porque sufre desgaste, quiere decir que no estaba preparado para ese desafío.

-¿No teme un enfrentamiento entre ambos que genere un quiebre?

-Espero, sinceramente, que desde el primer minuto no solamente ellos se autoimpongan una disciplina para fortalecer a nuestro sector sin desmerecer las virtudes que tiene cada uno, sino que también lo hagan extensivo a todos quienes trabajen en sus comandos y, por cierto, a los partidos, porque no tenemos la experiencia como sector de una primaria. Lo importante es que, finalmente, quien triunfe en este proceso, le haya servido para catapultar su opción, y eso dependerá de ambos candidatos, sus comandos y los partidos.

-¿Debe haber primarias?

-No necesariamente. Puede que los candidatos al Parlamento de un partido le pidan a su opción presidencial que no continúe, porque es evidente frente a la ciudadanía quién tiene la mejor opción. La validez democrática es que ambos estuvieran dispuestos a someterse a una primaria. A nosotros nos puede ocurrir lo mismo que le sucedió a Soledad Alvear cuando compitió con Michelle Bachelet en la primaria de la Concertación. La nominación de esta última tuvo tanta validez como si se hubiera concretado una primaria que no concluyó por el retiro de Alvear.

-Esta semana, la diputada Karla Rubilar (RN) anunció que apoyará a Golborne. ¿Si esto se extiende al resto de los parlamentarios del partido se evitaría una primaria?

-Si en el tiempo la opción de Golborne se va poniendo más favorable de lo que ya es, puede que ello ocurra, porque eso puede terminar favoreciendo mucho a la UDI en las candidaturas parlamentarias. Es ésta la razón por la cual en la Concertación no habrá primaria. De hecho, ya vemos como los diputados de la DC no quieren tener candidato para las primarias.

-De haber primarias, ¿hay que abrirlas a los independientes?

-La Alianza debe permitir no solamente la participación de otras colectividades como el PRI, sino que también de candidaturas independientes. Nada me gustaría más que la UDI anunciara que de aquí para adelante la norma general será que todas las candidaturas se resolverán a través de primarias, tanto para alcaldes, como para diputados y senadores, con una amplia participación de independientes, y que sólo el Comité Electoral, por excepción, decidirá aquellas en las que no se realicen. Este es parte del cambio que llegó para quedarse con el voto voluntario, aquí se requiere participación y competir, y no solamente debiéramos hacerlo para elegir a nuestro abanderado presidencial.

-Golborne y Allamand han dicho que son capaces de derrotar a Bachelet. ¿Quién cree usted que está mejor preparado?

-Creo que ambos son extraordinarios candidatos. Pero creo que Laurence, sin lugar a dudas, nos llevará a que más chilenos salgan a votar por nosotros en la elección presidencial.

-¿Planea jugar algún rol en la campaña de Golborne?

-Primero, soy ministro de Economía de todos los chilenos. Por ello veré de qué forma y cómo puedo contribuir a lo que estimo que es mejor para Chile, que es un segundo gobierno de la Alianza. No veo sinceramente ninguna razón que justifique que vuelva la Concertación.

-¿Cree que perjudica a Golborne el hecho de que ahora aparezca como el candidato de la UDI y ya no como independiente?

-Para nada. Creo que la UDI una vez más va a recibir el premio por el gesto de permitir que una candidatura de un independiente, como Golborne, haya podido ser una realidad. Tal como él me lo dijo, en una de las varias conversaciones que hemos tenido durante el último año, que si yo asumía esa candidatura, él no era candidato. Porque él era testigo del cariño y la admiración que existe en la UDI hacia mi persona. Es por eso que recayó en mí la decisión y responsabilidad de que la candidatura que tiene hoy más opción de llevarnos al triunfo pudiese nacer.

-¿Pueden Golborne y Allamand verse perjudicados por el 30% de apoyo al Gobierno?

-Si hay algo que debemos concluir después de la elección municipal, a pesar del resultado, es que la elección está totalmente abierta. La gente está bien, y cuando tenga que decidir si quiere poner en riesgo lo que ha obtenido en estos 4 años, se va a aproximar en forma muy distinta a valorar lo que hemos estado haciendo. Esa evaluación al Gobierno no tuvo ningún costo en la elección municipal; de lo contrario, hubiese sido imposible ganar la alcaldía de Puerto Aysén, donde tuvimos el mayor conflicto social que hemos enfrentado, o la alcaldía de Constitución, el epicentro del terremoto, y de la Ley de Pesca; o Puente Alto, San Bernardo, Cerro Navia, Renca, Puerto Natales, La Florida, y tantas comunas populares y muchas otras que podría seguir mencionando.

-¿Estima que se pecó de un triunfalismo basado en las encuestas?, ¿qué falló en las municipales?

-Para mí, no existe el concepto de que uno fracasa por exceso de triunfalismo. Muchos opinan eso y jamás han sido candidatos. La esencia de una campaña es instalar una sensación de ganador. No sé cómo se puede hacer una campaña en que se esté minimizando la sensación de triunfo o dejando de transmitir el optimismo de ganar. Aquí, los que fallaron fueron los que lucran con las encuestas en Chile, que no solamente son de muy mala calidad, sino que además han terminado por distorsionar el liderazgo político, donde todo lo que les importa es estar bien evaluados en las encuestas y ser popular.

-¿Le preocupa que las encuestas empañen los avances logrados durante este gobierno?

-Por definición, los gobiernos transformadores y más aún cuando el período dura tan sólo 4 años, se valoran mucho más después que pasa el tiempo. La mejor encuesta del gobierno del Presidente Piñera es la que conocimos esta semana, en que cerca del 70% de los chilenos se declaran felices. A estas alturas, es más que evidente que no hemos sabido transmitir comunicacionalmente todo lo que hemos hecho, que ha sido por lejos el mejor gobierno después que volvimos a la transición. Lo que ocurre es que los partidos no han estado a la altura para apoyar, permitiendo que la ciudadanía reconozca lo que hemos hecho. Las mayores criticas al Presidente Piñera han provenido de líderes de su propio partido, y no pocas veces también de la UDI. Si no cambiamos esta actitud, por muy buen gobierno que hagamos, nos dificultarán mucho la continuidad.

-Allamand dijo hace un par de meses: "Siempre he pensando que Longueira sería un gran candidato. Hemos hecho una vida política juntos, construyendo una característica de la centroderecha chilena, que se da en pocos países del mundo, basada en los partidos y alejada de los caudillismos (...) Por lo tanto, creo que Longueira tiene todos los méritos para ser candidato y, si él quisiera, sería el candidato único de la UDI". ¿Qué opina?

-Tiene toda la razón, pero primero están los intereses superiores del país, haber tomado esa opción hubiera impedido la candidatura de Laurence Golborne, lo que me hubiera parecido un acto de incoherencia personal e irresponsabilidad política. Contribuyo al no aceptarla, y asumir que ambos comprendan que tienen una tremenda responsabilidad de hacer una primaria, donde potencien sus virtudes de tal manera que el candidato que gane nos permita lograr lo que todos aspiramos: un segundo gobierno de la centroderecha que nos lleve a consolidar una sociedad de hombres libres, un país de oportunidades donde exista una mejor distribución del ingreso y reduzcamos nuestra pobreza. Los dos candidatos de la Alianza se podrán parar en cualquier esquina del país y decirle, con legítimo orgullo, a cada chileno que los escuche, que todos y cada uno de los chilenos están mejor que hace 4 años.

-En 2009, el eje de la campaña de Piñera fue el concepto de "cambio". ¿Cuál debiera ser ahora ese eje para enfrentar a Bachelet?

-Se van a confrontar los últimos 4 años de los gobiernos de la Concertación y el primer gobierno de la Alianza. El eje será si los chilenos quieren que sigamos haciendo la obra transformadora que estamos realizando o que vuelva la Concertación.

_______

"Laurence, sin lugar a dudas, nos llevará a que más chilenos salgan a votar por nosotros en la elección presidencial".

"Jamás me prestaría para un juego, y es por eso que aunque el Consejo General me lo solicitara, la decisión ya está tomada. De lo contrario, hubiese salido del gabinete para competir teniendo la convicción de que hubiésemos sido muy exitosos con la UDI en esa primaria".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales