ELMERCURIO.COM Volver

 
Orgullo zurdo: cómo se adaptan quienes van por el lado izquierdo

Sábado 17 de noviembre de 2012

Fueron vistos como bichos raros por mucho tiempo. Hasta fueron obligados a cambiar sus maneras. Hablamos de los zurdos, un grupo cada vez mayor entre nosotros, aunque la enseñanza escolar en general no contempla ningún plan especial para ellos. Son más del 10% de Chile y están orgullosos de hacer todo al revés.
Camilo Salas K.
 


 

Si para dar vuelta esta página usaste la mano derecha, eres parte del 90% de los habitantes de Chile, un grupo que utiliza el hemisferio izquierdo de su cerebro para la mayoría de sus acciones diarias. Todo está diseñado para ti: las herramientas y útiles escolares, los productos tecnológicos, los instrumentos musicales, los automóviles, las armas y hasta un abrelatas. Pero si eres de los que tuvo que esforzarse el doble para llegar a este reportaje, haciendo un movimiento que no surge natural en ti, es porque estas líneas hablan de personas como tú. Eres parte de un gran grupo de personas de todo el espectro social, con diferentes educación y religión, sin casi nada en común, como un lugar geográfico o un barrio. Una parte de Chile olvidada por la sociedad, pero que se organiza para hacer su vida feliz y que sólo pide una cosa: que los acepten y no intenten hacerlos cambiar.

Bienvenido a tu mundo, el de los zurdos.

La comunidad del clic izquierdo

Nibaldo Salvatierra es ingeniero, tiene 40 años y es el fundador de Zurdos.cl , un sitio web que partió el 2004. "Yo soy zurdo y en aquel entonces no había absolutamente nada de información para nosotros; sólo algunos libros en inglés, también unos sitios web en el extranjero... Así, me puse a recopilar datos. Estuve varios meses trabajando y levantamos Zurdos.cl. El primer mes se masificó, llegó mucha gente, me bombardearon con correos electrónicos positivos y el sitio agarró vuelo".

En Chile, según cálculos de Nibaldo, hay más de un millón y medio de zurdos. Un enorme gran grupo disperso dentro de la sociedad: "Hay zurdos en todos lados, hay ricos y pobres zurdos, hay católicos, protestantes y judíos zurdos. Es por un tema genético y en cada comunidad nos encuentras".

La evolución natural de Zurdos.cl fue armar una tienda con artículos para sus visitantes, como el Leftorium de Ned Flanders de "Los Simpson", pero en versión local. Así nació la Zurdoteca. Sus oficinas están en el piso 12 de un edificio en Luis Thayer Ojeda, justo al lado de la pasarela que conecta la calle con el Costanera Center. Es un espacio de dos ambientes con productos que se ven normales, pero que están hechos al revés o, como diría un zurdo, "están hechos bien".

"Ya levantado el sitio web, mucha gente preguntaba por regalos para zurdos o herramientas que les facilitaran el día a día. Tras otra investigación, descubrí que Chile no fabricaba nada y tuve que buscar afuera. Ahí descubrí que todos los productos para zurdos eran de manufactura cara. Los hacían en Alemania, Inglaterra o Francia. Empezamos a traer cosas de esos países, y algunas las fabricamos acá, como los cuadernos", dice Nibaldo, quien nunca vio el famoso capitulo de "Los Simpsons" donde aparece la tienda de Flanders

En la Zurdoteca es posible encontrar regalos, accesorios de cocina y útiles escolares. Estos últimos son los que más se venden, pues los niños que están comenzando con el uso de herramientas son el mercado más importante de Nibaldo. Para ellos hay tijeras, reglas, sacapuntas y lápices ergonómicos con tinta especial para que puedan tomarlos mejor, ver lo que escriben mientras lo hacen y no mancharse. Desde hace poco venden teclados de computador para zurdos, que son iguales a los otros salvo que el pad numérico está a la izquierda. "A los zurdos siempre les quedaba atravesada esa cuestión", dice Nibaldo, mientras pone su mano izquierda sobre la otra.

Enseñanza diestra para gente zurda

Existe un cierto orgullo zurdo que empodera a la gente que se la pudo frente a la adversidad, ya sea porque en el colegio los obligan a usar la mano derecha para escribir o para hacer deporte. Incluso para persignarse. Y esto no es algo que haya ocurrido hace mucho tiempo: Romina Yáñez, de 28 años, zurda, profesora de Inglés en educación media, pasó por esa situación cuando estaba en el jardín infantil y en los primeros años de enseñanza básica en un colegio de monjas de Ñuñoa: "Yo iba al colegio San Juan Bautista, al llegar a Grecia. En kínder y primero básico, yo hacía todo con la mano izquierda y cuando llegaba el momento de persignarme, me acuerdo que una monja me dijo que con la mano izquierda no se hacía, que era incorrecto, malo, que tenía que hacerlo con la mano derecha porque eso era lo adecuado, que tenía que mirar al resto y hacer lo mismo. A la larga, cuando ya te dicen que no hagas algo constantemente, uno termina haciéndolo como ellos quieren", dice Romina, quien ahora escribe con la mano derecha y se persigna con esa mano también.

Nibaldo sabe de estas costumbres que tienen algunos colegios: "Dentro de los muchos correos que nos han llegado, hay varios en que nos cuentan de profesores que obligan a niños pequeños a cambiar de mano, de la izquierda a la derecha. Todavía pasa, es increíble. Nosotros, como sitio de información, hemos ayudado mucho; incluso di charlas en colegios para ayudar a los profesores a entender y guiar a niños zurdos. Toda la pedagogía esta enfocada en los niños diestros y los maestros no saben a veces qué hacer con ellos. En un colegio hay horas destinadas a niños con déficit atencional, pero prácticamente ninguna para niños zurdos".

Si bien a Romina la hicieron cambiar de mano, ella sigue haciendo cosas de zurdo, como comer con la izquierda o seguir escribiendo con la izquierda una vez que se cansó de hacerlo con la derecha. Cuando juega tenis no lo hace revés, sólo cambia la raqueta de mano. Si bien se puede pensar que forzar a un niño a utilizar la otra mano puede generar beneficios psicomotores, a Romina le trajo problemas el cambio forzado: "Estuve con un psicólogo y dijo que mi problema de desarrollo diestro-zurdo podría traerme problemas en las decisiones. Luego de una prueba en que me hacía escoger entre rojo y negro, yo no sabía qué elegir. Por más que hoy sea diestra en un 80% aún hay repercusiones de eso".

Al llegar a la universidad, ser zurdo sigue siendo un problema. Los bancos para ellos son pocos, están muy lejos del profesor o derechamente, estropeados. Entonces no queda más que sentarse en los de diestros. "No es una maña. Escribir en un banco que no es para tu mano es sumamente incómodo, terminas con dolor de espalda. Nos ha escrito gente a la que le han quitado la prueba por pensar que estaba copiando, pero no, era por estar torcido, escribiendo con la mano izquierda sobre el lado derecho de su cuerpo".

Claro que hay algo de esperanza, al menos al nivel de los mitos universitarios: durante una toma de Filosofía en la Universidad de Chile, los estudiantes decidieron hacer un petitorio con demandas sobre educación, becas e infraestructura. De la gran lista de cosas que pedían sólo les concedieron una: más bancos para zurdos.

El peso de la mano derecha

La señora de Nibaldo, María José San Pedro, que también es zurda, viene de un colegio de monjas y se persigna con la mano derecha. "Si investigas en la Biblia hay docenas de sentencias a favor del lado diestro, como que Jesús se sienta a la derecha del Padre, por ejemplo", cuenta.

Hasta las cábalas estigmatizan a los zurdos: "Lanzar sal sobre el hombro, por ejemplo, tiene que ser con el izquierdo. Si te levantas con el pie izquierdo estás frito todo o el día, o si te pica la oreja izquierda es que te están pelando", dice Nibaldo, con humor.

Romina, la niña obligada a persignarse con la mano izquierda en sus primeros años de escolaridad, agrega más antecedentes de lo que dice Nibaldo: "Mi mamá es muy católica y va mucho a la iglesia, yo me acuerdo que en ese tiempo el cura decía que ser zurdo era malo. Mi mamá en una confesión le contó que yo tenía problemas en el colegio y que me estaban acostumbrando a escribir con la derecha, y ahí recuerdo que el cura dijo 'pero hija, si escribir con la zurda está prohibido'".

Hay gente también en las Fuerzas Armadas que es zurda, pero por el orden y la estructura los obligan a utilizar la derecha para el saludo marcial o para disparar: "Las armas vienen hechas para la mano derecha; si usas la izquierda el casquillo va a saltar en tu cara y te va a pegar. Son cosas que quizás a futuro van a cambiar y ojalá lo hagan. Atento, entonces, joven zurdo, pues en el servicio militar te aceptan igual si escribes con la izquierda...", advierte Nibaldo.

Entre un 8% y un 13% de la población mundial es zurda.Hay más zurdos varones (13%) que mujeres (9%) sin que se sepa por qué.

En 2006, investigadores del Lafayette College y la Johns Hopkins University encontraron que los alumnos varones zurdos eran un 15% más ricos que los diestros, y los graduados zurdos hasta un 26%.

 Se nace, no se hace

Estadísticamente han aumentado los zurdos, pero no porque nazcan más, sino porque son menos a los que han obligado a cambiar de mano. "Nacemos igual que los diestros, pero en nuestra etapa de desarrollo nos vemos enfrentados a situaciones que nos hacen luchar contra la adversidad y buscar soluciones. Desde chicos, los niños zurdos aprendemos a amarrarnos solos los cordones, por ejemplo. Todo lo que vemos que hacen otros, tenemos que asimilarlo al revés", cuenta Nibaldo Salvatierra. De ahí viene el mito de que los zurdos son más inteligentes.

Algo que no es muy sabido es que no sólo hay zurdos de mano; también los hay de pie, de ojo y de oído. Nibaldo, por ejemplo, es zurdo de mano, pie y ojo, pero ¡chutea con la derecha!