Fotografiar un espacio con detalles sorpresa

NICOLÁS LUCO ROJAS 

No es llegar y poner una foto en internet o en Facebook o en la página web de su colegio, oficina, o blog. Las fotos tienen un peso que se mide en megabytes, como lo sabe cualquier comprador de cámara digital.

Cuando yo traspaso una foto de mi cámara a mi computador, se guarda con su peso original. Pero si la quiero subir a un sitio web, mejor bajarle peso, disminuir su calidad.

Si no ocurriera eso, cuando alguien hiciera clic en el sitio con mi foto pesada, se desesperaría por la lentitud y se mandaría a cambiar.

Lo que pasa es que en general un fotógrafo busca detalles y prefiere fotos con más información.

Esto lo aprendí cuando un profesor de foto eximio vio que yo limitaba el peso de mis fotos a 2 Megabytes. Eso es como si, pudiendo hacer una torta de 5 pisos yo optara por una de dos, para ahorrar. El fotógrafo me increpó: "¡Fotografía en RAW! ¿Qué pasa si miras la foto y el lugar más interesante está en un pequeño sector del área inferior derecha?". RAW es un modo de fotografiar absorbiendo de la realidad una inmensa cantidad de información.

Me acordé de la película "La naranja mecánica", donde el protagonista descubre un crimen en un ángulo de la foto que tomó en un parque. Y programé mi cámara para fotografiar en RAW. (Ojo, que tengo una buena cámara réflex, no todas las cámaras pueden programarse para RAW.)

La moraleja es que para detalles, fotos pesadas.

El miércoles pasado, unos astrónomos canadienses publicaron la impresionante foto de un planeta vagabundo. ¡Un planeta sin su sol! Es el primer planeta vagabundo que se registra en la historia de la astronomía. Por cierto los telescopios en Chile estuvieron involucrados, junto con los de Hawai. (No entiendo cómo puede darse un planeta que escape a las inmensas atracciones gravitacionales).

Para encontrar el vagabundo, recorrieron una zona de cielo equivalente a la superficie de mil lunas llenas. Era como encontrar una aguja en miles de pajares, dijo Étienne Artigau, de la Universidad de Montreal.

En astronomía la búsqueda del detalle obliga a tomar fotos súper pesadas. Por ejemplo, una imagen tomada por un celular, cabría unas 70 mil veces en una foto astronómica de 32 gigapixels (32 mil millones de pixeles). Un pixel es cada cuadradito de la foto.

El análisis de una superfoto permitió conseguir la composición, la temperatura y hasta la edad del planeta errante.

Este vagabundo, el CFBDSIR214947, es harto joven, de 50 a 120 millones de años (la Tierra tiene 4,5 mil millones), con 400º Celsius y cuatro o cinco veces la masa de Júpiter. Se sabe por la compleja foto.

A veces, algunos miembros de mi familia objetan que fotografíe con tanto detalle. Lo borroso suele ser mejorador; tal vez sirva para el ánimo, pero no para la astronomía. Capaz que si un astrónomo analizara la foto de cierta persona en la que estoy pensando (no diré quién), podría contarnos su edad real, su temperatura y su verdadera masa. Todo por una imagen con detalle.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales