Entrevista Historia y prácticas de la lectura:
Roger Chartier: "Por primera vez estamos frente a la separación entre el texto y su soporte"

En el mundo digital desaparece esta relación que unía el alma y el cuerpo del libro, afirma el historiador y profesor en el Collège de France, quien visita Chile por tercera vez para participar en un seminario internacional sobre la lectura organizado por el Ministerio de Educación y la Universidad Diego Portales.  

Patricio Tapia 

Decía de la lectura Marcel Proust: "Quizá no hubo días en nuestra infancia más plenamente vividos que aquellos que creímos dejar sin vivirlos, aquellos que pasamos con un libro favorito". Si por leer se entiende la decodificación de signos escritos, tan lectura era la referida por el refinado Proust hace algo más de un siglo, que lo que hacían -varios miles de años antes- los hombres de las cavernas con las pinturas rupestres: las "leían" como relatos gráficos que contenían información significativa; y, para el caso, es lo que hacen ahora jóvenes y no tan jóvenes con los mensajes (de texto o Whatsapp ) en sus teléfonos celulares.

Pero no es lo mismo. El reconocido historiador francés Roger Chartier, formado en la tradición de los Annales , pero abierto a otros horizontes -y que ha escrito desde historia de la educación hasta los orígenes intelectuales de la Revolución Francesa-, ha elegido como territorio privilegiado de sus estudios uno en que se vinculan la lectura, los libros, la crítica textual y la sociología histórica. El propio Chartier -antes de su viaje a Chile- define su campo de trabajo actual así. "Como una investigación sobre las prácticas y producciones de la cultura escrita desde finales de la Edad Media hasta el siglo XIX, lo que permite, tal vez, acercarse de una manera más aguda a la comprensión de la revolución digital de nuestro presente".

-¿Por qué se interesó en la lectura como objeto de investigación?

"Por varias razones. En primer lugar, un rasgo esencial de la primera modernidad (entre los siglos XV y XVIII) es la importancia creciente de lo escrito en las relaciones sociales, las experiencias religiosas, el ejercicio del poder, los placeres de la ficción. La circulación y las apropiaciones de los textos desempeñaron un papel fundamental en fenómenos tan importantes como la definición de la vida privada, el proceso de civilización o la construcción de una esfera pública. En segundo lugar, me parece que no puede separarse una historia de los textos o de los libros de una historia de los sentidos construidos por sus lectores (u oyentes). Finalmente, nuestro presente está obsesionado por las transformaciones, la falta o la desaparición de las prácticas de lectura. Una mirada histórica puede ayudar a plantear diagnósticos más lúcidos".

-¿Cuáles han sido las transformaciones más importantes en la cultura escrita y en la lectura?

"Lo que debemos pensar es el impacto de las transformaciones técnicas o de las mutaciones de las formas del libro sobre las prácticas de lectura. En los primeros siglos de la era cristiana cuando el libro tal como todavía lo conocemos (un libro compuesto por cuadernos y hojas unidas en la misma encuadernación, que llamamos codex ) sustituyó a los rollos de los griegos y romanos hizo posibles nuevas prácticas: escribir leyendo, establecer índices, hojear un texto. Pero con esta primera revolución del libro no cambió la técnica de reproducción de los textos que, antes o después de la invención del codex , era la copia manuscrita. Cuando en el siglo XV Gutenberg inventó una nueva técnica para reproducir textos y producir libros gracias a los caracteres móviles y la prensa de imprimir, lectores más numerosos pudieron apoderarse de más libros. Pero no mudaron ni la morfología del codex ni los gestos fundamentales de la lectura. Y si aconteció en el siglo XVIII una revolución de la lectura no fue consecuencia de una innovación técnica; la novedad de la revolución digital radica en la simultaneidad de una revolución técnica (la comunicación electrónica), una transformación del soporte y de la inscripción de lo escrito (la pantalla que no es una página) y un cambio de los hábitos de lectura. De ahí, lo más importante para mí: por primera vez en la historia de la humanidad estamos frente a la separación entre el texto y su soporte. La pantalla de un computador no es un libro o un rollo: recibe todos los textos, cualesquiera que sean, tanto leídos como compuestos. En el mundo del codex un 'libro' es indisociablemente un objeto y un texto. El mismo texto está presente en varios libros (por ejemplo, todos los ejemplares de una misma edición), pero cada libro es solamente el vehículo del texto que transmite. En el mundo digital desaparece esta relación que unía el alma y el cuerpo del libro, según la metáfora del Siglo de Oro, o el ' opus mechanicum ' y el discurso según las palabras de Kant".

-¿Influyó la noción de propiedad literaria en las formas de creación y la figura del autor?

"Por cierto, pero solamente a partir del siglo XVIII cuando las obras literarias fueron compuestas en una economía de la escritura en la cual no se basaban más en historias reutilizadas, lugares comunes compartidos, fuentes orales disponibles y manipulables, o colaboraciones exigidas por patrocinadores o empresarios teatrales, sino que eran consideradas como creaciones originales que expresan los sentimientos más íntimos y las experiencias más singulares del escritor. La consecuencia en toda Europa fue el reconocimiento de la propiedad intelectual del autor cuyo editor es solamente el mandatario o representante. Se estableció así el ' copyright ' moderno que protege el derecho imprescriptible pero transmisible del autor y que define la obra protegida como un discurso que es siempre el mismo, cualquiera sea su forma de publicación".

-Las lecturas, ¿pueden provocar revoluciones políticas?

"Es una pregunta clásica para todos los historiadores que buscan los orígenes intelectuales de las revoluciones. En cuanto a la Revolución Francesa, no me parece que se deba exagerar la importancia de la circulación de las obras 'filosóficas' (en el sentido clásico de la palabra o en el sentido de la literatura clandestina pornográfica y política que estudia mi amigo Robert Darnton). Debemos hacer hincapié en las transformaciones de las representaciones colectivas, que establecieron (por lo menos en las ciudades) una percepción secularizada del poder político y del orden de la sociedad. Constituyeron así un horizonte de expectativas favorable para las lecturas de los libros subversivos, pero no fueron impuestas por éstos".

-Borges decía que un escritor podía crear a sus precursores; usted planteaba que la Revolución Francesa elegía a sus precursores de la Ilustración...

"No quería decir que no existió la Ilustración y que fue una invención de la Revolución, sino solamente subrayar una contradicción de los revolucionarios que, por un lado, proclamaron una ruptura radical con el pasado (lo que llamaron el 'Ancien Régime') y la fundación de una nueva era con un nuevo calendario, y, por otro lado, y contradictoriamente, eligieron y alabaron a precursores: Voltaire, Rousseau, Mably, Franklin, Molière, entre otros. Lo interesante consta en las diferencias de estos 'panteones' que se encuentran en el Panthéon, en los discursos, en los almanaques y calendarios o en los juegos de naipes, según los momentos de la Revolución (1794 no es 1791) y según las opciones políticas (Robespierre celebraba a Rousseau y odiaba a los ' encyclopédistes ').

-¿Las formas de leer afectan el sentido de lo leído?

"Es una de las ideas fundadoras de todo mi trabajo... Leer en el siglo XIX la 'misma' novela en la forma del 'feuilleton' en un periódico, en una publicación por entregas, en una edición destinada a los gabinetes de lectura que divide la obra en varios tomos, en una antología de varios autores, en un libro que la publica sola, o en las obras completas del escritor, no es leer la 'misma' obra. El tiempo y el ritmo de lectura, la percepción de la obra, el reconocimiento del autor y, finalmente, el sentido dado al texto: todo cambia cuando cambian las formas de lo leído. Es una lección importante frente a la digitalización del patrimonio escrito e impreso".

-¿Y pueden generar cambios intelectuales?

"Posiblemente si se piensa en los efectos cognitivos de la lectura. A partir del siglo XVI la división de la Biblia en versículos transformó la relación con el texto sagrado. En los siglos XVI y XVII la introducción de los párrafos y de los blancos en los textos expresaron y plasmaron una organización más lógica de los discursos, haciendo coincidir la distribución del texto sobre la página con la estructura lógica del argumento. Hoy en día la hipertextualidad ofrece también nuevas posibilidades para la organización de una demostración o las técnicas de la prueba, ya que el lector puede leer los documentos analizados por el investigador y no solamente su discurso".

-Usted se ha mostrado más bien optimista frente a las nuevas tecnologías digitales...

"Nunca fui 'optimista' o 'pesimista' frente a la revolución digital. Siempre me pareció que ubicarla en la historia de larga duración de la cultura escrita permitía excusar tanto las visiones apocalípticas como los entusiasmos utópicos. Lo esencial es, tal como lo hicimos en este diálogo, identificar las tensiones entre, por un lado, el orden de los discursos, textos y obras que hemos heredado del pasado (el codex con sus páginas, la imprenta como técnica dominante para la reproducción de los textos, la propiedad literaria que define categorías jurídicas e intelectuales) y, por otro lado, una nueva posibilidad técnica que borra la diferencia entre leer y escribir, que ofrece textos abiertos, móviles, maleables, que permite una creación continua en la cual desaparece la soberanía del autor y que descontextualiza el fragmento de la obra de la cual es un fragmento. Son estos temas los que debemos estudiar, porque son los temas que se encuentran en los conflictos cotidianos en cuanto a la legitimidad o necesaria desaparición del 'copyright', en los interrogantes en cuanto a las nuevas prácticas de lectura, al futuro de la edición, de las bibliotecas y de las librerías, a la muerte o sobrevivencia del libro cuando se separa su doble naturaleza, como cuerpo y como obra".

-La proliferación de textos en internet, ¿es buena o mala señal?

"Siempre se opusieron y ligaron dos temores: el temor de la pérdida, de la ausencia, de lo que falta, es el que fundamentó el sueño de la biblioteca universal, y el temor del exceso, del desorden de los discursos, de la acumulación textual inútil y peligrosa. La proliferación textual de internet da una forma paroxística a este segundo temor. Lo importante, entonces, es enseñar a los lectores cómo navegar en los mares sin cuestas de los textos digitales; quiero decir, cómo jerarquizar las informaciones, reconocer las varias clases de discursos, identificar lo que se puede esperar de cada una, y tener una relación crítica con lo que se encuentra en la red. En el mundo de la imprenta las diferencias inmediatas, materiales, entre las publicaciones (el libro, la revista, el periódico, etc.) establecen tales jerarquías. No es ya el caso en el mundo digital, cuyos peligros y posibilidades se deben enseñar. Es un papel fundamental, intelectual y cívico, lo pienso, de las escuelas, de las bibliotecas y de los medios".

Debemos pensar el impacto de las transformaciones técnicas o de las mutaciones de las formas del libro sobre las prácticas de lectura.

 ¿Qué leer? ¿Cómo leer?: seminario

Los días 6 y 7 de diciembre tendrá lugar el seminario internacional "¿Qué leer? ¿Cómo leer? Perspectivas sobre la lectura en la infancia" , organizado por el Ministerio de Educación y la Universidad Diego Portales, en que participa Chartier. Impartirá la conferencia "Leer la lectura", el día 6 a las 19:00 horas. El texto será publicado junto con las demás ponencias de los 40 expositores en un libro que el Ministerio de Educación editará el primer trimestre del 2013.

Los otros invitados internacionales que participarán en el seminario son: el editor mexicano Daniel Goldin, responsable de la creación del catálogo infantil "A la orilla del viento" del Fondo de Cultura Económica, del catálogo de Serres y hoy a cargo de Océano Travesía; Gemma Lluch, investigadora valenciana experta en temas de lectura y lectores juveniles; Francisco Hinojosa, escritor mexicano; Juan Carlos Tedesco, ex ministro de Educación argentino; Sylvia Romero, investigadora mexicana.

Y entre los expositores nacionales se cuentan: José Joaquín Brunner, Rafael Gumucio, Esteban Cabezas, Alejandra del Río y Constanza Mekis.

Libros y actividades de Chartier

Roger Chartier (Lyon, 1945) fue director de estudios de la École des Hautes Études en Sciences Sociales hasta 2006. Desde 2007 es profesor en el Collège de France. Ha participado en obras colectivas sobre la historia de la edición francesa y sobre la vida privada. En castellano Gedisa / Océano ha traducido buena parte de su obra, entre otros: "El orden de los libros" (1994) y el último, "Cardenio entre Cervantes y Shakespeare" (2012), además de "Espacio público, crítica y desacralización en el siglo XVIII" (1995) sobre la Revolución Francesa. FCE ha publicado "Cultura escrita, literatura e historia" (1999) y "El juego de las reglas: lecturas" (2000).

Chartier participará en una conversación con María Eugenia Góngora, Leonidas Morales y Manuel Gárate, en la librería Lea+ del GAM (coordinan el Ministerio de Educación y la librería "Prosa y Política"). Lunes 3 de diciembre , a las 19:00 horas. Con cupos y corfirmación.

También participará en actividades con la Universidad de Chile: miércoles 5 , a las 12 horas en el Instituto de la Comunicación e Imagen (Campus Juan Gómez Millas), conferencia sobre educación y cultura; el mismo día, a las 18:30 horas, en el Salón de Honor de la Casa Central de la Universidad de Chile, la conferencia "¿Qué es un libro?, ¿qué es leer?", en el marco de su incorporación al Observatorio del Libro y la Lectura.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales