La crítica invitadora de Pedro Lastra

 

El registro de la perspectiva crítica de Pedro Lastra (1932) es oceánico. Una mirada devoradora de cuanto acontece en el quehacer literario de nuestra América, la casa, según Gonzalo Rojas. De Eliana Navarro habla sobre la transparencia y la serenidad de su poesía: de Alberto Valdivia, apodado "el cadáver" por la bohemia nerudiana, que compartió, rescata sus Romanzas en gris , reeditadas y elogiadas por Lastra con justicia; de Francisco Véjar, tras la lectura de La fiesta y la ceniza , destaca su entrañable amor a la vida y una poética del arte de ser y de enaltecer la muerte hasta equipararla con la belleza; de Jorge Teillier, su monólogo ensimismado y su poesía como diario de viaje; de Gonzalo Rojas, subraya la vocación poética; de Gonzalo Contreras, el narrador, a propósito de sus cuentos reunidos, la puesta en escena de destructivos procesos psicológicos; de Leopoldo Lugones, figura mayor del Modernismo, sus rasgos de renovador del cuento fantástico; de Francisco Contreras, el poeta afrancesado, dariano, redactor de la sección Letras Hispanoamericanas del Mercure de France, su tarea como poeta y difusor de las letras continentales, precursor de lo real maravilloso y objeto de un recado de Gabriela Mistral; de José María Arguedas, la fusión del aporte literario mestizo con la imagen del amigo, estableciendo un retrato singular; de Eduardo Anguita comenta acerca de un libro crítico, de Ismael Gavilán, en torno a la poesía de quien eligió los márgenes creativos; para terminar con un elogio a la tarea perseverante en las letras de su compañero generacional Alfonso Calderón, lo mismo que Hernán Loyola. Los tres artífices del arte de la cátedra académica y aún más, de la cátedra viva, la del diálogo en el aula o por medio de libros de esta estirpe, el producto de una vida consagrada a la belleza, la meditación y el comentario revelador.

En Sala de Lectura aparece solamente una parte de la vasta tarea de Lastra, de sus andanzas y de su magisterio. El punto de vista es afirmativo, de rescate y valoración, una crítica invitadora, jamás destructiva ni irónica. Al mismo tiempo, una crítica situada que no elude el entorno, ya sea social o biográfico, lo que permite al lector ingresar por varios umbrales. Aquí está en plenitud el escrilector apasionado, el hombre que escribe desde la ardiente penumbra. Lastra, un crítico de consenso, además poeta y bibliópata.

Don Pedro, memorario, coleccionista de crepúsculos, receptor de epistolarios.

El punto de vista es afirmativo, de rescate y valoración, una crítica invitadora, jamás destructiva ni irónica.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Sala de Lectura Pedro Lastra Ediciones UC, Santiago, 2012, 202 páginas, $6.800. ENSAYO
Sala de Lectura Pedro Lastra Ediciones UC, Santiago, 2012, 202 páginas, $6.800. ENSAYO


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales