ELMERCURIO.COM Volver

Francisca Valenzuela:
Aquí vengo yo

Viernes 1 de marzo de 2013



ANDRÉS PANES 

No estamos acostumbrados a esto. A que un músico chileno ligado al pop y al rock destile clase, porte y personalidad. Son las características que hicieron de Beto Cuevas un marciano en los 90, y que ahora tienen a Francisca Valenzuela en calidad de rostro de la nueva canción local. Así como Manuel García el año pasado, la cantante supo sacarle provecho a la mezquindad, y en el poco tiempo que le dieron, distribuyó sus atributos en una presentación de aroma triunfal. Y que fue coreografiada espléndidamente. Contrarreloj, vimos pantomimas robóticas ("Quiero verte más"), un theremín en acción ("Dulce"), una cálida interpretación al piano ("Afortunada") e incluso a la cantante en el rol de percusionista y de estrella dramática que se tiende sobre el escenario.

Valenzuela consigue que la acompañen en su cruzada: la búsqueda de un himno feminista rotundo. Ese hito aún está por venir, pero la confianza que derrocha la solista teje un manto fascinante para cierto sector del público. Sus canciones quieren ser arengas de una predicadora que levanta a sus congéneres. "Mujer modelo" y "Esta soy yo", aunque pecan de obvias en el intento, despiertan masiva simpatía con su literal mensaje que, a ratos, posee una lucidez que va más allá de los 25 años de edad de la autora. "Yo soy mujer y no puedo esperar el día que sea sabia, arrugada y perfecta", dice su mejor texto.