Entrevista ¿Se empobrece nuestro idioma?
Alfredo Matus: "El español de Chile goza de buena salud" Alfredo Matus: "El español de Chile goza de buena salud"

El director de la Academia Chilena de la Lengua realiza un diagnóstico de la manera en que hoy nos expresamos los chilenos. ¿Influye o no en nuestro idioma la incorporación de las nuevas tecnologías? Su mirada es optimista.  

Maureen Lennon Zaninovic 

Alfredo Matus Olivier (1939) es un destacado lingüista y director de la Academia Chilena de la Lengua.

Profesor titular, además, de las universidades de Chile y Andrés Bello, conocida es su renuencia a dar entrevistas. Pero decidió aceptar responder a "Artes y Letras", entre otras razones porque hoy, a las 17:00 horas (gratis), participará en el GAM -en el marco del Día del Patrimonio- en un encuentro de payadores chilenos, organizado por la Corporación Cultural Fidel Sepúlveda.

"Es fundamental difundir este patrimonio intangible", señala a "Artes y Letras". Autor, entre otros estudios, de "El español, patrimonio plurinacional y multiétnico" (1998), sin duda Alfredo Matus es voz autorizada para hablar sobre el buen uso del español, los mitos y realidades del hablar de los chilenos, entre otros temas de gran actualidad.

-La lengua es algo eminentemente cambiante. ¿Qué fotografía hace hoy del habla y la lengua en Chile? ¿Emergen algunas tendencias nuevas? Por ejemplo, las estadísticas hablan de que Chile recibe cada día más inmigrantes. ¿Está teniendo ese fenómeno un impacto en el habla de los chilenos?

"El español de Chile, como la lengua española en general, goza de buena salud. Es fenómeno cultural y, en tal sentido, dinámico; refleja los movimientos de la historia que son los del espíritu. Entre otros, los acelerados avances científicos y tecnológicos, la televisión, la telefonía digital, la movilidad de los viajes cada vez más frecuentes y distantes, las nuevas migraciones (en Chile, varias), generan una nueva cultura que se refleja en la lengua. Estos movimientos afectan de un modo o de otro a todas las lenguas del mundo. Un excelente estudio del Dr. Leopoldo Sáez- Godoy, 'El español de Chile en las postrimerías del siglo XX', analiza las principales tendencias del español actual de Chile".

- En la era del chat y el mensaje de texto, muchos hablan de un empobrecimiento del idioma por las abreviaciones y otros rasgos propios de ese fenómeno. Pero, por otro lado, es una suerte de revaloración del mensaje escrito, en una cultura muy visual. ¿Se trata de un fenómeno ambivalente?

"Las abreviaturas (así como los acortamientos, del tipo profe , peque , muni ) son propios de algunas modalidades de la lengua escrita y de determinados estilos de comunicación (del chat y de la telefonía móvil, por ejemplo). Los documentos medievales y de la Colonia (especialmente notariales) están también llenos de abreviaturas y de otros procedimientos taquigráficos. Y aquí tiene usted al español general tan rozagante".

- ¿Tiene la tecnología cada vez un mayor impacto sobre la lengua?

"En las tecnologías, como parte importante de la cultura actual, emergen continuamente inventos, cosas nuevas, que, por tanto, no están denominadas, y que necesitan nombres nuevos: blog , tableta (= tablet ), SMS, USB, pendrive , powerpoint , por mencionar solo ejemplos de la computación. Lo mismo sucede en todas las nuevas tecnologías (de la medicina, de la ingeniería, de la arquitectura, etc.) y, por cierto, otro tanto vale para las ciencias (física, química, etc.)".

-Se anuncia un nuevo Diccionario de la RAE para el 2014. ¿Cómo viene el aporte de Chile a ese diccionario?

"Como todo diccionario descriptivo moderno, el Diccionario de la Real Academia Española (RAE) y de la Asociación de Academias de la Lengua Española (Asale), se reedita periódicamente (la última edición fue la del 2001, presentada en Chile, la próxima será la del 2014, con motivo del tercer centenario de la RAE). La Academia Chilena de la Lengua ha colaborado intensamente en la actualización de esta obra (proponiendo enmiendas, supresiones y adiciones). Un ejemplo de adición sería la palabra 'empatía' que se entiende como 'sentimiento de identificación con algo o alguien'. La Academia Chilena lo que propuso es que conviene dejar dos acepciones: 'sentimiento de identificación con algo o alguien' y 'capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos'. En cuanto a supresión de acepciones está el caso de la palabra 'chilenismo' que la RAE define como 1: 'Palabra o uso propios del español hablado en Chile'. 2: 'Cualidad o condición de chileno' y 3: 'Amor y apego a lo chileno'. Las acepciones 2 y 3 no se usan en Chile. Para esos sentidos se prefiere la palabra chilenidad.

Un ejemplo de enmienda de definición sería 'coprofilia', que se define como 'atracción morbosa por los excrementos'. Nosotros señalamos que el rasgo sémico 'atracción morbosa' sería solo aplicable a personas, no a animales. Mejor definir simplemente como 'atracción por los excrementos'".

-Algunos estudios han constatado que cada vez se dicen en Chile menos decires y refranes populares. ¿Es efectivo? ¿Se trata de un fenómeno más global? ¿Cuál sería la causa?

"A medida que se desarrolla la cultura urbana tiende a decrecer la rural, aunque también existe una cultura urbana popular. La cultura tradicional, afortunadamente, sigue viva, especialmente en regiones campesinas y apartadas. Algunos organismos oficiales, como la Dibam, y privados, como la Corporación Cultural Fidel Sepúlveda, intentan salvaguardar este tesoro invaluable como parte fundamental del patrimonio inmaterial intangible de la nación. Entre sus manifestaciones están no solo los refranes, sino también la cueca (en cuanto texto, en este caso) y el 'canto a lo poeta' ('a lo divino' y 'a lo humano')".

- ¿Es Chile un país que usa más groserías en el habla coloquial respecto de sus vecinos latinoamericanos o no?

"Habría primero que definir qué se entiende por groserías (¿escatolalias, sexolalias, formas tabuizadas, etc.?). En Chile se observa en el habla informal (y, ahora, no solo en la de los hombres) la profusión de escatolalias (relativas a los excrementos) y sexolalias".

Unidad, no uniformidad

- ¿Se ha empobrecido el lenguaje de los chilenos?

"Las respuestas generalizadoras suelen ser desacertadas. 'Los chilenos hablan mal', 'se ha empobrecido el lenguaje de los chilenos'... En verdad hay chilenos que, lamentablemente, hablan y escriben muy mal, aunque también los hay que lo hacen muy bien. La expansión y complejidad de los nuevos ámbitos culturales, la riqueza de situaciones comunicativas a que hoy están expuestos los jóvenes, muchísimo más ricas que en la primera mitad del siglo XX, haría suponer otra cosa. Tal vez en determinados grupos etarios y sociales se podría advertir un empobrecimiento, pero habría que discriminar en qué planos lingüísticos se observa (gramatical, léxico, pragmático, etc.). No se puede limitar, como ocurre con frecuencia, la riqueza o la pobreza idiomáticas al plano del vocabulario".

-Es casi un lugar común decir que los peruanos y argentinos hablan tan bonito, no como nosotros....

"No sé si de los argentinos se afirme tal cosa. En este aspecto, se suele producir un espejismo. Se sostiene habitualmente que los colombianos hablan el 'mejor español' de América; en Chile, así se valoran las formas de hablar de los bolivianos y peruanos. En esto influye la impresión que produce la pronunciación, que, en sí misma, no es mejor ni peor que la nuestra, sino distinta. Hay un rasgo dialectal chileno, que comparte con otros territorios americanos y peninsulares, que consiste en la aspiración y eventual pérdida de la ese final de sílaba ('loh niño'), lo que no ocurre en el habla de colombianos, peruanos, bolivianos, entre otros, que pronuncian dicha ese muy articulada. Esto produce la impresión de que pronuncian 'mejor' que nosotros. Para ser objetivos, no pronuncian ni mejor ni peor, sino distinto. Y en esto hay poderosas razones históricas".

- ¿Los medios de comunicación masivos tienden a uniformar mucho el habla entre los distintos niveles sociales? ¿Han democratizado el uso del idioma? ¿O lo han empobrecido?

"Los medios masivos también utilizan registros formales cultos del español, propios de situaciones elevadas, lo cual puede contribuir, sin duda, a la unidad de la lengua. Hay, asimismo, programas televisivos que exhiben situaciones comunicativas informales, festivas, a veces vulgares, que en nada contribuyen a la educación idiomática ni a la unidad. Por otra parte, cuando hablamos de unidad, no estamos pensando en 'uniformidad'. Nuestra lengua materna es sana y robusta por su vigorosa unidad dentro de su rica diversidad".

-Hay una tendencia muy fuerte en el comercio a trasladar al inglés las palabras claves de la compra-venta y a los títulos de tiendas. ¿Es un fenómeno neutro para la salud del idioma o introduce un factor de pérdida de identidad?

"El extranjerismo, en sí, no atenta contra la unidad de una lengua y cultura tan florecientes como las nuestras, que -como todo organismo sano- es capaz de adoptar lo que necesita y desechar lo superfluo. Mucho se ha mencionado, en este sentido, el léxico del fútbol en el que, cuando llegó de Inglaterra, todos los nombres de las posiciones de los jugadores estaban en inglés, como es natural. Hoy la mayor parte de ellas se expresan en español. No existen lenguas puras y el español se ha enriquecido en su historia con el aporte de diversas lenguas y culturas (por ejemplo, el ibérico, el vasco, el germánico, el árabe, el italiano, el francés, el inglés). Los títulos de negocios en inglés, con finalidades persuasivas, no afectan al español; es fenómeno que merodea por la superficie de la lengua. Hay circunstancias mucho más profundas que amenazan la identidad (como la 'indolencia lingüística': 'habla como quieras', la incultura y el bajo nivel de la educación)".

-Dentro de ese mismo tema, ¿se puede hablar de "siutiquería"?

"Muchas veces, el uso de anglicismos constituye una 'siutiquería'. ¿Por qué decir break si tenemos recreo, receso, pausa?".

-Usted ha destacado la vivacidad de la lengua y que hay ciertas palabras que tienen tenacidad histórica. Pero hay otras, sobre todo las que están más cercanas a la afectividad de las personas, que son más susceptibles de transiciones semánticas, de ir cambiando. ¿Nos puede dar algunos ejemplos de esto en Chile?

"Las 'transiciones semánticas' están en los fundamentos de la creatividad lingüística, esto es, del lenguaje sin más. La literatura no existiría sin ellas: ¿Cómo decir lo 'nuevo', lo 'no dicho', con los mismos recursos lingüísticos? Ellas constituyen la base de la metaforización. Manifestación muy rica de la producción de sentidos es la rica fraseología que usamos cotidianamente (como 'aserruchar el piso')".

-En su artículo "Advertencias sobre el uso de la lengua castellana", Andrés Bello enumera un conjunto de vicios del castellano hablado en Chile y sugiere corregirlos: "En Chile, la ínfima plebe muda siempre en -ís la terminación -éis de los verbos, diciendo vís, comís, juntís en lugar de veis, coméis , juntéis" . El vos desapareció del lenguaje hablado en Chile, sin embargo la incorrecta conjugación de los verbos perduró. ¿A qué lo atribuye?

"Usted se refiere al fenómeno del voseo verbal, que hoy, predominante en Chile, ya no tiene distribución social ('inculto') sino situacional ('coloquial'). Bello lo combatió como uso socialmente desprestigiado. A su magisterio se atribuye que no se haya hecho universal en Chile, como sucedió en Argentina (que tiene voseo pronominal sin presencia de tuteo). Durante la segunda mitad del siglo XX, el voseo tomó fuerza en la informalidad de nuestros modos de hablar".

-Con respecto a la nueva edición del Diccionario de la RAE, mucho se ha especulado sobre la incorporación de nuevas acepciones de la palabra matrimonio. El último Diccionario de la RAE dice que es una unión entre un hombre y una mujer...

"El nuevo Diccionario de la RAE por cierto mantendrá la acepción tradicional, pero también agregará una nueva denominación que corresponde a un cambio en la cultura: 'En determinadas legislaciones, unión de dos personas del mismo sexo, concertada mediante ciertos ritos o formalidades legales, para establecer y mantener una comunidad de vida e intereses'. Esa acepción es nueva, pero con restricciones. Estamos ante un tema muy sensible, por eso la definición será muy cuidadosa. Lo que hace un diccionario no es dar carta de ciudadanía a una palabra que no existe. Los diccionarios registran los usos, lo que está ocurriendo. No recomiendan una determinada realidad, sino que dejan constancia de ella".

"Los títulos de negocios en inglés, con finalidades persuasivas, no afectan al español; es fenómeno que merodea por la superficie de la lengua".

"El nuevo Diccionario de la RAE por cierto mantendrá la acepción tradicional (de 'matrimonio'), pero también agregará una nueva denominación que corresponde a un cambio en la cultura".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p>Alfredo Matus considera que el extranjerismo no atenta contra la unidad de la lengua. En la imagen (a la izquierda) se aprecia un típico título de negocio de servicentro en inglés.</p><p>Parte de las adiciones, supresiones y enmiendas del Diccionario RAE 2014 -no exenta de polémica- es la acepción de matrimonio entre dos personas del mismo sexo.</p>

Alfredo Matus considera que el extranjerismo no atenta contra la unidad de la lengua. En la imagen (a la izquierda) se aprecia un típico título de negocio de servicentro en inglés.

Parte de las adiciones, supresiones y enmiendas del Diccionario RAE 2014 -no exenta de polémica- es la acepción de matrimonio entre dos personas del mismo sexo.



Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales