viernes 31 de mayo de 2013  
Rutger Hauer:
El actor-ícono que aterriza en el cine Chileno
 
Pasó a la historia como el replicante de "Blade Runner", y desde entonces ha tenido un sinfín de papeles fantasiosos o terroríficos en su carrera. Ahora será uno de los protagonistas de "El futuro", la nueva cinta de Alicia Scherson basada en el libro "Una novelita lumpen", de Roberto Bolaño. Aquí, el holandés habla del escritor, de la diferencia entre ser actor y estrella, y de su aparición en la nueva temporada de "True Blood".  

Isabel Plant Como si adaptar a Roberto Bolaño, por primera vez, a la pantalla grande no fuera suficiente reto para un cineasta, Alicia Scherson ("Play", "Turistas") tenía en el caso de "Una novelita lumpen" otro desafío importante: encontrar a Maciste, un personaje clave. "Era muy difícil, porque tenía características muy específicas. Tenía que ser un tipo grande, que hubiera sido Mister Universo, que tuviera aura de estrella de cine antiguo. Que fuera viejo, pero a la vez suficientemente sexy como para que fuera creíble que la Manuela Martelli se enamorara de él. Y, además, tenía que ser buen actor. Dimos ene vueltas, haciendo brainstorming, pensando en el mundo entero, quién puede ser. Fue una iluminación de Bruno Bettati, mi productor: busquemos a Rutger Hauer".

-Creo que hace unos tres años me llamó uno de mis agentes y me dijo que había una directora interesada en mí -cuenta Hauer, al teléfono desde Los Angeles. Hauer, holandés, pasará a la historia fílmica por ser el poético replicante de "Blade Runner", pero ha hecho tanto más. Hoy hace una decena de proyectos al año, muchos de dudosa calidad, otros tantos de la mejor en su estatus de ícono fílmico, como "Batman inicia" o "Sin city". Hauer estaba en Amsterdam, Scherson viajó, se juntaron, vieron la primera versión del guión, ella le mostró la novela de Bolaño.

-No había leído nada de él, porque eran libros difíciles de encontrar en inglés. De este encontramos una traducción al alemán. Y me encantó -dice el actor.

Pasó un año. Scherson, siempre con la meta de hacer una película fiel al libro, hizo correcciones al guión.

-Yo le había dicho 'mantenme al tanto' -cuenta Hauer-. Ella quiso que me juntara con los actores, para ver si podíamos hacer un buen equipo. Y en el ensayo estaba claro que encajábamos bien.

Así, Alicia Scherson comenzó a hacer una película hablada en inglés e italiano, rodada en Chile, Alemania e Italia, con actores italianos, una chilena - ManuelMartelli- y con Rutger Hauer como Maciste: "El futuro", basada en "Una novelita lumpen" de Bolaño.



EL ÍCONO. La historia de "El futuro" es así: Bianca (Martelli), de 19 años, debe hacerse cargo de sí misma y de su hermano Tomás luego de que sus padres mueren en un accidente. La vida se altera cuando Tomás trae a casa a dos hombres que se instalan ahí. Eventualmente atraen a Bianca hacia un plan: adentrarse en la casa de un viejo protagonista de películas épicas, Maciste, y robar una caja fuerte.

Hauer, toda una vida frente al lente, le aporta al personaje una historia que resuena ante los espectadores: Tiene esa aura de actor cuya sobrevivencia en pantalla se debe a las glorias de antaño. Hauer, holandés, 69 años, partió su carrera de la mano de Paul Verhoeven en una serie para televisión, "Floris", en 1969. Luego vino la fama global para la dupla, cuando en 1973 llevaron a la pantalla grande el drama erótico "Delicias turcas", que fue nominada a Mejor Cinta Extranjera en los Oscar. En los 80 hizo un desembarco hollywoodense, con cintas como "Blade Runner" o "El hechizo del águila". En 1986 hizo la icónica "The hitcher", donde encontró otro rubro donde encasillarse: villano. En los 90, aunque Hauer siguió haciendo un cerro de cintas, los títulos importantes escasearon, hasta un resurgimiento hollywoodense en los 2000, con cintas como "Sin city".

-¿Se identificaba en algún nivel con Maciste, por tener esa especie de estatus de ícono cinematográfico?

-No, no. Una de las cosas que me molesta de él es que se sentía como un hombre viejo que solo habla del pasado, y yo quería darle un futuro. Hace 20 años o más Maciste era una estrella, y yo quería darle una vida hoy. Y yo no me relaciono mucho con lo de ícono, yo básicamente trato de hacer trabajos interesantes y eso es inusual porque lo hago desde hace mucho tiempo. Tengo suerte. Yo no soy una estrella de cine, soy un actor, y hay una diferencia. Los actores vamos a trabajar y lo hacemos lo mejor que podemos. Una estrella es una industria.

-¿Qué sí le gustaba del personaje?

-Mi interpretación de la historia es que la chica no ha superado la pérdida de sus padres. Está pasando por un momento difícil, y yo esperaba darle algo de esperanza en un mundo donde a nadie le importa un carajo. Quería ampliar el horizonte de Maciste, que vive en un espacio tan cerrado, quería que tuviera un corazón y una mente grande.

Las escenas entre Maciste y Bianca son quizás las más atractivas de la película: entre Hauer, sus arrugas y su pelo blanco, y la desnudez de Martelli, joven y pequeña y frágil. Hauer cuenta que filmó en Chile, pero que no vio mucho del país, pero que Martelli, Scherson y el equipo le hicieron la experiencia muy agradable; para él siempre fue un riesgo aceptar una película en otro idioma: "Me sentí confiado en que estábamos haciendo la misma película".

-Rutger y yo tenemos personalidad fuerte -dice la directora Alicia Scherson-. Yo como directora soy muy controladora. Él es un actor muy propositivo. Había que negociar mucho las escenas. Encontramos un modo de conversar y a partir de eso surgieron modificaciones súper buenas. También hay que lidiar con un tipo de actor que tiene una habilidad con la cámara que es admirable, nosotros no tenemos actores con tanto carrete en cine. Era bonito ver cómo él avanzaba, sentía la luz y se detenía orgánicamente, era una clase de actuación.

Hauer se sumó al proyecto con una idea clara, que era la misma de la directora: que esta fuera una adaptación fiel a la novela.

-Estoy muy feliz de que se apegue tanto al libro -dice Hauer sobre "El futuro", que se ha presentado ya en los festivales de Sundance y de Rotterdam-. Estoy muy contento de que la gente pueda llevar la cinta, porque es una historia difícil, no hay muchas así, que te hagan pensar. Son golpes duros, con un ojo agudo de directora y del escritor.



DE VUELTA A LA TV.

-No me puedo ir, estoy atascado. Es como un matrimonio -dice Hauer.

Habla de estar en Los Angeles, California, siendo que su casa es Holanda. Aunque en los últimos años no ha trabajado mucho en Hollywood, por estos días no puede dejarlo porque le falta grabar un par de escenas para su nueva aventura televisiva. Luego de décadas en películas de terror o fantasía, Hauer aterriza hoy en la serie que mezcla esos géneros con una buena dosis de sexo y humor: "True Blood".

La contratación de Hauer había sido anunciada, pero el personaje quedó en el misterio. Luego vino un revuelo viral, de parte de la fanaticada apasionada de Sookie, la humana-hada rubia que pasa del amor al odio con el vampiro Eric y el vampiro Bill, ya que se filtró a internet una foto de Hauer en el set, con el pelo blanco a lo Einstein o Phil Spector.

-Es un personaje muy divertido y antiguo que viene a ayudar a Sookie a, literalmente, encontrar su luz -dice Hauer- Y eso la ayuda a sobrevivir, supongo que por el resto de la serie. El día de la foto estábamos haciendo algo especial, se pone más eléctrico. Al día siguiente estaba en internet, la gente pensó que era un vampiro, pero ya podemos aclarar: soy un hada. De 5 mil años de antigüedad. Ese soy yo (se ríe).

-¿Era fanático del programa antes?

-No, porque como vivo fuera de Estados Unidos y viajo todo el tiempo no lo puedo ver. Estuve tratando de verlo en Holanda, pero tenía que piratearlo, y fui un buen chico y dije 'mejor que no'. Esperé para volver a los Estados Unidos y vi como seis episodios de la primera temporada y algunos de la última. Así que me hice una idea, pero cuando firmé, fue ciegamente y esperando lo mejor.

La película "El futuro" 
se estrena el 6 de junio en cines. 
La serie "True Blood"
se estrena el 16 de junio por HBO.

"Yo no soy una estrella de cine, soy un actor, y hay una diferencia. Los actores vamos a trabajar y lo hacemos lo mejor que podemos. Una estrella es una industria"

 

Isabel Plant.

   
Términos y Condiciones de la Información
© El Mercurio S.A.P.