ELMERCURIO.COM Volver

GUERRA CIVIL EN SIRIA | Se agudiza el saqueo:
"Ellos me dan antigüedades, yo les doy armas"

Domingo 2 de junio de 2013

La antigua ciudad de Palmira, uno de los seis sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO de Siria, es uno de los lugares que han sido afectados por la guerra civil.

A medida que el conflicto continúa en Siria -cuyo territorio tiene valiosos vestigios romanos, bizantinos, omeyas y otomanos- se incrementa el apetito de anticuarios y ladrones. Tablillas cuneiformes, frisos, estatuas romanas y monedas bizantinas son algunos de los objetos más preciados: muchos de ellos se intercambian por armas.
 


FERNANDE VAN TETS  

FERNANDE VAN TETS
Foreign Policy

"No importa de qué período sea. Sólo me importa cuánto vale", dice Abu Khader, un contrabandista de Majdal Anjar, una pequeña ciudad libanesa en la frontera sirio-libanesa. El contrabando de todo tipo de cosas, desde cigarrillos hasta armas, ha sido desde hace tiempo un negocio familiar. Pero ahora los combatientes del Ejército Libre de Siria (ELS) han comenzado a explorar una nueva alternativa para financiar la compra de armas: antigüedades sirias robadas.

Tablillas cuneiformes, frisos y estatuas romanas y monedas bizantinas son particularmente populares. "Ellos me dan antigüedades y yo les doy armas", explica, simplemente, Abu Khader. Un AK-47 puede costar US$1.200 hoy en día en el mercado negro y una más deseable carabina M4 puede valer alrededor de US$4.500. La venta de antigüedades puede ayudar a financiar estas compras. "Yo he comprado al menos 100 objetos", dice Abu Khader.

Además de los terribles costos humanos y económicos de la guerra civil en Siria, el conflicto ha devastado su patrimonio cultural. En una conferencia de la UNESCO celebrada en febrero, la Dirección General de Antigüedades y Museos de Siria manifestó que el saqueo ha sido más perjudicial que la lucha que está asolando las mezquitas, las casas antiguas y los castillos de los Cruzados.

Todo está en peligro

Sólo un 3 por ciento de los sitios patrimoniales de Siria permanecen fuera de las zonas de conflicto, de acuerdo con un mapa publicado por la Unidad de Información Humanitaria del Departamento de Estado de Estados Unidos. Un informe de 2012 del Fondo del Patrimonio Mundial también muestra un panorama sombrío: todos los sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO en Siria se han visto afectados por la guerra, desde las antiguas ciudades de Alepo y Damasco hasta el castillo de los Cruzados -conocido como el Crac des Chevaliers- y la ciudad romana de Bosra.

Siria es un tesoro arqueológico, con antigüedades de épocas romanas, bizantinas, omeyas y otomanas. El país acogía hasta 100 expediciones arqueológicas extranjeras al año antes de que comenzara la guerra. La destrucción del milenario minarete de la mezquita Omeya en Alepo el 24 de abril ha sido sólo la última víctima de la violencia.

El saqueo se ha vuelto más común a medida que el conflicto se prolonga. "No había mucha evidencia de saqueos en esta época el año pasado, pero ahora sí la hay", señala la estudiante de la Universidad de Durham, Emma Cunliffe, autora del informe sobre el Patrimonio Mundial.

Hubo saqueos similares tras la invasión de Irak, la guerra en Libia, e incluso el levantamiento en Egipto. De acuerdo a Maamoun Abdel-Karim, director de la Dirección General de Antigüedades y Museos de Siria, dicho organismo recibió al menos 4.000 objetos decomisados en el transcurso de 2012, la mayoría de los cuales fueron recuperados al intentar ser sacados fuera del país.

Se nota tensión en la voz de Abdel-Karim, al hablar sobre los esfuerzos que se hacen en Siria para minimizar el daño causado a sus 35 museos y 10.000 sitios arqueológicos. "Estamos trabajando con la población local para preservar la arqueología siria y evitar que se repita lo que sucedió en Irak en 2003".

Los museos, señala Abdel-Karim, están en buenas condiciones y las colecciones han sido trasladadas a lugares seguros. El Museo Nacional de Damasco es el más famoso de los museos que están bajo su control, pero actualmente ha cerrado sus puertas al público y la mayoría de sus 77.000 objetos han sido embalados. Karim observa que la parte externa de los museos de Hama, Alepo y Homs sufrieron daños durante las refriegas.

La arqueóloga libanesa Joanne Bajjaly, quien documentó anteriormente los efectos de la guerra sobre el patrimonio cultural del Líbano e Irak, considera que la agencia oficial de antigüedades de Siria podría estar subestimando la magnitud del saqueo. "Como nadie previó esta guerra, nadie de los museos regionales del país fue entrenado para asegurar sus colecciones", explica.

Solo cuando la guerra ya se había prolongado un tiempo, los funcionarios sirios comenzaron a pensar en un modo de salvaguardar el patrimonio cultural del país. El personal del museo de Damasco solo recibió capacitación en línea en enero.

Pero muchos museos regionales no tuvieron tiempo para ello. "No sabemos qué ha sucedido en lugares como Hama y Homs", dice Bajjaly. Agrega que artefactos con números que los identifican como pertenecientes a museos sirios han aparecido en el mercado internacional.

Mafias arqueológicas

Pero el verdadero problema son los sitios arqueológicos. "Es imposible preservar 10.000 sitios arqueológicos en Siria", sostiene Abdel-Karim. A diferencia de los artefactos robados de museos, no existe una base de datos que pueda determinar si un objeto excavado del suelo procede de Siria. El régimen sirio lanzó una campaña por radio y televisión llamado "Siria, mi patria", para alentar a la población local a proteger los sitios arqueológicos. Pero estos esfuerzos están fracasando: Abdel-Karim afirma que son "mafias arqueológicas armadas" las que organizan la mayoría de los saqueos.

Antes de la guerra, Siria custodiaba fuertemente los sitios arqueológicos y las personas que excavaban sitios ilegalmente recibían penas de prisión de 10 a 15 años. Ahora el régimen tiene otras prioridades.

"La gente sabía donde estaban las cosas antes de la guerra, pero ahora que el Estado ha desaparecido, están excavando", explica un hombre del valle de Bekaa en el Líbano, cerca de la frontera con Siria, que se hace llamar "el maestro". Su interés por las antigüedades comenzó como un hobby, pero ahora obtiene grandes ganancias comprando antigüedades sirias y evaluando los objetos que los combatientes del ELS le traen al contrabandista Abu Khader.

El objeto más caro que ha visto es una tablilla cuneiforme que se vendió en US$20.000. Muestra con orgullo un busto labrado de una mujer de la nobleza romana que fue excavado en las montañas de los alrededores. Espera obtener por ella al menos US$2.000.

El precio de las antigüedades se ha multiplicado por diez en la última década, alentando aún más a los posibles saqueadores. "Ser dueño de antigüedades te permite ser dueño de un trozo de la historia", afirma Bajjaly. "Y te compran algo mucho más importante: prestigio, sobre todo si donas un objeto muy valioso o una colección a una institución".

La mayor demanda de antigüedades sirias proviene de Israel, Gran Bretaña y los Estados Unidos. El Golfo Pérsico es también un mercado que va en ascenso, sobre todo Dubai, dice Julian Radcliffe, director del "Art Loss Register", la única organización mundial dedicada al seguimiento de las obras de arte robadas. "Allí hay mucho menos vigilancia de la aduana".

Christie's afirma que no ha visto un incremento en su material de Siria, aduciendo estrictas políticas internas. Además, los catálogos son ampliamente divulgados y están disponibles en línea. Debido a dicha transparencia, es "extremadamente poco probable que los traficantes utilicen subastas internacionales para vender material ilícito", señala Matthew Paton, de Christie's.

Pero por debajo de los concesionarios de élite, cientos de pequeños comerciantes están más que dispuestos a vender antigüedades robadas en el mercado negro. Por otra parte, las antigüedades están ahora también disponibles en línea a través de un número creciente de sitios como eBay, donde se pueden comprar antigüedades tales como monedas romanas con sólo apretar un botón. Objetos más especializados, como tablillas cuneiformes, pueden ser hallados en sitios como artemission.com o a través de subastas en icollector.com. El origen y legalidad de dichos objetos son a menudo turbios y poco claros.

________________________

Sólo el 3 por ciento de los sitios patrimoniales de Siria permanecen fuera de las zonas de conflicto.