Así son Chile y los chilenos según los extranjeros

"Aman el fútbol", "son cuadrados", "tienen espíritu de lucha" y "no respetan sus ciudades". Pedimos a un grupo de extranjeros que viven en Chile que escriban a sus padres contándoles qué opinan sobre nuestro país y su gente. Que lo hicieran de corazón para saber de verdad cómo nos ven. Esta es una pequeña radiografía de lo que piensan de nosotros los "amigos forasteros".  

Pedro Pablo Aldunate 

Daniel Crespo
27 años.
Nacido en Quito, Ecuador
.
Periodista y filósofo. Soy director del Instituto Res Publica y profesor de Filosofía en el Colegio Monte Tabor y Nazaret.
Vine a Chile hace 7 años por una beca y me quedé.
Me quedaré indeterminadamente, ya que me casaré con una chilena en agosto.

Pablo Crespo
23 años.
Nacido en Quito, Ecuador.
Estudiante de Derecho.
Vino a Chile hace 7 meses para conocer el país y estudiar dos semestres de Derecho.
Se quedará hasta diciembre, a menos que haya un cambio de planes.

Mauricio Gómez
Edad: 34.
Profesión: Economista.
Tiempo en Chile: 1 año y 8 meses.
Por cuánto tiempo se queda: Indefinido (se quiere quedar para siempre).
Trabaja o estudia: Trabaja.Ciudad de origen: Santos, Sao Paulo.

Brett Walters
Edad: 29.
Profesión: Actor y escritor.
Tiempo en Chile: 1 año y medio.
Si se queda por un tiempo determinado: Unos 2 meses más (de ahí se va a Brasil).
Si estudia o trabaja: Trabaja
Ciudad de origen: Kalamazoo, Michigan.

Dominique Meyer, pero todos me dicen Mimi
Edad: 23 años
.
Tiempo en Chile: llegué en agosto del 2011 y me quedo para un tiempo indeterminado.
Trabajo: Publicista en una productora de eventos.
Nací: en Palma de Mallorca en España y de madre italiana y padre francés.

 "Todo es para ayer"

Queridos papás:

Les quiero contar de mi vida aquí en Chile, para que conozcan un poco mejor dónde estoy viviendo ahora.

Bueno, como bien saben yo llegué aquí de intercambio a la universidad a mitad de semestre y fue complicado integrarme a las clases y al sistema universitario. Especialmente porque en un comienzo la gente no fue tan abierta a integrarme a sus grupos de trabajo porque tenían miedo de que fuera floja y me miraban un poco como extraterrestre.

Mientras que en la universidad me encontré con gente más cerrada, por fuera no paraba de conocer más y más gente buena onda, interesada en saber de mi vida, mi país y mi cultura. Yo feliz de compartir con ellos y aprender todo lo que es Chile y lo que significa ser un chileno de verdad.

Al principio no entendía ni una palabra de lo que decían, con tantos modismos. Hasta el día de hoy no sé cuántos significados diferentes puede tener la palabra "huevón", pero me volví una chilena más y cada dos palabras yo también digo "huevón".

Aún recuerdo cuando probé mi primera piscola; no me gustó nada y ahora no la cambio por nada en el mundo. Cuando salgo de Chile, echo de menos mi piscola con Coca-Cola Zero. Tengo que decir que los chilenos son buenos para salir. "Carretean" día por medio. No sé cómo lo logran; aún no he aprendido a tener ese mismo aguante.

Pero creo que una de las cosas que más me sorprende de los chilenos es la cantidad de asados que hacen. Cada domingo hay asado en casa de alguien; partido de fútbol y asado, cumpleaños y asado, 18 de septiembre y asado. Se come hasta reventar, pero es imposible parar cuando el asado es delicioso. Hasta el día de hoy no me ha tocado ni un asado malo.

Ahora que estoy trabajando, el mundo laboral chileno se compone en correr de lado a lado porque todo es para ayer, todo es urgente. Es curioso, pero al mismo tiempo la gente se la toma con calma.

Me encanta la variedad de cosas que he vivido estos dos últimos años en mi nuevo hogar y estoy segura de que aún me queda mucho que aprender y ver de mi nuevo país.

Mimi Meyer, española.

"Chilenos súper deportistas"

Querido papá:

¿Cómo estás? Yo aquí con muchas "saudades". Sí papá, entre comillas, porque aquí en Chile, ¡esa palabra no existe! Bueno, pero ya me dijeron que puedo usar "echar de menos", que es muy similar.

Aquí es lindo. No hay nada como despertar en las mañanas y mirar la cordillera, con su grandiosidad. También están los parques, las plazas y las calles con árboles, que nos encantan. Santiago es una ciudad muy bonita, y eso que nuestros amigos nos cuentan que Santiago no es Chile y que hay mucha más belleza. Con el tiempo queremos empezar a viajar y conocer más. El fin de semana fuimos a Viña del Mar y Valparaíso, muy bonito. Nos recordó un poco a Santos y el olor a mar nos trajo muchos recuerdos de Brasil.

Aquí las estaciones del año son marcadas; lo que tú ves en la primavera es totalmente distinto del otoño, por ejemplo. Hasta el ánimo de las personas cambia.

El pueblo chileno es súper especial. Tienen un espíritu de lucha que admiro, creo que ni ellos lo saben. Considerando eso, si en el fútbol le ponen todas esas ganas, los veremos en Brasil en 2014. ¡Sí, papá!, aquí les encanta el fútbol, claro que yo les echo tallas y les digo "si les gusta tanto el fútbol, ¿por qué no lo aprenden...?". Nos reímos mucho.

Los chilenos son serios cuando te conocen, pero después se sueltan y son súper divertidos. Lo que tú me dijiste: "Cada pueblo tiene su manera de ser". Es verdad. Nuestros vecinos son aquí en Chile nuestros mejores amigos. Hacemos "carretes" y compartimos harto con ellos. Hacen asados distintos a los brasileños, pero mi vecino hace uno muy bueno con una carne que se llama lomo vetado. Es que aquí los cortes de las carnes son distintos, no está el "cupim". ¡Qué ganas de comer un buen cupim!

La empresa en que trabajo es top, las oficinas son nuevas, estamos al lado de un parque. Mis jefes y compañeros de trabajo son, como se dice, "la raja". Realmente tuve suerte.

Si hay algo que NO nos gusta de Santiago es la polución y la cantidad de perros callejeros, principalmente ahora en invierno. Es muy triste.

En cuanto a comida, nos encantan las empanadas y la chorrillana. Ni comentar los vinos, uno mejor que el otro y una gran variedad. Cuando vayamos a Brasil llevaré varias botellas para que tomemos juntos.

Te cuento también que estoy empezando a encontrar a los chilenos súper deportistas. Siempre veo personas corriendo, andando en bicicleta y practicando deportes en los parques.

Con los años he aprendido que la perfección en su 100% no existe, pero aquí en Chile están más cerca que Brasil en muchas cosas.

Bueno, papá, me quedo por aquí.

Mauricio Gomez Poblete, brasileño.

"Una estructura vieja"

Querido papá:

Ya llevo más de un año en Chile y quería contarte mi experiencia. He viajado por todo el mundo y ningún país es perfecto. Chile es un país con gente maravillosa. Algunos de ellos son muy trabajadores, como los chileno-alemanes de la familia de mi esposa Sabina. En cierto sentido se parece a California, ya que tiene de todo: montañas, playa, espacios abiertos. Puedes hacer surf en la mañana y por la tarde ya estás en la montaña. Hay desiertos y lagos, es una tierra hermosa. También están La Vega o el Mercado Central, el contacto con la gente, las empanadas, completos y los sándwiches ases, que me encantan.

Sin embargo, he notado que es una sociedad muy cerrada y muchas veces pesimista. Son muy cuadrados e insertos en la tradición. Es impresionante ver cómo en el Metro la gente no deja salir y se quedan parados, o cómo las micros se te tiran encima, incluso si vas en bicicleta. Los chilenos miran hacia abajo y no se abren, y para ellos todo es malo. No respetan sus ciudades y botan la basura a la calle. Chile tiene un montón de cosas buenas, pero si los chilenos tienen los ojos en el suelo, no las podrán ver.

La gente rica habla mal de los pobres y los pobres hablan mal de los ricos. Los ricos son dueños de todo y lo tienen todo; eso es malo porque sus hijos no aprenden nada, no ven el mundo real. Hay un círculo vicioso, porque los ricos pretenden que los pobres trabajen con pasión, pero no están dispuestos a pagarles más por eso. O sea, no hay incentivos, no hay competencia. En Chile piden miles de trámites para hacer un negocio; por ejemplo, yo gano plata pero no puedo hacer nada sin contrato. Ni tener celular siquiera. Es una estructura vieja.

También hay una jerarquía con los apellidos y con la apariencia física; por ejemplo, como soy alto y rubio, recibo más ofertas. Es una verdadera pirámide. La gente es preocupada por los títulos o el diploma, y no consideran a alguien con sueños y ganas de trabajar. Esto se suma a que hay mucha desconfianza y miedo; tanto, que las casas están todas enrejadas.

Tengo muchos amigos acá, pero todos o son chileno-extranjeros o han viajado, por lo que conocen otras culturas y son más abiertos, sacan de todo un poco. Eso se traduce en más corazón, más emprendimiento.

Se pueden arreglar muchas cosas en Chile, y ese es un cambio que ya está haciendo la generación que está en los 30, que es más abierta que sus padres. Ellos lo están haciendo ahora y tengo esperanza de que van a hacer de este país algo mucho mejor.

Un abrazo muy grande,

Brett Walters, estadounidense.

"Es muy bien visto tener muchas 'r'"

Queridos papás:

Ya nos hemos ido acostumbrando a Chile aunque extrañamos muchísimo Quito, la comida ecuatoriana y, sobre todo, a ustedes.

Debemos admitir que los chilenos no conocen mucho sobre Ecuador. Muestra de esto es cuando, con una sana intención de conversar, nos han preguntado sobre la vida en Centro América -lugar muy alejado de Ecuador, por cierto- o, en búsqueda de puntos en común, nos han contado que tienen grandes amigos colombianos o venezolanos. Si supieran que la lluviosa y fría capital ecuatoriana está rodeada de imponentes nevados, no aludirían a la calidez de nuestras latitudes "caribeñas".

Nos tomó un tiempo comunicarnos correctamente. Entender palabras como brígido, pega, chato, caleta, penca, taco, chanta, fome, pastel, piola, filo, seco, caña, jote, bolsero, chanta, carrete, micro, curado, luca, talla, al tiro, pelar, garabato, cuico, entre otras, le permitirán a cualquier hispano mantener una conversación con destacada fluidez por al menos 12 o 15 respetables minutos. También hemos aprendido a interpretar acertadamente los códigos del lugar. Por ejemplo, cuando alguien diga que estará en el lugar acordado en cinco minutos, probablemente está saliendo de su casa; si dicen "si llego, llego" quiere decir que no llegarán; y si dicen "déjame cachar qué onda", no es sino una forma educada de decir que no están interesados en absoluto.

No obstante estas distinciones culturales, hemos encontrado puntos en común. Quizás la más notable es el amor que comparten ambos países por el fútbol. Esta pasión se vuelve más notoria en Chile cuando juega la denominada "La Roja".

Pero también nos hemos visto un poquito ofendidos con algunas actitudes. Por ejemplo, que los chilenos no están muy acostumbrados a ver razas y colores distintos. Muestra de eso es que un afroecuatoriano aquí es un "negrito" y un peruano es un "peruanito". Un día incluso nos felicitaron por no parecer "ecuatorianos", porque pasábamos "piola como chilenos". En cuanto al humor, el chileno no suele reírse de la situación, sino de las personas y sus defectos. En ese sentido, sí ha sido duro acostumbrarnos.

Pero poco a poco nos hemos dado cuenta de que no hay maldad en esas actitudes. Simplemente, son culturas distintas. De hecho, faltan palabras para hablar de las virtudes que hemos visto en los chilenos. No saben ustedes cuán llenas de jóvenes están las iglesias, ni todo el nivel de participación que tienen en trabajos sociales, ni el empuje y fuerza que tienen para salir de las dificultades. Es notable. Tenemos mucho que aprender de ellos.

Por último, les comentamos que cambiaremos nuestro apellido de Crespo, a Crrrespo. Aquí es muy bien visto tener muchas "r" en el apellido. Por ejemplo, Errázuriz, Urruticochea o Irarrázabal.

Con todos los matices posibles, en el fondo, es bien cierto aquello de "verás cómo quieren en Chile al amigo cuando es forastero".

Un abrazo "caribeño". Pidiendo su bendición se despiden sus hijos,

Daniel y Pablo Crespo, ecuatorianos



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:GONZALO CATRIAO / COMPOSICIÓN DIGITAL: KATHERINE OLGUÍN

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales