Egon Wolff: "Mi deuda es escribir una obra sobre un hombre frente a la muerte"

A sus 87 años, el dramaturgo está alejado del teatro porque prefiere la tranquilidad. "No me siento representado por el mundo voraz", dice.  

Eduardo Miranda 

Todo comenzó en 1950 con "La muerte de un vendedor viajero", de Arthur Miller. Egon Wolff, que entonces tenía 24 años, llegó al teatro a ver la actuación de su amigo Eugenio Guzmán, pero descubrió el episodio más importante de su carrera. "Esa obra despertó en mí el deseo de escribir teatro. Fui a verla como cinco veces porque me fascinó. Entonces me dije 'Esto es lo que quiero hacer, quiero escribir teatro'", recuerda hoy el dramaturgo a sus 87 años.

Hoy tiene 25 obras a su haber y es el responsable de textos como "Los invasores", "Flores de papel" y "La balsa de la medusa", su trilogía más representada. "Siempre me ha interesado escribir sobre las frustraciones y las no realizaciones de los hombres en una sociedad donde tienen que vender sus principios", cuenta el escritor. Y continúa: "Estuve predestinado a escribir, porque todo lo que yo veía lo traducía en expresiones teatrales. De profesión soy ingeniero químico, pero fui equilibrando ambas cosas con mucha prudencia. Si me hubiera dedicado a la ingeniería, habría sido un frustrado; si me hubiera dedicado solamente a la escritura, habría muerto de hambre".

-¿Hay algún tema que considere pendiente en su obra?

"Mi deuda es escribir una obra del hombre frente a la idea de la muerte. No lo he escrito porque le arranco, porque no me gusta ese tema. Es un problema que no tiene salida y prefiero escribir de las cosas que sí tienen una escapatoria".

-¿Entonces le queda una obra por escribir aún?

"El escribir exige una entrega, una suerte de orgasmo intelectual, y a estas alturas no estoy con ganas de hacer eso (ríe). Prefiero estar tranquilo, y dedicado a la pintura, que me tranquiliza. No sé si mi obra está completa, pero he entregado mucho".

Después de ver tres de sus obras representadas en 2011 y 2012, Wolff dice que opta por estar alejado del teatro, aunque está postulando al Premio Nacional de Artes de la Representación este año. "No me siento interpretado por el mundo voraz de hoy, donde no hay tranquilidad espiritual. El teatro se ha vuelto autorreferencial, y los nuevos autores ya no son investigadores del ser humano; falta tranquilidad y comunicación para eso", concluye.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<br/>


Foto:HAROLD CASTILLO


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales