La transformación de un territorio: crónica larga del barrio República

El nuevo libro de Roberto Merino, "Barrio República", habla de uno de los diseños urbanísticos capitalinos más importantes en el paso de un siglo a otro.  

IÑIGO DÍAZ 

"Nosotros nos fuimos porque la mamá estaba aburrida de la casa. Costaba mucho mantenerla, en realidad. Era muy grande y hacía mucho frío en invierno. Tú llegabas de fuera y en vez de sacarte el abrigo te ponías otro encima. Entonces a la mamá, que estaba más vieja, le dieron ganas de un departamento y simplemente nos fuimos".

El recuerdo de Carmen Alcaíno describe una de las razones -la progresiva disolución del núcleo familiar- de lo que se ha entendido como la "estampida" de las clases acomodadas desde el antiguo territorio residencial que habitaron al sur de la Alameda a partir de la segunda mitad del siglo XIX. Su familia prolongó hasta 1951 esa estadía en una casa de tres patios en calle Dieciocho y Padre Rosales. Luego se trasladó a los nuevos departamentos de calle Bulnes.

Ese es uno de los testimonios rescatados por Roberto Merino en el libro "Barrio República". Se trata de una crónica extendida sin aspiraciones académicas, ni históricas, que recorre las edades -nacimiento, fulgor y declive- de esta unidad espacial, que es también una suma de muchas unidades, sin límites establecidos. Fue encargado por la Universidad Diego Portales para conmemorar sus 30 años.

"No podría darte las fronteras del barrio República porque solo son estimativas. Atienden más bien a modos de vida", dice Merino. La Alameda al norte, Blanco al sur, San Ignacio al oriente "y tal vez Av. España al poniente, incluyendo la blanca y onírica ciudadela conocida como Virginia Opazo", apunta.

"Ni siquiera sé si República es su eje, porque se trata de un espacio súper amplio y con muchas referencias, como la propia Dieciocho o Ejército, calle conectada con otros hitos que remarca Ricardo Astaburuaga Lyon, gran conocedor de Santiago: el Parque Cousiño, el Club Hípico, la antigua Escuela Militar", agrega el autor.

Temor a la revuelta

Tanto la calle República como Dieciocho, fueron bautizadas de esa manera para saludar la obtención de la Independencia. Hasta allí llegaron las familias acaudaladas buscando nuevos lugares para vivir tras una primera residencia en casonas del centro de Santiago. Construyeron sus mansiones y demostraron así su poder al resto de la ciudad.

"Empezó más o menos hacia 1865. República era una urbanización muy moderna y afrancesada. Fue uno de los primeros barrios en contar con luz eléctrica. Pero entonces no era nada de homogéneo. Podían convivir casas señoriales con edificaciones más modestas, gente de sociedad y gente común. Como en un barrio de verdad", dice Merino.

Pero esos buenos tiempos se fueron diluyendo al comenzar el siglo XX. La llamada "huelga de la carne" de 1906 levantó una revuelta popular reclamando por los altos precios de este producto, y puso en alerta a esas familias favorecidas socialmente. "Creo que la amenaza del alzamiento fue importante para la fuga del barrio República. Entre los años 30 y 50 muchos buscaron en los nuevos loteos de Providencia y de El Golf una vida del tipo ciudad jardín", dice.

Entonces, algunas casonas de República se vendieron, otras se demolieron, se abandonaron, se subdividieron o se transformaron, como la de Carmen Alcaíno, que pasó a ser sede del club Magallanes. "El rasgo urbanístico cambió, como cambió antes y como cambia siempre: a fines del siglo XIX, Benjamín Vicuña Mackenna tuvo la sensación de pérdida de la ciudad que él conocía, y que es la misma que podríamos tener cualquiera de nosotros hoy día", concluye Merino.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
El Palacio Aldunate, en la esquina de Alameda y Ejército.<br/>
El Palacio Aldunate, en la esquina de Alameda y Ejército.

Foto:UNIVERSIDAD DIEGO PORTALES

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales