No eres tú, soy yo

Gerardo Varela Alfonso 

Con el cambio de mando no pude dejar de acordarme de esa frase con que me despachaban mis pololas de juventud. Ahora la entiendo, y la usaré para graficar mi desamor con la presidencia que nos deja.

Yo confiaba en que demostraríamos que se puede hacer política social sin subir impuestos; que se puede mejorar la calidad de vida sin criticar el éxito ni frustrar la ambición; que se puede mejorar la educación dando más libertad y empoderando a los padres. Pero son cosas mías; es mi culpa. Él no es así.

Tenía la confianza en que íbamos a racionalizar el Estado, que íbamos a mejorar la protección de los pobres destinando más ahorro privado a la solución de problemas sociales. Nada de eso: el diseño político consistente en que la derecha debe gobernar haciendo lo mismo que la Concertación, pero en forma más eficiente y honesta, y que eso debemos denominarlo "derecha moderna", no sólo es ideológicamente falso, sino que también fue un fracaso político. Se perdió más de un millón de votos. El gobierno efectivamente trabajó mejor, con más eficiencia y probidad, pero con poca alma y sin ninguna épica. Los grandes logros son del sector privado, que cuando no lo estorban, reacciona rápido y bien. El millón de empleos y el crecimiento económico se deben a ellos. Pero en su adiós, ninguna palabra de agradecimiento, ni siquiera un beso de despedida.

Pero la culpa es toda mía. Él fue fiel a lo que mostró y prometió. Es oportunista, y no principista; busca la rentabilidad de corto plazo, y no la sustentabilidad del largo plazo; cree en rendir cuenta del pasado, y no en liderar para conquistar el futuro. Nuestro Presidente fue fiel a sí mismo y a su manera de hacer las cosas. Es como esas películas modernas, con muchos efectos especiales y poco contenido. Pendrives y carpetas sobre energía, en vez de explicarle a la ciudadanía que nuestros hogares e industrias la necesitan y demandan sacrificios. Crítica al lucro en educación, que viene de una prohibición dictatorial, en vez de defender la libertad de organización y la nobleza de ganar plata honradamente educando al prójimo. Subir impuestos para después regalar bonos que se ganan el aplauso fácil de los beneficiados. Esas son todas políticas de florero: lucen bien, pero se marchitan rápido, porque no tienen raíces.

De este amor fallido se rescata principalmente al apoyo popular que lo eligió y la despedida manejando su propio auto. Asimismo, es gratificante comprobar que seguimos contando con hombres buenos, probablemente los mejores, que estuvieron dispuestos a sacrificar familia y trabajo para servir a su país. A ellos mis agradecimientos, por su servicio a la patria.

Pero esa presidencia es historia. Como dicen los ingleses, "The King is dead, long live the Queen".

Soy un chico fácil, ahora mi corazón está con la Presidenta que llegó. Siempre he admirado en las mujeres esa capacidad de combinar lo antiguo con lo viejo. Un aro por aquí, un pañuelo por allá, y lo que parecía antiguo y pasado de moda luce moderno y vanguardista. Ojalá nuestra Presidenta, sin cambiar mucho, parezca que cambia todo. Que vuelva a las raíces del progreso y la prosperidad, que desde siempre es el trabajo duro, el esfuerzo, la libertad personal y la responsabilidad individual. Ningún país se desarrolló nunca sin que su pueblo se esforzara y se hiciera responsable de su destino. Desde el Imperio Romano hasta la destruida Unión Soviética, pasando por la Suecia moderna, todos descubrieron que las naciones detienen su progreso cuando el Estado expropia el éxito individual y pretende eliminar los riesgos e incertidumbre del futuro. Es engañoso, detiene el desarrollo, restringe la libertad y los pueblos se acomodan a las falsas promesas de seguridad.

Pero bueno... confío en no sufrir otro desengaño y que esas tres cartas perfumadas que estoy esperando (las reformas constitucional, tributaria y educacional) no terminen este idilio antes de empezar con un simple "no eres tú, soy yo".

TODOS DESCUBRIERON QUE LAS NACIONES DETIENEN SU PROGRESO CUANDO EL ESTADO EXPROPIA EL ÉXITO INDIVIDUAL Y PRETENDE ELIMINAR LOS RIESGOS E INCERTIDUMBRE DEL FUTURO.

GERARDO VARELA ALFONSO

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales