"Panchito en la tierra de la fantasía":
Rescatan cómic perdido del poeta Rodrigo Lira

Publicado por Ediciones Asterión, el libro está al cuidado del escritor y especialista en ilustración Jorge Montealegre.  

Roberto Careaga C. 

Era un completo anónimo. Aún ni siquiera era poeta, pero algo escribía. Rodrigo Lira tenía 22 años cuando golpeó la puerta de la flamante y popular editorial Quimantú, a mediados de 1971. Iba con un proyecto para la revista infantil Cabrochico, una historieta sobre la vida de Manuel Rodríguez. Le fue mal. En el segundo intento tuvo mejor suerte: propuso una historia que alteraba todos los códigos de los cuentos de hadas y pasó a ser colaborador del equipo. Poco después, su cómic "Panchito en la tierra de la fantasía" se imprimía con dibujos de Ariel, entre los números 14 y 18 de la revista. Fue la primera publicación del poeta que agitó la escena literaria de fines de los 70 y por años estuvo perdida.

Autor de culto de la literatura chilena, Lira fue un ácido francotirador que llevó al extremo la antipoesía parriana. Murió a los 32 años -se suicidó- habiendo publicado apenas en un par de revistas y antologías. Dos años después, en 1983, y con apoyo de Enrique Lihn, se publicó su más famoso libro, "Proyecto de obras completas".

Veinte años más tarde, apareció "Declaración Jurada", un volumen de textos dispersos entre los que se contaba su Currrículum Vitae, un obsesivo recorrido de su vida. Ahí Lira anotó una pista misteriosa para un hombre que prácticamente nunca trabajó: "1971. Trabajo en el Departamento de Publicaciones Infantiles y Educativas de la Editorial Quimantú".

Se refería a "Panchito en la tierra de la fantasía", que ahora acaba de rescatar completo Ediciones Asterión.

El libro está al cuidado del escritor y especialista en ilustración Jorge Montealegre, que también fue amigo de Lira y acá traza su perfil biográfico. También se incluye un texto de Patricio Andrade, un amigo de infancia del poeta, y de Oscar Gacitúa, quien guardó por años sus dibujos. Contextualizan una historieta que podría leerse como una sinopsis de la iconoclasta poesía de Lira: Panchito, un niño del valle central de Chile, entra a un mundo de fantasía para liberar a sus habitantes.

"¿Quién quiere ser una persona normal y útil?", pregunta Panchito a todos los personajes, entre los que se incluyen un hada mala, una bruja buena, una princesa que no quiere casarse y un ogro que no quiere asustar a nadie. Finalmente, la magia los ayuda a convertirse en sujetos sociales: profesores, mecánicos, estudiantes, etc. Lira también se da licencia para incluir una veta metaliteraria y aparece el autor de la historieta, que decide dejar la fantasía para escribir realismo.

Tras esa experiencia, Lira no volvió a Cabrochico ni tampoco a las historietas. Cayó en hospitales siquiátricos, fue de carrera en carrera, trató de encontrar un rumbo y, desde más o menos 1975, empezó a escribir una poesía que, al igual que Panchito, también subvertía las reglas del mundo que visitaba: a través de parodias, juegos lingüísticos, confesiones biográficas y sarcásticos retratos de sus días, desmanteló la lírica tradicional hasta hacerla estallar.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Panchito en la tierra de la fantasía se publicó en 1971 en la revista Cabrochico, de editorial Quimantú, con los dibujos de Ariel.
"Panchito en la tierra de la fantasía" se publicó en 1971 en la revista Cabrochico, de editorial Quimantú, con los dibujos de Ariel.

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales