En peligrosa zona de quebradas:
Pareja estadounidense donó puente de lenga para facilitar acceso en Torres del Paine

Conaf destacó que se trata del primer aporte de infraestructura que reciben en el parque.  

Cristian Morales 

Hace poco más de una semana, justo cuando dos estadounidenses eran expulsados del Parque Nacional Torres del Paine por encender fuego en lugares no permitidos, Richard y Christine Braunlinch, de la misma nacionalidad, presentaban el puente colgante de lenga, emplazado en la segunda quebrada del circuito Macizo Paine, uno de los puntos más peligrosos y de difícil acceso.

"Mi esposa me preguntó si era posible solucionar el paso por la quebrada y pensé que sí", recuerda. Entonces era la primera visita a la zona y estaban "enamorados de la belleza y el paisaje" de la octava maravilla del mundo, y constatando el peligro de la quebrada que queda en la ruta que conecta con el macizo, decidieron reunir fondos en su país y darse a la tarea de construir un puente que facilitara el tránsito de los turistas y el trabajo de los guardaparques.

El desafío comenzó entre los años 2008 y 2009, cuando midieron cinco posibles lugares, decidiéndose finalmente por las quebradas más peligrosas que estaban dentro de las prioridades del parque.

Tras un año de reunir fondos y varios meses de planificar la logística, la obra quedó terminada luego de un mes de trabajo. A la tarea se sumaron otros cuatro voluntarios estadounidenses, de los cuales dos eran del Parque Nacional de Yosemite, además de funcionarios de Conaf.

Fue necesario trasladar los materiales en helicóptero y en cada ocasión había que bajar los pertrechos mientras la nave se mantenía en vuelo.

La inversión superó los 20 mil dólares y la obra tiene una extensión de 50 metros y una vida útil calculada en 20 años. Así lo precisa en un difícil español Richard, ingeniero en estructuras, jubilado. En el pasado construyó puentes, carreteras y edificios en distintas ciudades de Estados Unidos y esta es la primera vez que se embarca en un proyecto solidario.

El superintendente del Parque Nacional Torres del Paine, Federico Hechenleitner, destacó que esta es la primera ocasión que recibe una donación de este tipo.

Asimismo, valoró los esfuerzos e hizo un llamado a preservar la obra, que beneficiará a turistas y a los propios funcionarios que realizan labores de resguardos en el parque.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
La obra.<br/>El puente colgante<br/>tiene una<br/>extensión de 50<br/>metros y una vida<br/>útil de 20 años.<br/>Está emplazado<br/>en uno de los<br/>puntos más<br/>peligrosos y de<br/>difícil acceso.<br/>Su construcción<br/>requirió el uso de<br/>un helicóptero<br/>para trasladar los<br/>materiales.<br/>
La obra.
El puente colgante
tiene una
extensión de 50
metros y una vida
útil de 20 años.
Está emplazado
en uno de los
puntos más
peligrosos y de
difícil acceso.
Su construcción
requirió el uso de
un helicóptero
para trasladar los
materiales.

Foto:Corporación Nacional Forestal


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales