El Pontífice visitó Scampia, un barrio de Nápoles afectado por las actividades de la mafia y el alto desempleo:
Papa Francisco dice que "la corrupción es sucia" y que "una sociedad corrupta apesta"

Bergoglio llamó a los gobiernos a crear empleos e impartir una educación formativa que aleje a los jóvenes de prácticas delictivas.  

 

Desde Scampia, un barrio en la periferia norte de Nápoles estrechamente vinculado a la Camorra, la mafia local, el Papa Francisco pronunció ayer un duro discurso en contra de la corrupción, y aseguró que se trata de un mal social que "apesta, como apesta un animal muerto".

En un maratónico viaje por el sur de Italia, el Pontífice celebró una misa multitudinaria en la Plaza Plebiscito de Scampia, una de las zonas que presentan los más altos índices de criminalidad en el país.

"Cuánta corrupción hay en el mundo. (...) La corrupción es sucia y la sociedad corrupta apesta. Un ciudadano que deja que le invada la corrupción no es cristiano, ¡apesta!", enfatizó ante los miles de fieles que coreaban su nombre.

El Papa pidió a los jóvenes que reaccionen ante las organizaciones criminales y que no permitan que la corrupción y el crimen desfiguren el rostro de su ciudad. "Queridos napolitanos, viva la esperanza, no se dejen robar la esperanza. No cedan a la tentación del dinero fácil y de los ingresos deshonestos".

"Esto no trae nada bueno. Reaccionen con firmeza contra las organizaciones que explotan y corrompen a los jóvenes, a los pobres y a los débiles, con el cínico tráfico de drogas y otros crímenes", siguió.

La otra tragedia

Pero la mafia no es el único problema social que enfrenta este barrio de la sureña Nápoles, donde el 57% de su población se encuentra desempleada. "La falta de empleo para los jóvenes es una señal de que existe una falla grave en el sistema. Que haya un 40% de jóvenes menores de 25 años que no tengan trabajo es grave", dijo Francisco, quien aseguró que la falta de trabajo y el no poder llevar comida al hogar roba la dignidad, y en esos casos se corre el peligro de caer en la "esclavitud". "Es la tragedia de nuestro tiempo; no podemos quedarnos callados".

El Papa atribuyó a los gobiernos la responsabilidad de cambiar los sistemas para crear empleos e impartir una educación formativa, que enseñe a los jóvenes a que se alejen de prácticas delictivas. "La educación es el camino justo, porque previene y ayuda a ir hacia adelante", dijo.

La Scampia fue la segunda parada del Pontífice en su recorrido por la región de Campania, que inició en el Santuario de la Virgen del Rosario de Pompeya, a las 8 de la mañana local.

Durante la tarde, Jorge Bergoglio almorzó con un grupo de 120 detenidos de la cárcel de Giuseppe Salvia en Poggioreale, entre los que había inmigrantes latinoamericanos, transexuales y enfermos de sida. Ahí aseguró que le llegan cartas de reos de todo el mundo y denunció las "condiciones indignas" en que ellos viven.

En el último de sus discursos, ante unas 100 mil personas, en el paseo marítimo Caracciolo de Nápoles, el Papa enfatizó en la marginación de los ancianos en la sociedad. Visiblemente cansado, Francisco se excusó por permanecer sentado en el último tramo de su trayecto, pero con el mismo énfasis, destacó que la palabra eutanasia es un término que se usa en las sociedades actuales para tapar un hecho condenable, como es "dejar morir".

"Está la costumbre, perdonen por el uso de esta palabra, de dejar morir a los ancianos... Pero utilizamos una palabra técnica, eutanasia", lamentó. En este sentido, animó a los fieles a "realizar un examen de conciencia" y preguntarse si atienden habitualmente a sus familiares mayores o si los dejan apartados.

Se estima que cientos de miles de personas salieron ayer a las calles para dar la bienvenida al Papa en Nápoles, una ciudad tradicionalmente muy católica. Se desplegó, además, un imponente dispositivo de seguridad, que incluyó 3.000 hombres y francotiradores en los techos.

"Viva la esperanza, no se dejen robar la esperanza. No cedan a la tentación del dinero fácil y de los ingresos deshonestos. Esto es pan para hoy y hambre para mañana".

"Los que transitan la vía del mal roban un pedazo de esperanza a sí mismos, a la sociedad, a mucha gente honesta, a la buena reputación de la ciudad, a su economía".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<b>FRANCISCO RECORRIÓ</b> 25 km por Nápoles (en el sur de Italia) en su papamóvil. En Scampia (foto) caminó además entre cientos de miles de personas y pronunció un efusivo discurso contra el crimen y la corrupción.
FRANCISCO RECORRIÓ 25 km por Nápoles (en el sur de Italia) en su papamóvil. En Scampia (foto) caminó además entre cientos de miles de personas y pronunció un efusivo discurso contra el crimen y la corrupción.
Foto:THE ASSOCIATED PRESS


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales