Ex subsecretario de Justicia Marcelo Albornoz y el aborto:
"En lo personal, y como católico, creo que el principio de vida parte en la gestación"

El abogado DC habla por primera vez de los motivos que hicieron que se decidiera a abandonar la cartera, y admite que hubo desencuentros con el titular, José Antonio Gómez. Recomienda apurar el tranco en una serie de proyectos que avanzan con lentitud.  

MARIO GÁLVEZ 

Estaba de vacaciones, y decidió no volver. Marcelo Albornoz, hoy ex subsecretario de Justicia, optó por aprovechar febrero para presentar su renuncia.

Y lo hizo ante el ministro Álvaro Elizalde, quien a esa fecha subrogaba la cartera. Más claro, echarle agua. Finalmente, sus desencuentros con el titular, José Antonio Gómez, como lo admite, hicieron que se decidiera a volver a su consultora, Albornoz y Cía.

"Tomé la decisión, como se lo transmití al ministro secretario general de Gobierno (Elizalde), quien a su vez lo transmitió a la Presidenta, no por problemas personales, sino que por motivos y razones personales. Los motivos fueron debidamente informados y detallados a la directiva nacional de mi partido y a algunos parlamentarios".

-En el Ministerio de Justicia se comenta que usted nunca tuvo una buena relación con el ministro Gómez. ¿Es verdad?

"Siempre hay desencuentros, hay estilos distintos, diferencias de visiones, diferencias generacionales. Creo que está dentro de lo que normalmente se podría dar. Ahora, ¿podría haber sido un mejor trabajo en equipo? Siempre puede ser mejor, pero finalmente yo me quedo con la tranquilidad de que los motivos de fondo el Gobierno y la Presidenta los tienen claros. Y fueron comprendidos".

-¿Tuvo oportunidad de sentarse y despedirse del ministro Gómez, o esto fue una renuncia de larga distancia?

"Le presenté la renuncia al ministro Elizalde, quien a esa fecha era el ministro de Justicia subrogante, dado que, además, la Presidenta se encontraba con feriado legal. Por eso no pude presentarle la renuncia a ella, de quien yo dependía".

-Usted es DC y católico. ¿Estaba de acuerdo que el proyecto de aborto quedara radicado en el Ministerio de Justicia?

"Sin duda alguna. Justicia es la instancia que debiera tener a su cargo un tema trascendental en la discusión de la sociedad, donde hay que legislar rápidamente".

-¿Está de acuerdo con una ley de aborto?

"Todavía no tenemos ley. Estoy de acuerdo en que hay que legislar sobre el aborto y resolver los problemas reales que hoy día existen en materia de tratamiento de esta materia. Nuestra legislación tiene que avanzar y plantear realidades que incluso nuestra sociedad ya tenía superadas, como es el aborto terapéutico, desde la década del 70".

-Pero en su partido no hay unanimidad en este tema, y hay muchos detractores...

"Creo que en el partido todos están de acuerdo con que hay que plantear la discusión de una nueva legislación, y me sumo. Sin duda, las posturas pueden estar divididas respecto de las causales, y en ese sentido es necesaria la discusión que se pueda dar en el Congreso por cada causal que se plantea en el programa de gobierno. Pero si hay una orden de someterse de manera estricta al programa de gobierno, se puede generar una tensión innecesaria dentro de los partidos de la Nueva Mayoría".

-¿Apoya los plazos para practicar un aborto, como de seis meses, como plantea el senador Fulvio Rossi (PS)?

"No. En lo personal, y como católico, creo que el principio de vida parte en la gestación".

Temas pendientes

-¿Qué quedó pendiente y qué le hubiese gustado terminar?

"En Justicia hay enormes desafíos. Me encontré con un ministerio donde hay tareas que acometer de manera rápida. Quedan tres años, y la obra que tiene que entregar este gobierno es enorme, tanto por las necesidades del sector como por el programa de gobierno".

-¿Como cuáles, por ejemplo?

"En el tema de la reinserción en Chile estamos al debe. Hay una necesidad imperiosa de reestructurar el sistema, tanto en Gendarmería como también en otros organismos colaboradores. Pero a lo que yo apuesto es invertir en reinserción social atrayendo a privados".

-¿Y hay interés de este sector?

"Hay mucho interés. Actualmente hay una buena labor, pero es insuficiente".

-¿La legislación es adecuada?

"Claramente no es la adecuada. Pero si bien se necesita una legislación más progresista en ese sentido, creo que están dadas las condiciones hoy día para tomar medidas con los recursos que tenemos".

-¿Se puede hacer por la vía reglamentaria y administrativa?

"Se puede. Soy de los que creen que no es necesario esperar que exista un Servicio Nacional de Reinserción Social. Hay que atraer privados con convenios que les permitan entrar a las cárceles para instalar actividades productivas".

-¿Hay propuestas?

"Por ejemplo, la Cámara Chilena de la Construcción tiene un proyecto para instalar una fábrica de pallets en Colina I. Hay empresas, como Falabella, que planteó la idea de instalar un call center en el Centro Penitenciario Femenino de San Joaquín. Hay propuestas de empresas Celulosa Arauco de instalar un Centro de Educación y Trabajo (CET) en El Manzano (Concepción), por dar ejemplos".

-¿Y en qué topa todo esto?

"En que no existe una estrategia definida para llegar rápidamente a esas medidas".

-¿No será que hay una excesiva burocracia y falta de uso adecuado de los reglamentos o de medidas administrativas?

"Todas las anteriores. Cada CET se administra en forma independiente y depende del director regional de Gendarmería, que está mucho más preocupado de la seguridad en las cárceles que cómo establecer estrategias con los privados para poder instalar empresas".

Retrasos de proyectos

-¿No son excesivas las comisiones que actualmente hay en el Ministerio de Justicia para estudiar temas?

"Desconozco el avance de las comisiones. No me tocó participar en ninguna. Pero creo que hay que avanzar de manera urgente. En los tres años que quedan, este gobierno no puede perder la oportunidad de sellar el proceso de modernización de la justicia aprobando y echando a andar los nuevos tribunales y el nuevo procedimiento civil. Creo que se ha perdido tiempo en un proyecto que estaba muy avanzado, que contaba con un gran consenso en el mundo político, jurídico y académico. Hay que retomar de manera urgente su tramitación".

-¿Fue una buena decisión quitarle la urgencia a una serie de proyectos?

"Insisto en que hay que apurar el tranco, y las prioridades del Ministerio de Justicia son claras: sacar cuanto antes el nuevo Código de Procedimiento Civil; segundo, sacar un nuevo sistema notarial y registral, pues eso no puede esperar; tercero, sentar las bases para un nuevo gobierno judicial. Es decir, tenemos que crear una instancia nueva que administre el sistema judicial y que la Corte Suprema y las cortes de apelaciones se dediquen a la administración de justicia. Hay que avanzar y sacar en forma urgente el compromiso de la Presidenta en materia de infancia y juvenil (división del Sename)".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p> </p>

 


Foto:SERGIO LÓPEZ


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales