Intervención fue efectuada en octubre pasado:
Francia realiza en la ONU insólita alusión al caso Chile-Bolivia

Reporte sobre funcionamiento de la Corte Internacional de Justicia dio pie para que el director jurídico de la Cancillería gala se refiriera a la demanda de La Paz y afirmara que "la obligación de negociar es una de las piedras angulares del derecho internacional". Aunque el episodio no trascendió a la opinión pública chilena, suscita inquietud entre especialistas.  

Matías Bakit R. 

S uele ser un trámite que pasa desapercibido. Pero la sesión del pasado 30 de octubre, cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas recibió la cuenta anual sobre el funcionamiento de la Corte Internacional de Justicia -entregada por el entonces presidente del tribunal, el eslovaco Peter Tomka- incluyó un episodio sorprendente para Chile y que puso en alerta a quienes en nuestro país conocen cómo es el mundo del derecho internacional.

La nota inesperada no provino de la cuenta misma entregada por Tomka -consistente en una larga lectura de los hitos del tribunal durante el último año-, sino de la segunda parte de la sesión, cuando distintos países tomaron la palabra para referirse a la exposición.

Normalmente se trata de discursos más bien rutinarios, en que las naciones destacan la labor de la Corte. Así, habían transcurrido más de dos horas de sesión cuando tomó la palabra el representante de Francia, el director jurídico de su Cancillería, François Alabrune. El diplomático se refirió a los próximos desafíos del tribunal. Y entonces vino la frase de la sorpresa:

"Entre los casos que hay en la Corte actualmente se incluyen cuatro casos sobre la obligación de negociar, como el de Bolivia y Chile referido a un acceso al Océano Pacífico. La obligación de negociar ha sido una de las piedras angulares del derecho internacional", fue la declaración, que hasta hoy resulta inexplicable para los especialistas chilenos. Máxime cuando la demanda presentada por La Paz pretende, precisamente, que la Corte obligue a nuestro país a negociar una salida al mar, desconociendo la existencia de un tratado plenamente vigente.

Según expertos consultados por "El Mercurio", la frase del director jurídico de la cancillería francesa puede tener interpretaciones preocupantes, más aún considerando que el representante francés nunca explicitó el alcance ni el fundamento de su afirmación.

Un análisis es que Alabrune haya querido reflejar en su discurso la posición de los demandantes de los cuatro juicios a los que hizo alusión. Pero ya esto, en opinión de los expertos, sería "indudablemente" muy negativo para Chile, pues genera una sensación de apoyo a tales demandas -incluida la boliviana- aun cuando esa no haya sido su intención.

Peor aún, independiente de lo que haya pretendido el diplomático, una frase así, de no ser aclarada, podría incluso prestarse para ser usada por Bolivia dentro de su estrategia comunicacional, para afirmar que la obligación de negociar que alega respecto de Chile ha sido reconocida por un país como Francia como "piedra angular del Derecho Internacional".

Otra arista inquietante es la propia nacionalidad de Alabrune: quienes conocen el funcionamiento de la Corte sostienen que Francia es uno de los países con mayor influencia en el tribunal; de hecho, su actual presidente (sucesor de Tomka), Ronny Abraham, es de esa nacionalidad.

Incluso, expertos familiarizados con el funcionamiento de la diplomacia francesa, aseguran que en esta difícilmente se fijan posiciones sin conversarlas previamente con los actores involucrados. Por eso, piensan, no sería extraño que el juez Abraham -líder de la tendencia francófona, una de las dos más importantes que conviven en la Corte, junto con la anglófona- hubiera estado previamente enterado de lo que iba a decir su Cancillería respecto del tribunal donde trabaja. Por cierto, el juez ad hoc escogido por Bolivia, el secretario general de la Academia de Derecho Internacional de La Haya, Yves Daudet, es de la misma nacionalidad.

Los cuatro casos que aluden a la obligación de negociar a los que se refirió el representante francés son muy diferentes.

Los tres primeros son una demanda que las Islas Marshall entablaron contra tres países (Reino Unido, Pakistán e India) en tres expedientes separados, pidiendo a la Corte que declare que esos países han violados las obligaciones que impone el Tratado de No Proliferación Nuclear y Desarme Nuclear (TNP) de 1968, en el que "los firmantes se comprometen a celebrar negociaciones de buena fe sobre medidas eficaces relativas a la cesación de la carrera de armamentos nucleares". Francia ha seguido de cerca este caso pues es uno de los pocos países que según el TNP puede tener armas nucleares.

Sin embargo, en su discurso, el director jurídico francés no dio los nombres de esos países, cosa que sí hizo con Chile y Bolivia.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
François Alabrune, el director jurídico de la Cancillería francesa, fue quien lanzó la controvertida frase.
François Alabrune, el director jurídico de la Cancillería francesa, fue quien lanzó la controvertida frase.
Foto:ONU


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales