Pérez Yoma mira el confuso momento político y proyecta más allá:
"No me imagino a la Nueva Mayoría después de este gobierno"

Con el mismo estilo directo con que meses atrás se atrevió a levantar la voz para pedir un cambio de gabinete, el varias veces ex ministro valora lo conseguido desde la llegada de la dupla Burgos-Valdés, pero también despliega su escéptica visión respecto del futuro del pacto oficialista. "Todo indica que va a tener su término natural" al finalizar esta administración, sostiene.  

Pilar Vergara T. 

-C omo "viejo lobo" de la política y tantas veces ministro, ¿cómo mira este momento, caracterizado por desorden en el Gobierno y desconfianza e incertidumbre en la ciudadanía... es decir, tensión máxima?

Edmundo Pérez Yoma ni titubea.

"Yo creo que previo al cambio de gabinete hubo un momento de mucha mayor tensión y desconcierto. Las cosas iban por mal camino. El cambio de gabinete fue uno de los más profundos que yo recuerde. Abarcó a todo el equipo político de La Moneda; a la persona que estaba a cargo de la reforma educacional; al ministro de Hacienda a cargo de la reforma tributaria y a la persona a cargo de la laboral. Esto significa que marcó un nuevo rumbo. Los temas de discusión comenzaron a variar. Y cosas que se daban como sabidas y hechas, comenzaron a rediscutirse. Estamos en un proceso de redefinición, pero se han instalado conceptos como gradualismo, y que no todas las reformas son para este gobierno".

Clarito como siempre, las cosas de frente, sin indefiniciones. Y un poco voluntarioso, también.

Protagonista central de todos los gobiernos concertacionistas, y por mucho que se declare "retirado", sigue siendo un actor político, más que un observador, cuando se decide a hablar, como ahora. Con esa peculiaridad de hombre libre que siempre ha tenido, y que lo hace singular.

Las lecciones de otra experiencia límite

Ministro del Interior de la Presidenta Bachelet en los dos últimos años de su anterior gobierno, Pérez Yoma también asumió en tiempos de crisis, a comienzos de 2008. Nada menos que la del Transantiago, que se estiraba por meses y meses, y que también tuvo la popularidad de la Presidenta por los suelos. La experiencia sin duda que le ayuda a analizar lo que pasa hoy, porque tiene sus semejanzas. Y, quizás, pueda explicarse las insondables motivaciones que mueven a Bachelet. Aunque a su ex jefa -lo explicita de partida- no la tocará ni con el pétalo de una rosa: "le tengo mucho aprecio y cariño".

Decidí iniciar la conversación por esa historia personal que puede ser reveladora.

"Cuando recién fui nombrado, me propuse, y así lo dije, mejorar la gestión, que las cosas se hicieran mejor. Había un equipo de ministros interesantes -Viera-Gallo, Bitar, Velasco-. Y era necesario enfrentar el fracaso del Transantiago. Este no solo había sido muy mal hecho; también había sorprendido, porque en general las políticas públicas de la Concertación habían sido exitosas, hechas con gradualidad y acuerdos. La Presidenta, entonces, dejó el rol de jefa de la coalición para abocarse más a ser jefa de Gobierno, pero principalmente para asumir su rol de Jefa de Estado, en cuanto a hablarles a todos los chilenos, ya que además estábamos en medio de una depresión económica mundial, en la cual era fundamental tener al país unido. Y eso a la gente le hizo sentido. Yo creo que cuando la Presidenta asumió su rol de Jefa de Estado en plenitud es cuando comenzó a recuperar una adhesión que al finalizar el gobierno llegó al 80%".

"Con el curso de los días, se impone el gradualismo"

-Volvamos a esta semana, en que, a raíz del postulado "realismo sin renuncia" de la Presidenta, se enfrentaron los partidarios del "realismo" con los del "sin renuncia".

-La verdad es que fue una semana confusa, porque no se entendió mucho el mensaje que quiso entregar la Presidenta; si se reafirmaba el gradualismo, o se seguía adelante con las reformas tal cual. Pero eso ha cambiado con el curso de los días. Ningún Presidente tiene por qué ser preso de su propio programa, ya que las circunstancias cambian... Un ejemplo de eso es la agenda de probidad, que antes no estaba en tabla y pasó a ser prioridad. Gobernar es más complicado que aplicar simplemente un programa que se hizo a trocha y mocha.

-¿Cómo interpreta usted, que trabajó con ella dos años, los dichos de la Presidenta, que provocaron la confusión con su ambigüedad?

-Yo creo que, al hacer el cambio de gabinete, fue porque se convenció de que el rumbo que llevábamos era perjudicial. Y entiendo que ella incorporó el hecho de que no va a poder cumplir todas las reformas en estos cuatro años. Sin embargo, quiere dejarlas instaladas hacia el futuro...

-¿Y entonces por qué pudo haber hecho esa entrevista de prensa en que desautorizaba a sus propios ministros recién designados?

-La verdad de las cosas es que no encuentro explicación ninguna.

-¿Y después de todos los apoyos recibidos por los ministros "agraviados" mientras la Presidenta andaba de viaje, cómo se imagina el desenlace de este "reality"?

-El conflicto o la confusión nacida de la entrevista de la Presidenta se fue aclarando durante la semana, y la tesis del gradualismo que aparecía comprometida se ha ido convirtiendo en la tesis mayoritaria, con el apoyo que le han dado los distintos partidos, sobre todo la DC y el PPD. También se ha visto una acción conjunta de todo el equipo político del Gobierno; los tres de La Moneda, más el ministro de Hacienda.

-Usted le da mucha importancia al cambio de gabinete, pero ¿qué cambio o vuelco ha habido en estos tres meses? A lo menos la gente no lo ha sentido, si miramos a las encuestas, que son los únicos indicadores que tenemos.

-Ha pasado mucho. Puede que en los hechos nada, pero el tipo de discusión que estamos teniendo hoy no tiene nada que ver con lo que teníamos hace 90 días.

"La Nueva Mayoría nunca ha actuado como coalición política"

-Esta guerra entre los "realistas" y los "sin renuncia", ¿adónde puede llevar a la Nueva Mayoría?

-Hay una tendencia a considerar que la Nueva Mayoría es la Concertación más el Partido Comunista. Pero la verdad es que es un conglomerado demasiado heterogéneo de partidos, que nunca ha logrado actuar como una coalición política y que solo apoya un programa de gobierno de la Presidenta Bachelet. No hay una colaboración. No es una coalición efectiva de partidos. Por eso, todo indica que va a tener su término natural con este gobierno. No me la imagino proyectándose más allá.

-¿No se quiebra de aquí a que finalice el Gobierno?

-No creo que haya ningún partido que vaya a abandonar a la Presidenta Bachelet. Eso sería muy grave. Y me parece muy mal la amenaza que hizo el PC cuando dijo que si no se cumplía el programa como ellos lo entienden, se podrían salir del Gobierno; eso no corresponde, tenemos un compromiso de apoyar a la Presidenta hasta el fin de su mandato y eso es lo que vamos a hacer.

-Y al terminar la Nueva Mayoría su vida, ¿usted cree que se cae por la derecha o por la izquierda?

-Yo creo que se cae sola, por ambos lados. Toda mi vida he sido partidario de una coalición de centroizquierda, pero la Nueva Mayoría no cumple con esa condición, sino que es una coalición de izquierda en la cual la DC está adhiriendo.

Reforma laboral: "Por lo que se conoce, es muy pro CUT"

-¿Será la reforma laboral la prueba de fuego en que se sabrá si el Gobierno toma un nuevo rumbo o no? El ministro de Hacienda aplazó su despacho. Las expectativas crecen...

-Por lo que se conoce, es una reforma muy pro sindicatos existentes, muy hecha como para la CUT, más que para promover una mayor protección al trabajador, o ir contra la precarización de los empleos. Si estuviéramos discutiendo esto en un país que crece al 5 o 6 % sería muy distinto, pero estamos con un crecimiento que se revisa constantemente a la baja y con una inversión que ha caído brutalmente.

-Es que nuevamente no sabemos cómo se compatibilizarán en el proyecto la posición expresada por el ministro Valdés con la de la ministra del Trabajo; por ejemplo, en lo que tiene que ver con el no reemplazo en caso de huelga.

-Hay una jerarquización de los ministros y la del ministro de Hacienda es una jerarquía superior... Pero lo que pasa es que cuando uno escucha a los empresarios, uno entiende que ellos quieren que haya reemplazo en caso de huelga y eso deja en una situación muy desnivelada a los trabajadores y los sindicatos. Aquí hay que elevar el poder de negociación de los sindicatos, pero lo que no puede pasar es que un sindicato que puede ser pequeño, pero vital, pueda paralizar una empresa grande contra la voluntad de los demás trabajadores, y que con ello se perjudiquen cientos de miles de chilenos. El caso más claro es el Metro, que puede paralizar el transporte santiaguino por una huelga de un solo sindicato. Es una discusión muy difícil y la posición de los empresarios hasta ahora ha sido demasiado dogmática. Pero la reforma tiene que tener en cuenta medidas para que la empresa sobreviva.

Nueva Constitución: "La discusión cambió"

-Otra fuente de incertidumbre son los anuncios sobre la nueva Constitución que ha comprometido Bachelet. Ella dice que septiembre es mes clave. El ministro Burgos ha tomado un poco las riendas del asunto, pero hasta el derecho de propiedad está en entredicho...

-Esa es para mí "la madre del cordero": cuando hay una incertidumbre respecto de cuáles van a ser las reglas en el futuro, lo que nos va a regir en los próximos 30 o 40 años. Pero la discusión ha tenido un cambio desde que asumió el nuevo gabinete. Antes todo estaba circunscrito al método de reforma; si iba a ser con asamblea constituyente u otro proceso institucional. Ahora, el tema está centrado en lo que se quiere para la Constitución futura, y varios son los grupos que están trabajando y llevando sus propuestas al ministro del Interior, que está liderando el proceso. En estas discusiones y propuestas el derecho de propiedad aparece completamente protegido.

"Jamás pensé que Burgos fuera a renunciar"

-Una discusión nueva que ha surgido en estos días a propósito de los acontecimientos y confusiones que comentábamos, es el papel que corresponde a un ministro del Interior. ¿Uno de tres? ¿Uno de cuatro? ¿Número uno del gabinete completo?

-Es el primus inter pares , y la persona que reemplaza al Presidente de la República cuando se ausenta. Si bien es cierto que en nuestra Constitución no existe un Primer Ministro, el ministro del Interior es el jefe político del Gobierno, a menos que alguno -como los ha habido- renuncie a ese rol y no lo haga, para dedicarse, por ejemplo, exclusivamente a la delincuencia.

-¿Pensó en algún momento esta semana que el ministro Burgos podría renunciar?

-No, jamás.

-Porque usted lo conoce mejor que nadie...

-Trabajamos juntos en el Ministerio de Defensa en tiempos muy difíciles. Él era el subsecretario de Guerra y le tocaba manejar el Ejército y tuvimos momentos como el encarcelamiento de Contreras.

-Algo en que se asemejan usted y el ministro Burgos es que ninguno de los dos pertenece al círculo de la Presidenta.

-Que los ministros tengan que pertenecer al círculo de la Presidenta es más una anomalía. Los ministros tienen que ser gente de excelencia en los campos en que les toca actuar. Esa anomalía se produjo en la primera parte de este gobierno, con ministros que no tenían impronta propia y que todo su poder era delegado. Ahora decidió recurrir a profesionales.

-A algunos les asusta la idea de la "dupla" entre los ministros del Interior y Hacienda...

-La prensa siempre inventa esos términos como la dupla o el círculo de hierro. Pero la verdad es que el país no funciona bien si el ministro del Interior y el de Hacienda no están en sintonía. El tema de la dupla es institucional casi.

"De extraordinaria importancia" el apoyo de Lagos

-Un mediático respaldo recibió el ministro Burgos del ex Presidente Lagos, que hasta tuvo una espectacular puesta en escena en La Moneda. ¿Qué importancia le asigna usted?

-Es importante, porque el Presidente Lagos ha tenido un rol muy destacado y le habla al país desde una visión de largo plazo, más que de coyuntura. Él siempre está hablando del país que queremos y que tenemos que construir. Los chilenos le tienen respeto; de todas las condiciones. Que una persona de esas características vaya a entregar propuestas serias sobre la nueva Constitución a Burgos, y a apoyar lo que está haciendo con su proposición de gradualismo y de hacer las cosas bien, poniendo el ejemplo de la reforma procesal penal, me parece de extraordinaria importancia.

-¿Es Lagos su candidato presidencial?

-Soy militante de la DC, y mi partido ha dicho que vamos tener candidato propio. A Lagos le tengo gran respeto, mucho afecto y tiene mucho que aportar a Chile todavía.

 "Tiene que producirle desazón"

-Usted que la conoce y que, como me decía, le tiene cariño: ¿cómo cree que le afecta a Michelle Bachelet el 70% de rechazo en las encuestas?

-A cualquier Presidente tiene que afectarle tener una tasa de rechazo tan alta. Es lógico que se cuestione, que se pregunte por qué. Sobre todo una persona que tenía una conexión tan estrecha con la ciudadanía, que la quería y la admiraba. Tiene que producirle desazón.

-¿Y usted cree que tiene posibilidades de repuntar nuevamente?

-El rechazo es a las reformas mal hechas y mal planteadas, porque reformas, la gente sí quiere. Está por verse lo que pueda pasar. Pero cuando se vea que ha habido un cambio de rumbo y que se están tratando de hacer bien las cosas, el ánimo debiera mejorar. Piense que a menos de un año de haber sido aprobada la reforma tributaria, ya hay una ley para reformar esa reforma. Y espero que la ministra Delpiano se dedique cuanto antes a la educación pública. Es incomprensible que en más de un año no se haya hecho nada por mejorar la educación pública y que sigamos discutiendo cosas que no tienen nada que ver con educación de calidad.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p> </p>

 


Foto:SERGIO ALFONSO LOPEZ

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales