ELMERCURIO.COM Volver

Retroalimentación efectiva:
Estímulos positivos generan mentalidad de crecimiento en los estudiantes

Lunes 17 de agosto de 2015

Bernardita Yuraszeck, profesora y cofundadora de Impulso Docente, entrega retroalimentación, utilizando "halago preciso" a uno de sus alumnos.Foto:CHRISTIAN ZÚÑIGA.

Corregir el proceso, más que el resultado, promueve una buena recepción por parte del alumno, quien, en lugar de frustrarse, se sentirá desafiado por mejorar.
 


Carol Neumann B. 

"Te equivocaste", "Así no se hace", "Hiciste mal esto", son algunas de las frases que los profesores entregan a sus alumnos para corregirlos. Aunque exista la mejor de las intenciones, este tipo de retroalimentación causa rechazo en los niños, quienes se frustran y prefieren bloquear su error, y por lo mismo, no seguir intentándolo más.

Dylan William, profesor emérito de la Universidad de Londres y experto en evaluación formativa, señala que en un importante estudio acerca de los efectos de la retroalimentación en los niños, el 38% de los resultados fueron negativos (Kluger & DeNisi, 1996), producto del mal enfoque que tenía el profesor al entregar un feedback .

"Una retroalimentación que promueva verdaderamente el aprendizaje debe generar reflexión en el alumno, que él o ella entienda qué aspecto en específico debe mejorar", señala William.

Kareen Portugueiz, psicopedagoga de la Clínica Alemana, considera además que el educador debe ser paciente con cada uno de los alumnos y su individualidad, entendiendo que no todos aprenden de la misma manera ni con la misma velocidad. "Es muy importante para el buen desarrollo de la autoestima que los profesores se focalicen en lo bueno que hace el niño y luego corrijan en forma criteriosa los errores que pudieran cometer en su proceso de aprendizaje. Es lógico que el niño se equivoque y es necesario que lo haga, porque de esta manera aprende", explica Portugueiz.

El psicólogo de la Clínica Santa María Raúl Carvajal está de acuerdo con que el error es parte esencial de la experiencia de aprender, y por lo tanto, vetar la equivocación es grave en el proceso de aprendizaje. "Lamentablemente, hoy la evaluación considera solo la consecución del objetivo final y no el proceso, lo que nos lleva a funcionar desde la lógica de lo bueno o lo malo. Por otra parte, si yo solo me centro en la crítica al estudiante, generaré inseguridad y tendencia al estrés, lo que hará más difícil el proceso de aprender. Considerando esto, me parece importante hablar de los procesos que me llevaron a tal o cual resultado y corregir desde ese lugar", analiza Carvajal.

Mentalidad de crecimiento

Varios estudios internacionales, entre ellos los de renombrados autores como Carol Dweck y David Yeager, señalan que el tipo de retroalimentación que los profesores entregan transmite muchos mensajes, no solo sobre el estado de una tarea, sino que también sobre la naturaleza del aprendizaje y las expectativas que tiene el profesor sobre sus estudiantes. Transmiten, de manera silenciosa, una mentalidad y una actitud ante el desafío.

Susana Claro está realizando un doctorado en Stanford, su mentora es Carol Dweck y se ha especializando en psicología social y educación, ella indica que los alumnos son muy sensibles a las expectativas que los profesores tienen de ellos y, por lo mismo, deben entregar un feedback que demuestre mentalidad de crecimiento. "El profesor debe recalcar constantemente a sus alumnos que sus habilidades cambiarán y que pueden mejorar, porque sus capacidades actuales o su inteligencia no son fijas", puntualiza Claro.

 Retroalimentación inversa: los alumnos evalúan a sus profesores

Cada vez están más de moda las encuestas de evaluación docente en los colegios y en las universidades ya son una práctica instalada, pero, ¿cuánto sirven realmente para mejorar la docencia?

A veces los estudiantes evalúan con bajo puntaje a sus profesores basándose solo en la nota final que obtuvieron en el ramo, pero no en el verdadero trabajo del profesor. Otras veces, las evaluaciones se centran en aspectos técnicos, como el uso de data en las clases, pero esto tampoco ayuda realmente a ser mejor docente. ¿Qué deberían considerar estas encuestas y cómo debiera ser la retroalimentación?

"Creo que es importante llevar la mirada al proceso educativo. Siempre un buen profesor será quien logre enseñar bien una materia pero, por sobre todo, quien logre motivar respecto al proceso de aprendizaje. Desde esta perspectiva, uso o no de tecnología, si es más o menos simpático, resulta irrelevante frente al hecho de si el docente ha logrado generar en sus alumnos una motivación alta respecto al aprendizaje de las materias", señala Raúl Carvajal.

"La retroalimentación que entreguen los alumnos debería basarse en preguntas realizadas por los propios estudiantes, mostrando así sus intereses y preocupaciones. Deberían orientarse a si el profesor es receptivo a las inquietudes de los alumnos, si es claro en sus explicaciones, si es justo en sus evaluaciones, si realmente se preocupa de que los alumnos aprendan o solo enseña en forma automática", considera Kareen Portugueiz.

Claves para un feedback positivo

Impulso Docente es un emprendimiento educativo que estudió las mejores técnicas internacionales acerca de manejo de clima de aula y de la entrega de retroalimentación, utilizadas por organizaciones como TeachLike a Champion o The New Teacher Project, y las trajo a Chile. "Es clave que un profesor entregue retroalimentación con neutralidad emocional; una emocionalidad desbordante resta seguridad y claridad de lo que se está haciendo o diciendo", aconseja Florencia Mingo, directora ejecutiva del programa, quien además sugiere los siguientes tips para lograr una retroalimentación efectiva:

Prioriza:

Elige uno o los dos aspectos más importantes para retroalimentar; es la mejor manera de que tu estudiante recuerde lo que dijiste. Si abarcas mucha información, no será efectivo.

Positivismo 2.0:

No se trata necesariamente de halagar o ignorar malos comportamientos, sino que el profesor ocupe un tono positivo, motivador y con propósito, que denote preocupación de su parte.

Acorta el ciclo:

Rapidez y calidad de la retroalimentación en lugar de cantidad y extensión.

Halago preciso:

Un profesor debe felicitar el proceso, no la persona. "Felicitaciones, Carlos; veo que te esfuerzas por completar tu guía de inglés a tiempo" versus "Felicitaciones, Carlos; eres el mejor en inglés". Hay que ser específico en qué es exactamente lo que está haciendo bien el estudiante, para que este y otros puedan hacer

lo mismo.

Además, si se corregirá en voz alta en frente del curso, hay que evitar personalizar el error. "Hay que intentar cuidar el anonimato del estudiante para que este se autorregule, sin necesidad de decir su nombre", señala Mingo, quien agrega que la efectividad de la retroalimentación pedagógica radica en que esta se ligue con las metas directas de cada uno de sus alumnos.