Sergio Ramírez Mercado : "Los caudillos hoy están en el narcotráfico"

El escritor, y ex vicepresidente de Nicaragua, visitó Chile para participar del jurado del Premio Manuel Rojas y reunirse con estudiantes universitarios y secundarios. Acá, habla de literatura, política y redes sociales.  

Camila Ortiz M. 

Amable y formal, el escritor nicaragüense Sergio Ramírez Mercado se dio el tiempo para conversar con una variedad de públicos en su visita a Chile. Invitado por el Gobierno para participar como jurado de la cuarta versión del Premio Iberoamericano de Narrativa Manuel Rojas, que ganó la mexicana Margo Glantz, Ramírez también compartió con estudiantes de distintas edades en su paso de casi una semana por nuestro país, que lo tuvo en Santiago, Valparaíso y Vicuña.

"Me parece muy importante que los escritores se puedan encontrar con los jóvenes y hablar de literatura. La lectura es un tema que me gusta mucho discutir con ellos, aprender cuáles son sus inquietudes, qué les interesa leer, porque la curiosidad del que escribe es la misma del que lee. Participo de varios encuentros con estudiantes por lo mismo", explica Ramírez.

El miércoles estuvo en la Cátedra Abierta Roberto Bolaño de la Universidad Diego Portales, donde compartió con estudiantes universitarios, y el jueves viajó a Vicuña, en la Cuarta Región, para sumarse a los "Diálogos en Movimiento", iniciativa del Plan Nacional de la Lectura que lleva distintos escritores a colegios de todo Chile.

El escritor de 73 años y ex vicepresidente de Nicaragua (fue compañero de fórmula de Daniel Ortega y estuvo en el gobierno entre 1985 y 1990), también fue miembro activo del Frente Sandinista de Liberación Nacional. Hoy, sin embargo, es una de las voces más críticas al Presidente Ortega, una distancia que le ha valido el veto de varias instituciones, como las universidades estatales de Managua.

Pero la política, dice Ramírez, ya es cosa del pasado. Es en la escritura donde encausa hoy sus convicciones políticas. Abogado de profesión, su principal preocupación siempre fue la literatura, tanto así que mientras fue vicepresidente se levantaba todos los días a las cuatro de la mañana para escribir durante tres horas, temeroso de que la vorágine de actividades gubernamentales lo pudieran alejar de la escritura. "Yo pasé diez años sin escribir, entre el 75 y el 85. Al entrar al gobierno hice mis cálculos y pensé que podrían convertirse fácilmente en veinte, y me entró un terror terrible porque esta necesidad de escribir seguía siendo más fuerte que cualquier otra", explica Ramírez, quien ha publicado más de una veintena de libros.

El prolífico escritor ha ido alternando entre distintos géneros y estilos como la novela, el cuento, la literatura infantil y policial, además del periodismo (escribe columnas de opinión para el diario El País de España) y el ensayo. Cuenta, además, con varios prestigiosos reconocimientos, entre los que se incluyen el Premio Alfaguara de Novela en 1998, el Premio Casa de las Américas en 2000, el Premio Iberoamericano de Letras José Donoso en 2011 y el Premio Carlos Fuentes, el año pasado.

-Por su experiencia política y literaria, ¿por qué cree que las dictaduras siguen generando atracción en América Latina ?

"El tema de la dictadura ha sido persistente como motivo en la literatura. Las primeras dictaduras en América Latina fueron lideradas por combatientes, por libertarios, que luego se volvieron grandes dictadores. Ahí comienza esta fascinación por los caudillos. Para mí, la literatura en América Latina se ha alimentado de lo que me gusta llamar 'anormalidades', y esta anormalidad consiste en que estos sueños de países ordenados, con instituciones fuertes, libertades públicas y madurez democrática, no se pudieron conseguir. Fueron sustituidos desde que la fuerza de los caudillos se impuso sobre las leyes, y este desajuste abre este espacio mágico, de la extravagancia, la exageración, donde la ley ordena y el dictador hace. Hoy pasamos a otro gran fenómeno, donde ya no es el caudillo clásico, sino que el caudillo del narcotráfico, el que genera esta fascinación, porque también está en una forma de poder. El caudillo del narcotráfico siempre ha sido muy atractivo para la imaginación y para la narración pop, hoy tenemos las narconovelas, el narcocorrido, la narcotelenovela... hay hasta las narcopalomas, que se utilizan para llevar cocaína hacia las cárceles. Esta es una nueva cultura, una cultura que encanta, que tiene cierto romanticismo para la gente y por eso es atractiva".

-Ud. se ha relacionado con escritores muy relevantes, como García Márquez, Vargas Llosa o Carlos Fuentes. ¿Cuál es su relación con los escritores hoy?

"Yo, por mi posición generacional, vengo inmediatamente después del boom . A veces me veo como una bisagra entre generaciones, fui muy amigo de muchos escritores importantes y también soy muy amigo de escritores que vinieron más adelante, como Alberto Fuguet o Edmundo Paz Soldán, y aun de los más jóvenes. Siempre estoy buscando qué aprender de los escritores más nuevos. Me parece que toda arrogancia de un escritor viene de no ver lo que están haciendo los jóvenes. Yo siempre trato de estar pendiente, porque me parece que estamos frente a una generación de escritores muy brillantes en América Latina que se multiplica rápidamente".

-¿Qué opinión tiene de las redes sociales? Ud. es un ávido usuario de Twitter, Facebook, hasta de Instagram.

"Tengo un gran entusiasmo por las redes sociales, cultivo mi público lector a través de las redes: puedo escribirles, darles noticias, hablarles de mis libros. Tengo una cuenta modesta en Twitter, de 25 mil seguidores, y otro tanto en Facebook, pero con 25 o 30 mil seguidores, pues ya tengo un medio de comunicación. Disfruto de esa compañía, de esa participación. Este es el mundo en que vivimos, y la alternativa sería volverse un ermitaño, el equivalente del ermitaño hoy en día es no estar en la red".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:EFE / Pedro Puentes Hoyos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales