Fuerzas armadas intercambiaron fuego de artillería:
Extrema tensión en la península coreana preocupa a la comunidad internacional

El líder del régimen norcoreano llamó a sus soldados a estar listos para atacar si Seúl no cumplía con su ultimátum.  

Constanza Meneses Santa Cruz 

Después de que la frágil tranquilidad entre Corea del Norte y del Sur se rompiera con un intercambio de fuego de artillería sobre la frontera terrestre, en las primeras acciones militares de esta magnitud en cinco años, Estados Unidos, China, la Unión Europea y Naciones Unidas expresaron su profunda preocupación por esta escalada de tensión en la península asiática.

El líder norcoreano Kim Jong-un ordenó ayer a sus tropas alistarse para el combate en caso de que Seúl no detenga la emisión de propaganda en su contra a través de altavoces ubicados en la frontera, mientras su embajador ante la ONU amenazó con "una reacción militar inevitable" si Seúl no cumplía con el ultimátum que vencía a las cinco y media de la mañana de hoy de Chile.

El uso de retórica bélica por parte de Pyongyang difícilmente puede ser calificado como inusual, pero la reacción de Seúl ha sorprendido. Esta vez, la Presidenta surcoreana Park Geun-hye cambió su traje de dos piezas por un uniforme de camuflaje, para visitar un puesto de comando militar al sur de Seúl, y ordenó al Ejército "responder decisivamente" ante cualquier provocación del Norte.

El Ministerio de Defensa surcoreano anunció que mantendrá las transmisiones desde los once puntos en que están ubicados los altavoces y "responderá con fuerza a cualquier tipo de ataque norcoreano".

Estrategia surcoreana

Los parlantes, que normalmente están ubicados en la cima de los cerros, bombardean a los soldados del Norte en la Zona Desmilitarizada con continuas emisiones que van desde música pop hasta noticias, que los ciudadanos del régimen comunista no tendrían cómo conocer. Ejemplo de ello son los informes sobre cómo altos oficiales del gobierno han sido ejecutados, acusados de deslealtad hacia Kim, señala The New York Times.

"Provocar una crisis con Corea del Sur puede ser visto por el régimen norcoreano como una forma de restaurar la unidad y la moral en el Ejército", indica a "El Mercurio" Ted Galen Carpenter, analista del Cato Institute.

La táctica de los altavoces viene desde la Guerra Fría, pero no había sido utilizada desde 2004. El 10 de agosto Seúl los reactivó, luego de que dos soldados norcoreanos fueran heridos por minas antipersonales en la Zona Desmilitarizada, de lo que se responsabiliza a Pyongyang.

El secretario general de la ONU y ex canciller de Corea del Sur, Ban Ki-Moon, instó a "la máxima moderación posible".

Mientras el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, expresó su "profunda preocupación".

Para Carpenter, la pesadilla de Beijing es que su "irresponsable aliado" (Corea del Norte) cause una nueva guerra en la península. "En un marcado contraste al principio de la década de los 50, China no tiene intenciones de apoyar agresiones por parte de Pyongyang. De hecho, a algunos de los miembros más jóvenes de la élite política de Beijing les gustaría que Corea del Norte dejara de ser un aliado", asegura.

La canciller de la Unión Europea, Federica Mogherini, llamó ayer a "evitar provocaciones".

Siguiendo está lógica, Estados Unidos incluso suspendió ejercicios militares con Surcorea, según anunció el portavoz del Pentágono, William Urban.

Integración y división

Desde la guerra de Corea (1950-1953) -que terminó con un armisticio y no un tratado de paz-, Pyongyang y Seúl han intercambiado amenazas, pero han evitado un nuevo conflicto. El hecho de que el bombardeo mutuo del jueves no causara ningún daño, puede significar que no quieren llegar a una confrontación militar total.

El conflicto bélico dividió al país en dos, separando a un sinnúmero de familias, por lo que a pesar de las inconsistentes relaciones, esporádicamente realizan reuniones en la frontera para permitir que las familias se reencuentren. Asimismo, sigue existiendo intercambio comercial. Muestra de esto es el parque industrial de Kaesong -operado conjuntamente-, que emplea a obreros norcoreanos que fabrican productos para las empresas del Sur.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales