Ministra Delpiano pone su sello en reforma estrella:
"Este no es un giro, sino una apertura a gente experta, con años de carrete"

En una contundente movida política, incorporó a las decisiones a un amplio Consejo Asesor. Con ellos preparará la ley que se presentará en diciembre... "Igual me seguiré reuniendo con los rectores de todas las universidades, que son mi contraparte".  

 

¿Q ué la hizo a usted llegar a la conclusión de que había que dar un giro estratégico a la reforma de la educación superior, tan fundamental para este gobierno? Primero posterga el envío de la ley y luego cambia todos los equipos que la elaborarán...

Frente a mí tengo a una Adriana Delpiano relajada y a la vez muy alerta, explicando lo que se ha interpretado como "su golpe de timón", expresión que no suscribe, "porque sería muy exagerado". La "movida", en todo caso, levantó las mareas en el ambiente.

-Quiero precisar que no hay una demora o un retraso. Decidimos que en septiembre hay que trabajar la glosa presupuestaria que definirá la gratuidad para 2016, y nos dimos hasta fin de año para preparar una buena ley, que requiere un grado de maduración. Tampoco podría hablarse de un cambio de equipo, sino de un refuerzo del trabajo, a partir de invitar a participar a un grupo de especialistas que además cumplen hoy funciones importantes en la Comisión de Acreditación, en las universidades, en fin... Lo que no quita que yo me voy a seguir juntando con los rectores de los distintos tipos de universidades, que son mis contrapartes.

-Al mirar a su Consejo, con Dante Contreras, Sergio Bitar, Andrés Bernasconi, de la UC; Rosita Devés, de la U, podría verse un movimiento de la izquierda al centro en las políticas educacionales.

-No... No diría eso. De lo que consiste es darle viabilidad real al proyecto, escuchando a actores de distintas sensibilidades. Seguro que no vamos a estar de acuerdo en todo, que habrá debates. Este no es un giro, sino una apertura a otras miradas de gente experta, con años de carrete.

"Invierto la mitad de mi tiempo en conversar"

-¿VEREMOS TAMBIÉN UN CAMBIO DE ESTILO?¿La incorporación de la idea de gradualidad, de búsqueda de acuerdos, como se usaba en los anteriores gobiernos de la Concertación?

-Más que un cambio, es profundizar un estilo de escuchar a la gente que hemos venido desarrollando. Yo invierto la mitad de mi tiempo como ministra en conversar, en aclarar cosas con distintos actores. Ahora podemos contar con un grupo de especialistas que generosamente han aceptado nuestra invitación.

-Los críticos a lo que se conoce de la iniciativa del Gobierno no son pocos, no solo en la oposición. ¿Usted puede asegurar que serán escuchados?

-Aquí nadie es dueño de la verdad sobre este tema; hay muchos asuntos opinables, con pros y contras. Hay que escuchar a los sectores críticos y no críticos, y veremos cuáles son aquellas medidas que, respetando lo que es el programa de gobierno y la voluntad ciudadana que se expresó en las urnas, nos permitan tener la mejor ley de educación superior.

"Valoramos la opinión de Bitar"

-EL FLAMANTE CONSEJERO SERGIO BITAR ya dio su veredicto; dice que hay que matizar la opinión de grupos que pretenden cambiarlo todo. ¿Usted está de acuerdo con que eso hay que hacer?

-Es la mirada de uno de los integrantes del Consejo, y no tiene por qué representar a todos los consejeros; pero efectivamente que si lo hemos invitado, es porque valoramos su opinión... y que la dé en la mesa de trabajo.

-Las críticas a su anuncio no se hicieron esperar, desde la izquierda ahora; partieron la Confech y Giorgio Jackson. ¿Cómo piensa abordar ese frente?

-Seguiremos trabajando con las Comisiones de Educación en el Congreso, con la Confech. Cualquier tema que tiene partidarios, también tiene detractores, y la idea es acercar posiciones. Vamos a conversar con todos los que haya que conversar.

"La partida de la gratuidad no se postergará"

SEA GIRO, GOLPE DE TIMÓN O REFUERZO , la cosa es que la ministra Delpiano hizo una gran movida política al darle una ruta propia y dialogante a la discusión del "futuro" de las universidades, separándola de la tormentosa discusión por la gratuidad 2016, esa que se levantó con la promesa de la Presidenta Bachelet el 21 de mayo.

La semana había estado bombardeada por los cinco cambios a las reglas del juego que se contabilizan desde entonces, siendo el último lo que se calificó como "un error", un borrador que se subió indebidamente al blog del ministerio y por lo que se pidió disculpas. En el mundo universitario y también en la Nueva Mayoría hablan de "improvisación" y de "apuro". La ministra, sin embargo, no acepta esas cuentas y le da un "relato único" y simple a la polémica medida. "Habrá gratuidad el próximo año, mientras se discute la ley general, para unas 220 mil familias de escasos recursos y de eso se trata; ni más ni menos".

-¿Conoció usted los estudios de su antecesor que respaldaban ese inicio anticipado de la gratuidad?

-No tengo claro cómo surge este anuncio. Lo único que puedo señalar es que no es menor favorecer a 220 mil familias y que fue una respuesta de la Presidenta a lo que la gente cotidianamente le señala respecto a lo caro que es estudiar en Chile.

"Por lo tanto, esta medida va en una línea correcta".

No habrá postergación de esta primera gratuidad, nos aseguró la ministra, como piden incluso algunos eventuales beneficiarios; tampoco habrá sobre azul en la División de Educación Superior, lo que también se ha demandado en las últimas horas. Delpiano sí dispuso una investigación sumaria para determinar las responsabilidades del famoso "error". Y reforzó la División con una nueva secretaría ejecutiva, a cargo de Fernanda Kri.

"La División se mantiene igual; el jefe, Francisco Martínez, se mantiene igual, y le agregamos la secretaría ejecutiva encargada de garantizar que los temas de reforma se preparen a tiempo; ella me reporta a mí junto con el jefe de la división".

-Estos son sus primeros movimientos en un equipo que el ministro Eyzaguirre llevó y que ha sido bien discutido por estar integrado por "hijos" de las protestas estudiantiles: jóvenes de Revolución Democrática y ex dirigentes...

-Eso tiene mucho de mito urbano, pero efectivamente he mantenido a los equipos de Eyzaguirre. Solo traje a mi asesora de comunicaciones y a mi asesor legislativo. Yo llegué muy rápidamente, y este es un gobierno corto, por lo que para cambiar a alguien debe existir una razón potente.

 José Joaquín Brunner Académico y ex ministro

-Esquemas de gratuidad parcial, como el Gobierno desea usar en Chile, se usan abundantemente en Argentina, Brasil, Perú, Colombia o Paraguay, al menos para cubrir la matrícula de las universidades estatales. No hay evidencia alguna que muestre que esos esquemas han mejorado la equidad, efectividad o eficiencia de los sistemas de educación superior. Al contrario, han tendido a politizar y a hacer dependientes a las universidades de una negociación "uno a uno" con el Ministerio de Educación. ¿En qué sentido el esquema que se usaría en Chile será distinto, por qué y qué se espera mejorar mayormente: la equidad, la eficiencia o la efectividad del gasto?

-Para el diseño de esta política pública se han revisado distintos modelos internacionales que han logrado posicionarse exitosamente. Me refiero a los de Inglaterra, Australia, Francia y Alemania, que tienen larga experiencia, estabilidad y han demostrado ser eficaces en combinar varios objetivos: calidad e inclusión, así como pertinencia para aportar al desarrollo de sus naciones.

Por otra parte, la asignación de recursos públicos no se realizará en función de una "negociación" uno a uno, sino que a través del cumplimiento de criterios y objetivos.

La propuesta establece la distinción entre financiamiento a la docencia y a la investigación y otras funciones, lo que es una buena práctica internacional y, al mismo tiempo, evita que las instituciones fijen altos aranceles a los estudiantes para financiar la investigación u otros.

"La gratuidad 2016 es una ayuda para 220 mil familias. El que quiere la toma; el que no, no"

-¿QUÉ EXPLICACIÓN TIENE USTED para la gran cantidad de malentendidos que se han originado con la promesa de la gratuidad 2016?

-No es lo habitual que un proyecto de gratuidad para la educación superior vaya en la Ley de Presupuestos. Esto supone un trabajo junto con Hacienda, para ver cómo se incorpora la glosa presupuestaria. El segundo tema es que había que determinar cuáles son las instituciones que daban la garantía necesaria, sin tener la Ley de Educación Superior aprobada.Y en tercer lugar, entre que la Presidenta anuncia y la realidad de hoy, el país ha tenido que hacer un ajuste presupuestario importante; por lo tanto, lo que estaba anunciado de abarcar hasta el sexto decil, quedó hasta el quinto. Más que un tema zigzagueante, hay que mirarlo como una política pública que va a favorecer a 220 mil familias.

-Y al final del día, ¿qué universidades serán elegibles y cuáles no para optar por la gratuidad el próximo año?

-Lo que la Presidenta ha dicho se mantiene: todas las universidades del Consejo de Rectores, más la posibilidad que se abrió para instituciones con determinada garantía, dado que este adelanto de gratuidad es previo a una ley que dotará de los instrumentos de fiscalización y de criterio de asignaciones. Entonces, tienen que ser universidades en condiciones tales, que aseguren que lo que pase hoy pueda seguir pasando en los años que vengan; y esas son las con más de 4 años de acreditación, sin fines de lucro, y que tengan algún tipo de instancia participativa de sus estamentos; no se fija ni cuál ni cómo. Eso es lo que va a ir en la glosa presupuestaria.

-Los alumnos del quinto decil hoy estudian con becas.

-Pero las becas no siempre cubren todo el arancel, y tampoco las matrículas. De manera que es una mejora importante, no baladí.

-Insistentemente se ha dicho que las universidades Diego Portales y Alberto Hurtado son las únicas dos privadas post 1981 que calificarán. ¿Puede hacerlo oficial para despejar?

-No sabemos exactamente, pero seguramente, porque tienen las características.

"Eso se está estudiando y se anunciará en su minuto. También habrá que ver si están disponibles".

-El Inacap, en definitiva, ¿va o no entre los Centros de Formación Técnica (CFT) favorecidos?

-Irá cuando se pueda transformar en sin fines de lucro. Ellos están en disposición de hacerlo, y hay un proyecto de ley para ello. Cuánto tarde ese proceso, no sé.

-UN RÉCORD DE ESTA GRATUIDAD es que hasta el momento ha dejado descontentos a los desfavorecidos y también a los favorecidos...

-Las universidades estatales han respaldado la medida, y yo espero que lo hagan todas las que se ven favorecidas.

-A usted, como educadora: ¿no le hace ruido la discriminación que se establece entre los estudiantes vulnerables A, que van a universidades públicas, y los B, que van a las privadas? Eso fue lo que criticó desde el primer día el rector Fernando Montes.

-Aquí no se está separando a los jóvenes vulnerables, sino al tipo de instituciones en las que estudian. Es tan vulnerable un joven del quinto decil en la Universidad Católica como el de la de Concepción o de un CFT. En definitiva, todos deberían entrar en la gratuidad, en la medida en que sus instituciones cumplan con los requisitos que se van a establecer en la ley. Ahora, la decisión solo es ir avanzando. Cuando uno decide que se comenzará por el quinto decil, el del sexto decil, que tiene un ingreso familiar muy semejante, puede sentirse también maltratado.

-Pero, tal como se presentaron la cosas, uno siente una cierta aversión de este gobierno hacia las universidades privadas que han sido un motor tan fundamental en la movilidad social de nuestro país.

-Mientras no tengamos la ley, hay que pensar en cuáles son las universidades que hoy dan garantías de que así como son favorecidas hoy, lo sean en los años siguientes. Pero, además, digamos las cosas por su nombre: la mitad de las instituciones que pertenecen al CRUCh son privadas: la de Concepción lo es; la Santa María; las Católicas de Santiago y Valparaíso. Entonces, lo que usted plantea me parece una mirada arbitraria. Lo que no haremos es poner platas del Estado en instituciones con lucro. La ley vigente hoy, como sabemos, prohíbe lucrar con las universidades, y sabemos también que muchas han encontrado fórmulas para sacar utilidades de esta inversión. Estamos partiendo con aquellas que dan garantías de que no tienen sociedades espejo ni están lucrando.

-LOS FAVORECIDOS TAMBIEN ESTÁN MUY CRÍTICOS. Protestan por el congelamiento de las matrículas, de los aranceles, y estiman que se les coarta la autonomía, porque no pueden crecer.

-Las instituciones favorecidas podrán escoger si entran o no entran. Pero en esas críticas hay una mirada bien centralista. Hay universidades de regiones en las que el 80% de sus estudiantes están bajo el quinto decil. Esas familias no se tendrán que endeudar con el crédito complementario ni con la matrícula. Las universidades en Santiago no tienen este nivel de proporción.

-El rector de la Universidad Católica ha puesto en suspenso su participación, precisamente porque ya tiene compromisos de crecimiento y porque no quiere perder autonomía.

-Él tiene muy pocos niños hasta el quinto decil, digámoslo de verdad, y los puede mantener con lo que les cobra a los de más alto nivel. Entonces, es libre para entrar o no entrar.

-Nada menos que el vicepresidente del CRUCh, Aldo Valle, dice en forma terminante: "no aceptamos que se congelen las matrículas", y propone que la gratuidad se piense mejor y se postergue para el próximo año.

-Él es rector de universidad estatal, y estas sacaron una declaración firmada por el rector Vivaldi en la que adhieren a la gratuidad. Me quedo con esa declaración.

-Pero Vivaldi tampoco está contento. Dice que el congelamiento de matrículas en sus universidades va a permitir a los privados dormirse en sus laureles, porque el crecimiento de alumnos les va a llegar solo.

-El rector Vivaldi ha sido uno de los que más han impulsado un tema que está pendiente, y que tendrá que venir en la ley: la relación que va a establecer el Estado con sus universidades estatales. Llegó el minuto de apoyarlas y hacerles exigencias, porque las hay muy buenas y menos buenas. Eso, sin quitar para nada que nuestra provisión en educación es mixta, con estatales y privadas.

-LOS ARANCELES QUE SE IMPONDRÁN CON LA GRATUIDAD todavía no se conocen... Difícil programar así... más cuando los cálculos propios son de que saldrían para atrás.

-La fórmula específica se está trabajando en la mesa técnica con gente de las universidades.

-De todas las críticas y observaciones que se han hecho, ¿hay alguna que le haga sentido?

-Me he reunido con todos los rectores, y hay cosas que son muy atendibles. Por ejemplo: una misma carrera de psicología cuesta en una universidad el doble que en otra, buena y prestigiosa, y eso presenta un problema con el cálculo de los aranceles. He recogido también la preocupación por la forma de financiar todo lo que va más allá de la docencia y que hace a una universidad compleja. Y está la definición de qué va a hacer el Estado con sus universidades.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p> </p>

 


Foto:JUAN EDUARDO LOPEZ

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales