El rol del general Villalobos en el conflicto entre el Gobierno y los camioneros

 

Fue una declaración del dirigente de los camioneros, Sergio Pérez, agradeciendo la intervención del próximo General Director de Carabineros, Bruno Villalobos, la que dio la primera pista sobre el rol jugado por la autoridad policial en las tensas horas del jueves, en medio del conflicto por la marcha de los transportistas.

Pero el papel de Villalobos -afirman quienes conocieron las tratativas de ese día- fue mucho más allá de transmitir a los manifestantes el cambio de decisión del Gobierno, que finalmente permitió el paso por la Alameda de seis de los camiones. Las mismas fuentes aseguran que durante todo ese día él actuó como un verdadero negociador, abogando por permitir el ingreso de las máquinas a Santiago y siendo determinante para convencer de ello al ministro del Interior, Jorge Burgos... en oposición al subsecretario de la cartera, Mahmud Aleuy.

González Jure advirtió riesgo de "estrangulamiento" de rutas

La historia se remonta a las primeras horas del jueves, cuando el actual General Director, Gustavo González Jure, sostuvo sus primeros contactos con Interior y concretamente con Burgos. Como la policía había monitoreado el avance de la marcha durante todas las jornadas previas, manejaba buena información respecto de lo que podía esperarse. Concretamente, Carabineros tenía el dato de que había camiones en el norte, centro y sur dispuestos a "estrangular" las principales rutas del país si es que el Gobierno no cambiaba su decisión de impedir el paso de las máquinas por la Alameda, tal como finalmente ocurrió. Por ello habría recomendado, sin éxito, autorizar la marcha por la arteria capitalina.

En rigor -dicen fuentes del Ejecutivo- ya el día anterior la institución había expresado reticencias frente a la postura gubernamental. De hecho -y de acuerdo con la misma versión- habría sido precisamente Carabineros quien, por tales cuestionamientos, pidió que se dictara el controvertido decreto de la Seremi de Transportes para impedir el ingreso de los camiones a la capital, pese a que en el Ejecutivo lo estimaban innecesario.

Villalobos entra a escena

El jueves, tras los referidos primeros contactos con Interior, y anticipando la compleja jornada que se vendría, González Jure le sugirió a Villalobos involucrarse en el tema, de modo de empezar a preparar el aterrizaje en las tareas que le tocará cumplir cuando asuma el mando institucional, el próximo 8 de septiembre. Tal como el actual General Director, la futura máxima autoridad policial habría expresado desde la mañana su posición favorable a permitir el ingreso de los camiones, avalándose en los antecedentes que manejaba la institución.

Villalobos participó en la conferencia telefónica realizada desde Interior con los transportistas a las cinco de la tarde de ese día, luego de la cual Burgos finalmente resolvió echar pie atrás en la decisión original del Gobierno y encargar al general convenir el modo en que los camioneros ingresarían a Santiago. A esas alturas ya se había producido el quiebre entre el ministro del Interior y el subsecretario Aleuy, quien no era partidario de cambiar de postura, argumentando el precedente que suponía aparecer doblando la mano frente a la presión de los camioneros. El enojo del funcionario PS trascendió a la opinión pública con su gesto del viernes, cuando -contrario a su hábito de llegar a trabajar a La Moneda todos los días a primera hora de la mañana- solo se le vio por Palacio luego de la una y media de la tarde. Aunque desde su gabinete se dijo que la tardanza se debía al cansancio luego de la jornada del jueves -explicación que también hizo suya Burgos al hablar con la prensa- nadie en la sede gubernamental dudaba de la verdadera razón.

Respecto de Villalobos, quienes conocieron de lo ocurrido el jueves en La Moneda, advierten que su intervención puede ser un buen anticipo para la relación que deberá sostener con el ministro del Interior cuando asuma el cargo. Ello, aunque desde Carabineros también se reconoce la incomodidad que habría causado el que su nombre fuera destacado por Sergio Pérez, pues la idea era que las gestiones se mantuvieran en reserva, precisamente porque en este tipo de actuaciones el bajo perfil suele contribuir a la eficacia.

En todo caso, los pasillos de Palacio no son desconocidos para Villalobos: entre 2006 y 2007, durante el primer gobierno de Michelle Bachelet, fue jefe del Departamento de Seguridad Presidencial. Por ello, se le considera un oficial cercano a la Mandataria.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Lo ocurrido el jueves es visto como un anticipo para la relación futura entre el ministro Burgos y la autoridad policial.
Lo ocurrido el jueves es visto como un anticipo para la relación futura entre el ministro Burgos y la autoridad policial.


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales