Investigación siguió por un año a más de 400 familias:
La ansiedad matemática de los padres incide directamente en los hijos

Un nuevo estudio concluye que la actitud de los apoderados frente a la materia es extremadamente determinante en el resultado académico de los niños. Para revertir el problema no es necesario volverse un experto, sino cambiar la manera en que se abordan los desafíos.  

Margherita Cordano F. 

Cuando sus cinco hijos todavía estaban en el colegio, Carmen Lefian eludía los cuadernos si sabía que tenían tareas de matemáticas. "Me dolía la guata pensando en que me iban a pedir ayuda. Sentía que no tenía ninguna capacidad para explicarles", comenta a sus 67 años y con 14 nietos a cuestas.

Aunque reforzaba la idea de que sus hijos debían estudiar para salir adelante, cuando se trataba de números, Carmen se excusaba de colaborar con evasivas relacionadas al trabajo -hasta hoy se dedica al aseo- o diciéndoles que aprovecharan más a sus profesoras.

Sus pretextos no son un caso aislado: según datos publicados por la revista Educator en 2014, cerca del 20% de los adultos se sienten ansiosos al pensar en conceptos matemáticos. Esto va más allá de ayudar a sus hijos con las tareas, volviendo una complicación el hablar de sueldos, calcular lo que deben o sacar porcentajes.

"Esta falta de confianza hace que sean muchas las personas que se complican revisando las compras o tratando de entender su liquidación de sueldo", comenta Margarita Silva, directora de la carrera de Pedagogía Básica en la Universidad San Sebastián, casa de estudios que creó un convenio con la empresa Eulen para reforzar conceptos matemáticos a sus trabajadores. Dos veces por semana, los estudiantes de último año de Pedagogía se reúnen con el equipo y los instruyen en torno al tema.

"Es un proceso de enseñanza donde buscamos quitarle el carácter sancionador a las matemáticas, mostrando con situaciones del día a día lo útil que es no cerrarse y aprender sobre ellas", dice Silva.

Carmen Lefian, que desde hace tres meses participa en la iniciativa, confía en la idea de que pronto podrá ayudar a sus nietos con las distintas dudas que tengan. En caso de no saber las respuestas, le entusiasma poder descubrirlas juntos.

Un ejemplo

Más que ser un especialista en el área, para ayudar a los escolares a no temer a las matemáticas, el primer paso es dejar a un lado frases como "esto es demasiado complicado" o "los profesores están locos si piensan que esto es fácil de resolver". Así lo sugiere Elizabeth Gunderson, profesora del Departamento de Psicología de la Universidad de Temple (Estados Unidos) y una de las autoras de un estudio sobre ansiedad matemática en padres, publicado este mes en la revista Psychological Science.

"Para los adultos que sufren de ansiedad matemática, un simple problema de aritmética implica estar nervioso. Y eso puede que lo reflejen al supervisar tareas de sus hijos con frases como 'está bien, a tu edad yo nunca fui bueno para las matemáticas'. Aunque la intención es entregar consuelo, lo cierto es que este tipo de alivio puede ser muy poco motivante", explica Gunderson a "El Mercurio".

Para su investigación, los psicólogos estudiaron a 438 niños que cursaban 1° y 2° básico a principios y fines del año escolar. A través de pruebas midieron su capacidad y ansiedad en torno a las matemáticas, siendo este último proceso uno que repitieron sus apoderados. Se concluyó que aquellos niños con papás nerviosos tenían peores resultados académicos que los estudiantes con papás que no se angustiaban, incluso si a veces no conocían la materia.

Sin refuerzos positivos ni ejemplos de cómo no dejarse afectar por el miedo, los investigadores descubrieron que los niños de padres ansiosos rendían hasta un tercio menos que sus compañeros, lo que los llevó a concluir que la actitud hacia el ramo pesaba más que la genética. Su sugerencia fue abordar el tema en las reuniones de padres.

"Una estrategia es aprender más del currículo de matemáticas al hablar con las profesoras, preguntándoles cómo alinear mejor la ayuda entre ambas partes. Otra recomendación es que los papás busquen situaciones diarias en las que usen este conocimiento, como cuando se miden los ingredientes al cocinar. Esas experiencias positivas hay que compartirlas con los hijos".

Entretenerse

En el colegio Espíritu Santo de San Antonio -parte de la Red de Escuelas Líderes de Educación en Pobreza- esta idea la refuerzan desde hace más de cinco años, cuando decidieron comenzar con el proyecto de Olimpiadas Matemáticas Familiares. Para preparar esta ocasión (donde papás e hijos disfrutan de un día de competencias numéricas en el establecimiento), durante la semana a los alumnos de enseñanza básica y media se les envían tareas lúdicas que deben resolver en familia.

"La idea es transformarlo en una ocasión para celebrar y estar todos juntos. A nadie se le pide que sea experto en la materia, solo que acepten el desafío y se entretengan en el proceso, para de esta forma ir perdiendo el miedo a las matemáticas", comenta Gabriela Salgado, profesora del área y coordinadora de tercer ciclo en el colegio.

 Grados de nerviosismo

Para descubrir qué tan nerviosos se ponían los papás de niños entre 1° y 2° básico cuando debían enfrentarse a problemas matemáticos, investigadores de las Universidades de Chicago y Temple crearon una lista de preguntas que buscaban medir el grado de ansiedad a la que se enfrentaban. Para cada una, los apoderados debían responder si se ponían extremadamente ansiosos, definitivamente ansiosos, algo ansiosos, poco ansiosos o nada. Algunas de las preguntas son:

* ¿Qué tan nervioso se pondría si tuviera que calcular el impuesto que pagó por una de sus compras?

* ¿Qué tan nervioso se pondría si le pidieran revisar si el total de su compra en el supermercado tiene sentido?

* ¿Le complica salir a comer con amigos y dividir la cuenta entre todos los que participaron en la velada?

* ¿Se siente ansioso al abrir un libro cuyo contenido se asocia con las matemáticas?



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p>En la Universidad San Sebastián, los alumnos que se preparan para ser profesores realizan talleres de alfabetización matemática para adultos. El objetivo final es que estos dejen el miedo a un lado y así mejoren su autoestima.</p>

En la Universidad San Sebastián, los alumnos que se preparan para ser profesores realizan talleres de alfabetización matemática para adultos. El objetivo final es que estos dejen el miedo a un lado y así mejoren su autoestima.


Foto:USS


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales