Estudio de Tren Digital UC:
Casi la mitad de los padres se "pegan" al teléfono cuando comparten con sus hijos

Un hábito que, además de afectar la relación con los niños, es un mal ejemplo sobre cómo relacionarse con la tecnología.  

Andrea Manuschevich 

Sentados en un patio de comidas, una mujer enfoca la cámara del celular en su hijo y su sándwich y le toma una foto. Inmediatamente lo guarda. Dos minutos después vuelve a sacar el dispositivo, y lo revisa mientras come. Solo alza la vista para tomar comida con la otra mano. El niño le hace un par de comentarios, a los que ella responde, pero son pocos los minutos en que deja el celular encima de la mesa.

Esta es una de las situaciones que se describen en un reciente estudio realizado por el think tank Tren Digital UC, el cual analizó cómo el uso de la tecnología influye en el comportamiento de los padres cuando están con sus hijos en espacios públicos. Para esto analizaron 148 casos de padres con niños de entre 1 y 13 años en plazas y patios de comida de centros comerciales en distintas comunas de Santiago.

En el 45% de los casos en las plazas y en el 44% en los patios de comida, los padres presentaron un nivel alto o medio de "absorción" en el teléfono, donde su atención sobre el entorno era casi nulo. "En palabras simples, la absorción es qué tan pegadas están las personas en el dispositivo. Cuando esta es alta, es difícil realizar otra tarea, y aunque puedas escuchar a otra persona, no es lo mismo que mirarla a los ojos y ponerle total atención", explica Josefina Ramírez, socióloga que participó en el estudio.

En cuanto a la frecuencia con que miraban el teléfono, el 43% de los padres en las plazas casi nunca guardaron el dispositivo y el 37% tuvo igual conducta en los patios de comida.

"Los números hablan por sí solos. Creo que se trata de un porcentaje alto, teniendo en cuenta que casi la mitad está perdiendo contacto visual con sus hijos. En el caso de las plazas, perfectamente en dos minutos que no miraste, el niño salió corriendo a la calle detrás de una pelota y se expuso a una tragedia", advierte Daniel Halpern, director de Tren Digital UC.

"No digo que las personas estén cada vez más solas, porque quizás están interactuando con otros a través de los celulares. Pero la tecnología sí tiene un efecto muy potente, que es que te acerca a los lejanos y te aleja de quienes están físicamente a tu lado", añade Halpern.

Los efectos del hábito

Qué hacer con el uso de la tecnología y la parentalidad es una de las dudas que escucha en su consulta Matías Irarrázabal, psiquiatra infantil de la Clínica Las Condes. "Cuando los padres usan un dispositivo electrónico, los hijos sienten que están compitiendo con este y hacen cosas para llamar su atención". Las pataletas son una de las reacciones clásicas, y los papás terminan enojándose o retándolos.

"Hay que aprender a controlar el uso del teléfono. Está bien que uno no esté ciento por ciento del tiempo con sus hijos, pero si estoy compartiendo con ellos y estoy poco atento, les doy una señal de inseguridad o poca confianza que facilita la sensación de que uno no se preocupa por ellos", advierte Alfonso Correa, jefe de psiquiatría infantil de la Clínica Alemana.

Esta conducta de los padres no solo da a entender a los niños que no tiene nada de malo usar el celular por horas, también puede afectar la dinámica familiar. "El desarrollo emocional del niño depende de la relación con sus padres. Si esta se ve alterada, puede quedar un vacío, lo que podría generar una sensación de soledad y afectar su autoestima", advierte Sebastián Huencheslao, psicólogo de Fonoinfancia de Fundación Integra.

Tampoco se trata de echarles toda la culpa a los teléfonos y las redes sociales, enfatizan los especialistas, porque de no existir, los padres podrían estar ocupados viendo televisión o leyendo. "La pregunta es: ¿por qué los padres están desconectados de sus hijos? Quizás es una forma de evadir los desafíos y demandas que implica la parentalidad", concluye Huencheslao.

 ¿Qué hacer?

Si se va a usar el teléfono mientras se está con los hijos, es importante avisarles, decirles por cuánto rato será y cumplir con ese tiempo, aconseja el psiquiatra Alfonso Correa. En todo caso, apagar los dispositivos electrónicos no es lo único importante cuando se está en familia. "Hay que darse cuenta de que los niños requieren atención de calidad, y esto implica esfuerzo y tiempo", advierte el psiquiatra infantil Matías Irarrázabal.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<br/>


Foto:ILUSTRACIÓN: LUIS RODRIGO VALDÉS


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales