Muralismo Exhibición de artistas mexicanos:
Orozco, Rivera y Siqueiros llegan al Bellas Artes

Con la apertura de "La exposición pendiente, 1973-2015. Orozco, Rivera, Siqueiros", el Museo Nacional de Bellas Artes recibe 76 obras provenientes del Museo de Arte Carrillo Gil, de los tres grandes artistas mexicanos, parte fundamental del muralismo azteca del siglo XX.  

María Soledad Ramírez R. 

Aparte de la muestra de Diego Rivera y Frida Kahlo, en 2008, en el Centro Cultural Palacio de la Moneda poco se ha visto del arte mexicano de la primera mitad del siglo XX en Chile. Está el mural de David Alfaro Siqueiros en la Escuela República México de Chillán, "Muerte al invasor", pintado entre 1941 y 1942, cuando el artista, en un de sus tantos exilios de su país -esta vez tras atentar fallidamente contra el político ruso León Trotsky-, se refugió en Chile, con la ayuda de Pablo Neruda. Pero lo cierto es que hoy no son tantos los que conocen esa obra siqueirana.

Por eso, la muestra con 76 obras de los tres grandes artistas aztecas del siglo XX que abrió este jueves en el Museo Nacional de Bellas Artes, MNBA, adquiere una relevancia especial. "La exposición pendiente 1973-2015. Orozco, Rivera, Siqueiros" permite ver, de primera mano, una cantidad suficiente de obras del primer movimiento moderno de América Latina, que ha influido en el canon artístico de la región y que, además, puso en la órbita internacional el aporte creativo de esta parte del mundo.

Abierta hasta el domingo 21 de febrero de 2016, la exposición celebra los 25 años del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Chile y México. Organizada por el MNBA, la Embajada de México en Chile, el Museo de Arte Carrillo Gil y Hoja Blanca (Cultura+gestión), cuenta con el auspicio de Claro Chile y el Fondo Conjunto de Cooperación México-Chile.

El reconocimiento internacional al arte mexicano se produjo por el interés coleccionista del doctor Álvar Carrillo Gil, quien inició su acervo comprando obras de Orozco y luego de Siqueiros -de quienes también fue amigo- para obtener más tarde una parte fundamental del trabajo cubista de Rivera.

"La colección empieza a ganar una importancia fundamental para la historia del arte mexicano y para la construcción de un canon de la historia del arte latinoamericano. El arte mexicano de estos artistas se alzó como una de las referencias fundamentales de la modernidad en Latinoamérica", señala Carlos Palacios, curador del Museo de Arte Carrillo Gil, donde está hoy la colección tras ser donada al gobierno mexicano en 1972, y también de la actual muestra en Santiago.

42 años de espera

Impulsado por el Estado azteca, la creación de una exposición que mostrara el arte mexicano en el extranjero incluía ciertamente obras prestadas por el coleccionista privado. El curador Fernando Gamboa, amigo de Carrillo Gil, fue quien muchas veces seleccionó esas obras para las muestras itinerantes. Y fue quien las eligió para su venida a Chile, en 1973.

Un año antes, Carrillo Gil había donado su colección al Estado mexicano, y en el contexto de un acercamiento entre el entonces Presidente de Chile, Salvador Allende, y su par mexicano, Luis Echeverría, se decidió traer la muestra concentrada en los tres artistas. Esta abriría el 13 de septiembre, pero el golpe de Estado torció su destino. Gamboa, curador de la exposición, volvió con las obras a México, de donde nunca más salió en tal cantidad, solo en préstamos pequeños.

"Es un paso relevante no solo para Chile a nivel plástico, sino que para Latinoamérica volver a traer y tener un conjunto tan importante de la producción de estos tres artistas mexicanos", señala Gloria Cortés, la curadora chilena el MNBA, que ayudó en la documentación.

"Hay una especie de ejercicio de arqueología de la exposición original", señala Palacios al volver a organizar físicamente la muestra siguiendo los patrones de Gamboa. Se mantuvo la disposición monográfica en cada sala, partiendo por la obra de Orozco, seguida por la sala de Rivera y, al final, la obra de Siqueiros.

Ahora se agregó un rescate documental relevante -ubicado en las rotondas de las salas del primer piso del museo-, que pone en contexto al espectador actual.

El valor de la muestra

"En términos de relevancia plástica, esta muestra es muy simbólica. Los muralistas mexicanos definieron un tipo de arte que tiene que ver con la denuncia social, la revolución, la incorporación del sujeto 'otro', el pueblo, el campesino, no solo a nivel iconográfico, sino también participando de la gran lucha que promovía la Revolución Mexicana", señala Gloria Cortés. El muralismo mexicano tiene su fecha de inicio en 1921, cuando le fue encomendado a Diego Rivera "decorar" -aún no se usaba la terminología "muralismo"- la Escuela Nacional Preparatoria de Ciudad de México con un mural.

"Fue una estética transversal y quizás la más internacionalizada del arte latinoamericano de esa época, que cruza continentes y que en Chile es recogida por muralistas como Gregorio de la Fuente y Venturelli especialmente", explica Cortés.

Las obras expuestas muestran el enfoque con que Carrillo Gil armó su colección, poniendo énfasis en el trabajo de Orozco -tanto en sus grabados y bocetos para murales y sus óleos en torno al tema revolucionario - y de Siqueiros -con pinturas, litografías y croquis, también en torno al conflicto mexicano.

A diferencia de estos, Carrillo Gil solo mostró interés por la etapa cubista de Rivera -segunda década del siglo XX- y no en su muralismo. "Rivera es el artista menos representado en la colección Carrillo Gil. Solo le interesa su etapa cubista, que es más universal. Aun cuando es muy breve en cantidad, es muy potente en calidad, porque tenemos siete extraordinarios retratos cubistas en un solo museo. Es importante recordar que Rivera es un artista protagónico en Latinoamérica dentro de los parámetros del cubismo. Es protagonista en la pintura de las vanguardias", comenta Palacios.

La obra de Siqueiros cierra la exposición, tras la sala de Rivera. "Son aparentemente distintos, porque Siqueiros es un artista lleno de contradicciones, y efectivamente sus intereses pueden estar asociados a la obra de Orozco. Sin embargo, formalmente está en sintonía con la herencia que deja Rivera. Las preocupaciones siqueiranas obedecen a una tradición, a una genealogía que comienza precisamente en las vanguardias que lidera Rivera. Del cubismo riveriano derivan los intereses abstractos de Siqueiros. Y claro, cierra el ciclo narrativamente, porque los problemas de este son la revolución, los murales y la idea que él tiene de la crisis que supone la relación entre la tecnología y la humanidad", explica Palacios.

Un nuevo público

La curadora explica: "introdujimos textos sobre los artistas en la sala, que pretenden informar de la vida de estos personajes en relación a las obras que están ahí. Mostrarlos de una manera más universal, entendiendo su papel en la revolución, por ejemplo, sus intereses, sus relaciones con Chile en el caso de Siqueiros, o su relación con el cubismo y con los artistas de las vanguardias en el caso de Rivera", cuenta Palacios sobre su curatoría.

"También se introdujeron textos en algunas obras puntuales para presentar estas obras a un público joven, que no necesariamente fue testigo o protagonista de los problemas que tuvo la exposición original".

Aunque la situación política de esa época ya no existe, tanto Palacios como Cortés señalan que es ineludible su presencia. "Sin duda que ya no tiene esa carga, pero también trae a la memoria temas que hoy son muy contingentes. Las obras de Orozco, de revoluciones campesinas, remiten de inmediato al conflicto mapuche o a los movimientos estudiantiles, o a lo que está pasando en Francia hoy, señala Cortés.

Sin la carga política, ¿se hace más evidente el valor plástico de las obras y del movimiento muralista? Para Palacios, es innegable. "La tradición en México de un arte relacionado con la política es muy fuerte. Este binomio arte-política México lo lidera en América Latina frente a otros cánones, como la abstracción en Venezuela, Uruguay, Argentina, Brasil".

Pero, agrega Palacios, "ahorita estamos revisando esos cánones. El arte latinoamericano ha revalorizado el canon abstracto, abriéndose hacia una mirada del arte continental que es mucho más amplia y rica, entendiendo la importancia de la abstracción, del arte geométrico, del arte concreto".

La exposición pendiente, 1973-2015.
Orozco, Rivera, Siqueiros
MNBA, entrada gratuita, martes a domingo de 10:00 a 18:45 hrs. Lunes cerrado.

 Los imprescindibles de Carlos Palacios

n "Yo recomendaría el boceto para el mural del porfiriato y la revolución de Siqueiros. Él construye, a partir de un ejercicio de líneas muy dinámico, una manifestación de la masa y del pueblo que, en la obra siqueirana, es muy interesante. Este cuadro resume los intereses plástico-dinámicos de Siqueiros, y el tema de la Revolución Mexicana".

n "El arquitecto", de Diego Rivera, porque es una obra seminal del cubismo, por un artista latinoamericano, una obra de una elegancia formal impecable, de un cuidado de las relaciones entre figura y fondo complejas".

n "De Orozco, toda la serie identificada como "Horrores de la revolución", realizada en la segunda mitad de los años 20. Retrata, sin maniqueísmos, este capítulo de la historia política de México, y lo hace sin posicionamiento, desde una gramática pictórica muy osada".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Rivera fue parte importante del movimiento cubista. Maternidad, 1916.
Rivera fue parte importante del movimiento cubista. "Maternidad", 1916.
Foto:Colección Museo de Arte Carrillo Gil, INBA México, 2015

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales