critica de cine "Listen to Me Marlon", un documental:
Brando espectral

Christian Ramírez 

"Deja que tu mente vaya hacia atrás, muy atrás en el tiempo. A la época en que eras joven y te levantabas muy temprano, cuando todos dormían, y caminabas por el borde del sendero, en Omaha, hasta sentarte debajo de un gran árbol. Ves cómo el árbol deja pasar la luz, la sombra sobre las hojas. Todo es como un sueño, mientras el suave viento te llama; puedes confiar en ese viento. Tú eres esas memorias...".

Es la voz de Marlon Brando, sus recuerdos atrapados en uno de los cientos de casetes que el actor grabó en su casa a lo largo de los años, y que convertidos en la materia prima del documental "Listen to Me Marlon", han vuelto a situar al actor en el centro del canon, esta vez no por sus dotes artísticas, sino por su capacidad de abrirse, autoanalizarse, desmenuzar y tratar de comprender el increíble don que tenía entre manos.

El uso de grabaciones privadas no es novedad en el documental: a fines de los 80, "Imagine: John Lennon" reconstruyó la vida del ex Beatle usando sus cintas, y lo mismo hizo el reciente "Mountain of Heck" (2015) al entrar en la vida íntima de Kurt Cobain. Pero lo que convierte a "Listen to Me Marlon" en algo único -en una obra maestra, casi- no es el virtual otorgamiento de un pase libre al interior del "otro", sino la forma en que los testimonios del propio sujeto van recreando, frase tras frase, una personalidad, una forma de ser que a ratos se oculta detrás de sus palabras y en otras se expone desnuda, al borde del dolor, al borde del ridículo, del modo en que solo hacemos cuando nadie está cerca y nos permitimos el lujo o la tortura de zambullirnos en el yo.

Cuesta creer que un material de esa intensidad y fragilidad haya sido autorizado para consumo público, pero fueron los propios hijos de Brando quienes dieron libertad a los realizadores para indagar en los cerros de grabaciones que el intérprete de "El Padrino" dejó atrás. Y claro, el acto tiene algo de exhumación desde el inicio mismo del filme, cuando desde el negro de la pantalla emerge un reconocible perfil digital: es Brando, en brillantes pixeles azules formando una suerte de máscara que de pronto se mueve. Sus labios y su rostro se mueven, declamando un monólogo de Macbeth: "la vida no es más que una sombra móvil, un pobre jugador que se retuerce en escena, hasta que ya no se le escucha: una historia narrada por un idiota, llena de sonido y de furia, sin significado alguno". La imagen es inolvidable. La imagen es perturbadora, inquietante, conmovedora. La voz del actor nos explica que se trata de un experimento científico, al que se sometió en los años 80; pero, a más de una década de su muerte, la sensación es otra: vemos el fantasma de Brando, convertido en espectro como el padre de Hamlet; un recuerdo hablándonos desde el trasmundo; una voz que en adelante nos irá guiando por sus traumas, dudas, triunfos y fracasos, certezas acerca de la perfección de su arte, pero también de lo volátil, de lo fútil que este puede llegar a ser.

La precisión de cirujano que aplica a la hora de tratar de entender sus motivaciones recuerda al artista totalmente autoconsciente de "Meet Marlon Brando" (1966), el extraordinario documental que los hermanos Maysles rodaron en Nueva York, mientras el actor hacía la ronda promocional de uno de sus filmes. Parte de ese metraje es rescatado por la nueva película, que además bebe de cientos de registros, fotografías, documentos y escenas de sus clásicos (y también de sus bodrios); pero lo que finalmente queda es esa voz. Su narración, construida como un rompecabezas, a veces limpia y clara; otras, apenas audible y al borde del colapso, confirmando de paso la frase de Whitman: "yo soy inmenso, contengo multitudes".

Listen to Me Marlon
Dirección de Steven Riley.
Estados Unidos, 2015, 112 minutos.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Brando y su hijo Christian. La película se basa en las grabaciones en casetes que dejó el primero.
Brando y su hijo Christian. La película se basa en las grabaciones en casetes que dejó el primero.

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales