ELMERCURIO.COM Volver

Tras una semana de tensión en el "eje histórico":
La operación del PS para contener las aspiraciones presidenciales de la DC

Domingo 22 de noviembre de 2015

 El ex ministro Ricardo Solari es una de las voces influyentes que escucha la jefa del PS.

Foto:Álex Valdés
El viernes 13 comenzaron las primeras conversaciones para condicionar un posible pacto electoral con miras a las municipales. Dirigentes socialistas se comunicaron con el senador Jorge Pizarro y Gutenberg Martínez para explorar alternativas. Tratativas que están marcadas por la intención de que la DC desista de llegar con un candidato a la primera vuelta.
 


Carlos Saldivia e Ignacia Godoy 

La noche del viernes 13, un selecto grupo de personalidades socialistas concurrieron a la casa de la presidenta del PS, Isabel Allende, ubicada en Guardia Vieja. En la cita participaron el ministro vocero de Gobierno, Marcelo Díaz; el presidente del directorio de TVN, Ricardo Solari; el jefe de gabinete de la senadora, Leonardo Jorquera, y el experto electoral Freddy Ponce.

El encuentro tenía un objetivo meridiano: sellar una tregua al interior del PS. Se debían resolver las desavenencias que desde hace seis meses se venían profundizando entre el sector de Díaz, Nuestra Revolución, y el de Allende, Grandes Alamedas.

En el círculo cercano de la senadora -que integra Solari, considerado como una de las voces más influyentes que escucha la presidenta del PS, y Ponce, entre otros- se había instalado la idea de que antes de continuar con la negociación electoral con la DC e iniciar las conversaciones para destrabar el conflicto por las listas de concejales, no podía mantenerse el clima de guerra entre los sectores que apoyaron la llegada de la jefa del PS a la mesa en mayo de este año.

Quienes conocieron los detalles de la reunión aseguran que luego de varios minutos de conversación donde se sinceraron las posturas, "se firmó la paz".

Con eso resuelto, la líder de los socialistas pasó a otro punto que le interesaba poner sobre la mesa. Algo que venía incomodándola hace un tiempo. Allende les planteó a sus interlocutores que era necesario desactivar las críticas del sector de los príncipes de la DC, que encabeza Ignacio Walker, al socialismo y, de paso, contener la intención del senador de llegar como abanderado presidencial de su partido a la primera vuelta, sin pasar por primarias. Un escenario que, de acuerdo a los cálculos del PS, pondría en riesgo una candidatura socialista.

Por ello, al día siguiente, en el Comité Central del PS, Allende insistió en que "estamos hablando de llevar una candidatura única presidencial entre los partidos de la Nueva Mayoría y entre quienes son de la Nueva Mayoría". Su intención fue profundizada el lunes, tras firmar un acuerdo de ocho puntos entre los presidentes de los partidos del bloque oficialista para "asegurar la proyección y la unidad del conglomerado, de cara a las elecciones municipales, parlamentarias y presidencial, teniendo como objetivo el tener una candidatura única a la Presidencia en 2017".

Cita en Guardia Vieja

La tarde del domingo 15, otra reunión tuvo lugar en Guardia Vieja. A la casa de Allende concurrió el eje del equipo electoral y municipal del PS, que integran el secretario general del partido, Pablo Velozo; el experto electoral Axel Callis, el alcalde Sadi Melo, el diputado Manuel Monsalve, Ponce y Jorquera. En esta ocasión se analizaron los escenarios electorales y fórmulas para destrabar el conflicto con la DC.

Si bien en la cita se acordó que la postura oficial de la colectividad sería una lista única de concejales, los miembros de la mesa reconocen que es inviable por la cantidad de dirigentes que los siete partidos oficialistas deberían dejar fuera. Por ejemplo, explican, de 2.000 candidatos, la DC tendría que bajar a 450.

En el PS no existe una sola postura sobre con quién conformar alianzas. En la colectividad aseguran que la mayoría de los militantes de la Comisión Política considera más rentable electoralmente ir en una lista con el PPD. En tanto, dirigentes como Melo, Monsalve y el senador Juan Pablo Letelier preferirían ir en una lista con la DC. Incluso este último planteó suscribir un acuerdo con la DC, condicionado a la aprobación de la reforma laboral.

Pese a las distintas visiones, desde la directiva del PS confirman que ya iniciaron conversaciones con el presidente de la colectividad, Jorge Pizarro; con el secretario nacional, Gonzalo Duarte, y con Gutenberg Martínez para destrabar los puntos que impiden llegar a un acuerdo. Asimismo, explican que en los próximos días buscarán instancias de diálogo con Ignacio Walker y su sector.

Una de las fórmulas que se han discutido es reeditar el acuerdo de la elección municipal pasada. Para ello, la DC tendría que cancelar su acuerdo con los radicales para una lista conjunta. Los socialistas también están abiertos a una propuesta de Martínez, que plantea que el PC, el MAS y la IC pudieran ir en una tercera lista.

En las corrientes del PS existe el temor de que si Walker y, a su vez, el líder del PRO, Marco Enríquez-Ominami, desisten de ir a la primaria presidencial de la Nueva Mayoría, y compitan todos en primera vuelta, el candidato del mundo PS-PPD no pasaría al balotaje. Además, aseguran que se les ha trasmitido ese mensaje a los "príncipes" y al "Gute".

Conflicto en la DC

En la DC coinciden en que deberán enfrentar un problema interno que estará latente hasta 2017, debido a que en sus filas tienen tres precandidatos presidenciales: los senadores Ignacio Walker y Jorge Pizarro, más la ministra de Trabajo, Ximena Rincón. Por ello, aseguran en la colectividad, la política de alianzas que adoptará el partido y las condiciones en que se establezca son de vital importancia para la convivencia con sus socios oficialistas.

En la reunión del consejo nacional, que se realizará mañana, la DC comenzará a definir las directrices para abordar este escenario. Una de las opciones que se barajan es que se acuerde postergar el tema presidencial para el segundo semestre del 2016.

En el oficialismo ya se pusieron diciembre como plazo máximo para definir los posibles pactos con los que enfrentarán las próximas elecciones.

Una fórmula es repetir el acuerdo de la elección pasada. Para ello, la DC tendría que finiquitar su pacto con el PR. El PS está abierto a una propuesta de Martínez, que plantea que el PC, el MAS y la IC pudieran ir en una tercera lista.