Colegios y preuniversitarios realizan estos exámenes a partir de 2° medio, a los 16 años:
La decisión vocacional no se puede tomar a partir de los resultados de un test

Es una de muchas herramientas que aportan al proceso de elección de una carrera, pero de nada sirven esos datos si a los adolescentes no se les entregan en un contexto de mayor información. El sistema de educación superior tampoco ayuda al no contar con una oferta amplia de programas flexibles de estudio.  

Margherita Cordano F. 

Los recreos en el Colegio Polivalente la Alborada de Puente Alto son más entretenidos gracias a Carla Alarcón. A sus 17 años, la estudiante de 3° medio tuvo la idea de crear una radio y animar a sus compañeros en el patio: a través de esta plataforma entrega noticias, recuerda ciertas actividades y programa canciones que le sugieren en redes sociales. La tarea no es una que se tome a la ligera; para echar a andar el proyecto, Carla participa en las sesiones que la Comunidad Panal organiza para formar jóvenes líderes.

En estos encuentros ha aprendido a trabajar en equipo, planificar y organizar. También ha podido conversar con otros escolares y notar que -como ella- todavía hay muchos a los que les cuesta encauzar sus intereses, que suelen ser varios.

"Esto de informar a las personas me gusta, pero no sé si es algo que quiera hacer por el resto de la vida. A veces pienso que me conviene administrar y relacionarme con el mundo de las matemáticas, que es mi mejor ramo", reflexiona.

Con la idea de ayudar a los adolescentes confundidos y reforzar a quienes creen tener una idea firme sobre lo que les gustaría dedicarse a futuro, es común que colegios y preuniversitarios realicen pruebas vocacionales a sus estudiantes. Se trata de exámenes en los que se pide valorizar -marcando opciones como "me interesa" o "no me interesa"- ciertas situaciones. A veces estas llaman la atención, porque incluyen propuestas como criar aves o calcular el costo de fabricación de un modelo de lavadoras (ver recuadro).

Tras hacer una prueba en mayo, Carla recuerda haber dudado con una pregunta en torno a sus ganas de arreglar el motor de un auto.

¿Intereses contrapuestos?

"Los instrumentos funcionan generalmente explorando a través de preguntas la disposición de un sujeto a pensar, percibir, sentir y actuar en el mundo de cierta manera específica, lo que va configurando perfiles o estilos de personalidad. Otros miden aptitudes y habilidades específicas y así entregan información que puede asociarse a las características o requerimientos de un área profesional u ocupacional", explica Valentina Romeu, orientadora, magíster en Psicología de la Adolescencia y académica de la Facultad de Educación de la Universidad Católica.

Para María Eugenia Sandoval, coordinadora del Departamento de Orientación del Preuniversitario Pedro de Valdivia, estas pruebas son útiles porque desglosan distintas profesiones en una serie de elementos relacionados con su quehacer. La idea es que el alumno elija según su verdadero interés y no por ideas preconcebidas.

"El problema es que en Chile falta actualizar los instrumentos. Porque si quieres buscar coincidencias, es raro que se les pregunte a los jóvenes si les agrada tipear en una máquina de escribir", advierte.

Ambas especialistas coinciden en que otro problema común es que los resultados se entreguen sin mayor contexto: a los niños suelen pasarles una hoja con gráficos que destacan si se es más afín a las ciencias, artes, literatura, cálculo o servicio social, por ejemplo. Se sugieren carreras relacionadas, pero no suele explicarse qué pasa cuando dos intereses que tienden a verse como distintos -Literatura o Biología- aparecen destacados.

"Los niños suelen ver todo como blanco o negro. Y resulta que no es raro que a alguien que se le aconseja estudiar ingeniería también le aparezcan las ciencias sociales destacadas; un especialista sabe que eso es un perfil híbrido y que se requiere de una búsqueda más amplia para sintetizar intereses. Es importante que los colegios se den el tiempo de conversar y asesorarlos", indica Sandoval.

"La decisión vocacional no se toma a partir de los resultados de un test. Es un proceso más complejo, que implica que la persona considere las posibilidades que se le ofrecen desde la educación superior y su propio proyecto de vida, evaluando en cuáles de las profesiones u ocupaciones de las que se le ofrecen puede expresar mejor su personalidad, satisfacer sus necesidades y desarrollar sus intereses, habilidades y capacidades", dice Romeu. "Las pruebas vocacionales constituyen una herramienta que puede aportar información a este proceso, pero que sin duda no es la única".

Decisión a los 18

Para coincidir con la época en que los colegios piden a sus alumnos escoger planes de estudio diferenciados, en Chile las pruebas vocacionales suelen comenzar en 2° medio. Lo mismo sucede en otros países, con la diferencia de que en muchos de ellos los alumnos no deben escoger una carrera definitiva al entrar a la educación superior; se trabaja con un sistema que da la opción de obtener licenciaturas -un sistema de minors y majors - donde se pueden mezclar asignaturas y conocer sobre distintas áreas de interés.

"Nos parece poco realista y poco sabio esperar que a los 18 años una persona tome a conciencia la decisión sobre lo que hará profesionalmente el resto de su vida", comenta desde Northfield, Estados Unidos, el presidente del Carleton College, Steven Poskanzer. De ahí que primero se les invite a explorar las distintas alternativas, entendiendo que muchas de ellas no son conocidas por los recién graduados.

Lo mismo sucede en la Universidad de Melbourne en Australia, donde los primeros años se fomenta la interdisciplinaridad. Los últimos dos son para dedicarse a un área en específico. "El mundo camina hacia un currículum más flexible. Sucede en Norteamérica y en las instituciones europeas; es parte de lo que se acordó en la declaración de Bolonia firmada en 2010", comenta Susan Elliott, vicerrectora de esta casa de estudios.

 Algunas preguntas

Estos son algunos ejemplos de preguntas que aparecen en distintas pruebas vocacionales que se aplican en Chile. Su objetivo es analizar intereses, sin ser demasiado evidentes. Se busca no direccionar las respuestas de manera obvia.

En una prueba donde se pide analizar cuál de las siguientes actividades le gusta, no le gusta, o le es indiferente : coleccionar autógrafos de personajes célebres, coleccionar mariposas o coleccionar muestras de madera / repartir volantes a los automóviles que se detienen en una esquina, contar el número de autos que pasan por una esquina a distintas horas o dirigir el tráfico.

En una prueba donde se pide encerrar en un círculo la pregunta que se conteste de forma afirmativa : ¿participarías como profesional en un espectáculo de acrobacia aérea? / cuando se descompone un artefacto en tu casa, ¿te ofreces para repararlo? / ¿disfrutas modelando con arcilla?

En una prueba donde se pide marcar si se está de acuerdo o en desacuerdo : percibo y me gusta observar pequeños detalles en las personas y cosas / tengo facilidad para resolver problemas numéricos / tengo sangre fría en situaciones extremas.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Para aprovechar<br/>las pruebas,<br/>es necesario<br/>ir actualizándolas<br/>en el<br/>tiempo. Así es<br/>más fácil hacerlas<br/>coincidir con<br/>la actual oferta<br/>de carreras.<br/>
Para aprovechar
las pruebas,
es necesario
ir actualizándolas
en el
tiempo. Así es
más fácil hacerlas
coincidir con
la actual oferta
de carreras.

Foto:José Miguel Pérez

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales