Amistades y lazos:
Los vínculos de Macri con Chile

Amigo de Piñera e invitado habitual a seminarios de RN, también tiene vínculos con la DC y respeta mucho a Bachelet. Se declara admirador del modelo chileno.  

Jean Palou 

"Sebastián Piñera es un amigo y un futbolero como yo", ha dicho Mauricio Macri para describir su relación con el ex Mandatario chileno. Su acercamiento comenzó en 2005, en un foro en Buenos Aires, pero adoptó un tono más personal un año después, cuando el entonces principal accionista de Colo Colo visitó al presidente de Boca Juniors para conocer su gestión en el popular club de fútbol.

Desde entonces, los encuentros entre estos dos personeros que a menudo son comparados -ambos de centroderecha, empresarios y vinculados a clubes de fútbol- han sido recurrentes. Piñera lo ha invitado a los lanzamientos de campaña de Renovación Nacional y Macri ha estado varias veces en su casa. Incluso, en enero de 2009 el alcalde de Buenos Aires estuvo en el Parque Tantauco, en Chiloé, invitado por Piñera para participar en los retiros donde las discusiones de política se mezclan con el guitarreo y los curantos.

Macri siempre ha tenido buenas palabras hacia Piñera, a quien ha calificado como un "lujo de dirigente". Y suele reconocerse en él: "A Piñera es imposible que le vaya mal. Pero por ser quien es, y por venir del lugar que viene, se le va a tratar con mayor dureza. Hay un cierto prejuicio para los que salimos del ámbito empresarial para entrar en la política. Pero uno sabe que es así y hay que tomarlo con tranquilidad y mucho humor", le dijo a "El Mercurio" en 2010.

Pero los vínculos de Macri en Chile son mucho más extensos. Incluso antes de entrar en la política, en los 90, conoció a Andrés Allamand -que entonces trabajaba en el BID-, y en 2013 vino a Chile para apoyar un acto de la campaña para las primarias presidenciales del ex ministro.

Allamand quien ayer estaba en el búnker de Cambiemos afirmó que el triunfo de Macri es "un ejemplo para la oposición chilena y una esperanza para una América Latina alejada del populismo y comprometida con el progreso".

También desde la UDI han cortejado a Macri. Desde que en 2002 comenzó a perfilarse en la política como un referente de la centroderecha en Argentina, sostuvo encuentros con Pablo Longueira y Joaquín Lavín, y en 2007, cuando ganó la alcaldía de Buenos Aires, recibió la visita de Hernán Larraín, quien le llevó como regalo una camiseta de la selección chilena con su nombre. Y trabajó con Pablo Zalaquett cuando fue alcalde de Santiago.

El senador de la UDI Juan Antonio Coloma dijo desde el comando de Macri que el resultado es "un paso muy importante para Latinoamérica, donde la libertad y el sentido de emprender empieza a ser más compartido".

Macri, sin embargo, también ha cultivado lazos con la Democracia Cristiana, partido que el PRO considera muy cercano. El Presidente electo ha tenido palabras elogiosas para la ex canciller Soledad Alvear, y hace poco se congratuló de haber recibido un llamado de apoyo de Eduardo Frei, a quien en 2010 nombró Visitante Ilustre de Buenos Aires.

Aunque se identifica como de un sector político diferente, Macri también se reunió en marzo de este año en Buenos Aires con Marco Enríquez-Ominami. Y a la hora de referirse a la Presidenta Michelle Bachelet, siempre tiene mucho tacto: "La respeto mucho, por su historia de vida y el trabajo que ha hecho por el pueblo chileno. Supo conducir momentos difíciles durante su gestión, mostrando capacidad de diálogo y respeto por la opiniones diferentes", dijo en una entrevista el año pasado, en la que destacó que ella "representa un liderazgo político moderno" y es un "referente regional a seguir muy de cerca".

Todos estos contactos le han servido a Macri para hacerse una idea muy positiva de la política chilena. "Chile, para mí, es un modelo a mirar de cerca en consolidación institucional, en respeto, en convivencia, tanto por los que gobiernan como por los que son oposición. Realmente es una clase dirigente que ha madurado mucho y por eso Chile está donde está", dijo en 2007.

En una columna escrita en exclusiva para "El Mercurio" en 2009, Macri recalcó la necesidad de construir una "poderosa alianza con Chile" para poder "transformar el cono sur sudamericano en un polo de desarrollo estratégico", e insistió en destacar las "políticas de Estado consistentes" y el "exitoso modelo de desarrollo" de Chile. "Nosotros también queremos vivir en un país así", afirmó.

La Presidenta Michelle Bachelet habló con Macri anoche para felicitarlo por los resultados y comunicarle que espera asistir al cambio de mando.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Los senadores Andrés Allamand (RN) y Juan Antonio Coloma (UDI), junto al secretario general del gobierno de la Ciudad, Marcos Peña, en el comando de Macri en Buenos Aires.
Los senadores Andrés Allamand (RN) y Juan Antonio Coloma (UDI), junto al secretario general del gobierno de la Ciudad, Marcos Peña, en el comando de Macri en Buenos Aires.


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales