El político "fabricado para ganar" que llegó a lo más alto del poder argentino

BUENOS AIRES El nuevo Presidente creció a la sombra de su padre y ha sabido adaptarse desde que fundó su partido en 2003.  

GASPAR RAMÍREZ Enviado especial 

El nuevo Presidente argentino, Mauricio Macri, va a terapia de psicoanálisis cuando la agenda se lo permite, simpatiza con el budismo, admira a Nelson Mandela, y nunca, en los seis años que lleva con su actual esposa, Julia Awada, han tenido una discusión. Tranquilidad que espera transmitir al país durante los próximos cuatros años en que ocupe el sillón de honor de la Casa Rosada.

Macri nació en Tandil el 8 de febrero de 1959, la localidad natal del tres veces Presidente Juan Domingo Perón. Fue al colegio Cardenal Newmann, época de la que mantiene amistad con el empresario Nicolás Caputo, uno de sus asesores de mayor confianza. Caputo está acusado de firmar contratos irregulares con la alcaldía de Buenos Aires, cargos que Macri niega, señaló Clarín.

El nuevo Mandatario se graduó de ingeniero en la Universidad Católica de Buenos Aires, y cursó estudios en la Universidad de Columbia, Nueva York.

En 1983 Macri fundó una compañía de climatización; en 1984 trabajó en Citibank, y después de eso, volvió a la familia: asumió como vicepresidente del holding SOCMA, la cabeza de las empresas de los Macri, con ramas en la construcción y telefonía entre otros rubros.

El mayor de seis hermanos, le costó despegarse de la fuerte influencia paterna: el empresario italiano Franco Macri, acusado de evasión tributaria durante el gobierno de Carlos Menem.

Una anécdota del inicio del periodo de Macri como presidente de Boca Juniors (1995-2007), el club de fútbol más popular del país, grafica el peso de la figura paterna. Cuando el hijo de Franco Macri asumió la dirigencia del equipo, Diego Maradona, el máximo ídolo del fútbol argentino y de Boca, lo tildó de "nene de papá". "A Boca no lo heredé. Lo gané", le respondió Macri, quien consiguió 17 títulos con el equipo.

Antes y después

El hecho que marcó su vida ocurrió a las 13:15 del 24 de agosto de 1991, cuando fue secuestrado por una banda de delincuentes. Macri pasó los siguientes 14 días en un sótano en la avenida Garay 2882. Apareció el 6 de septiembre a las 02:00 de la mañana después de que su familia pagó un rescate de 6 millones de dólares.

"Si yo no hubiese sido secuestrado, tal vez mi vida pública no hubiese existido" dijo Macri recientemente en una entrevista con Infobae. Es el primer Presidente en la historia de Argentina que es víctima de este delito.

En 2003 Macri rechazó una invitación del Presidente Eduardo Duhalde para competir políticamente por el justicialismo, y fundó Compromiso para el Cambio, agrupación por la cual aspiró a la alcaldía de Buenos Aires y perdió ante el peronista Aníbal Ibarra.

Macri cambió el nombre del partido a Propuesta Republicana (PRO), y en 2005 consiguió un escaño como diputado nacional. En 2007 fue por la revancha en la capital del país, ahora con éxito. Ahí comenzó a construir la plataforma que le permitió llegar a la Presidencia.

El nuevo Mandatario, fanático del grupo inglés Queen, ha sabido adaptarse y mutar en el mundo de la política.

"Puede decirse que Macri aprendió a ser político", dice a "El Mercurio" Sergio Morresi, coautor del libro "Mundo PRO. La historia y la vida interna del partido de Mauricio Macri". "Con esto no quiero decir solamente que adquirió saberes y técnicas propias de un líder político, sino también que fue incorporando ideas, proyectos y hasta modos de acción muy distintos a los que lo caracterizaban cuando se decidió a 'meterse en política', como le gusta decir a él", dice el investigador del Instituto del Desarrollo Humano de la Universidad Nacional de General Sarmiento.

En el libro, escrito en coautoría con Gabriel Vommaro, sociólogo por la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de París, Morresi desmenuza la anatomía de un partido "fabricado para ganar". "Creo que si bien los orígenes de una persona o una organización suelen marcar un rumbo, en el caso de Macri y de PRO es posible percibir cambios importantes entre 2001 y la actualidad. Hoy, Macri y buena parte de los líderes que lo rodean pueden ser caracterizados como pragmáticos, como personas que se enorgullecen de su pragmatismo. Esto contrasta con claridad con la impronta ideológica de tono épico que caracterizó al gobierno de Cristina Fernández", añade el experto.

En este sentido, y a pesar de que algunos analistas auguran que el de PRO será un gobierno "con una fuerte impronta revanchista, culturalmente conservadora y económicamente neoliberal", Morresi ve un panorama distinto.

"Creo que puede esperarse una administración que estará muy atenta al humor social, que tratará de mantener cerca a sus aliados e inclusive buscará ampliar su marco de alianzas, sobre todo en los dos primeros años, ya que su representación en el Congreso de la Nación será relativamente pequeña. En este punto, no sería descabellado pensar en que PRO se corra un poco más hacia el centro político o que dejara ciertas reparticiones públicas en manos de algunos aliados de perfil más centrista", explica el analista político.

De todos modos, eso no implicaría dejar de lado ciertos principios que podrían considerarse el "núcleo duro" de la perspectiva política de PRO, como por ejemplo, la "búsqueda de un realineamiento político distinto para la Argentina en términos regionales y un viraje fuerte en lo que respecta a la forma en que el Estado interviene en la economía".

Así, Macri, casado tres veces y padre de tres hijas y un hijo, se prepara para asumir el poder el próximo 10 de diciembre y demostrar, de una vez, por qué es un político "fabricado para ganar".

Es el primer Presidente en la historia de Argentina que es víctima de un secuestro. En agosto de 1991 fue retenido durante 14 días por una banda de delincuentes. Su familia pagó por él 6 millones de dólares.

 El círculo de hierro del nuevo Mandatario

Mauricio Macri ha dado pocas pistas sobre su futuro gabinete. Después de la primera vuelta, se especuló que ofrecería cargos a políticos cercanos a Sergio Massa, tercero en la votación del 25 de octubre, pero el macrismo descartó esa posibilidad. Falta por aclarar puestos clave, como el canciller y el ministro del Interior.

Estos son algunos de los rostros que conducirán la política argentina:

Marcos Peña

Es el funcionario de mayor confianza de Macri. Se perfila como el nuevo jefe de Gabinete.

Fernando de Andreis

Es familiar del nuevo Presidente. Sería el nuevo secretario general de Gobierno.

Miguel de Godoy

Secretario de medios, maneja la estrategia comunicacional.

Esteban Bullrich

Se convertiría en el nuevo ministro de Educación.

Eugenia Vidal

Gobernadora electa de Buenos Aires. La llaman la "niña mimada del macrismo".

Nicolás Caputo

Empresario. El más cercano e influyente asesor de Macri.

Ernesto Sanz

Ya fue designado

para el Ministerio de Justicia. También asumiría el de Interior, convirtiéndose en un "superministro".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:france presse

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales