"Un gran dinosaurio", otra emotiva apuesta de Pixar

La película, que se estrena este jueves 26, es una simple pero lograda historia sobre la amistad entre una bestia y un niño, aunque con un giro.  

Romina Raglianti 

A 20 años de su debut como realizadores, con el estreno de "Toy Story" en 1995, Pixar vive uno de sus mejores años. "Intensa mente", que debutó en junio pasado, ha sido todo un fenómeno, con US$ 851 millones recaudados y una candidatura segura a los Oscar. Al igual que esa cinta, "Un gran dinosaurio" también habla sobre qué es madurar, pero con una historia más clásica y sin la misma deslumbrante creatividad. Sí rescata una de las mejores habilidades del estudio: emocionar con una trama simple y bien contada.

El mundo de la película es uno donde el asteroide que extinguió a los dinosaurios nunca chocó con la Tierra, lo que ha permitido que la especie evolucione por sobre otras, incluyendo a los humanos. El protagonista, Arlo, es el hijo menor de una familia de dinosaurios granjeros, que plantan su propio maíz y cuidan a sus gallinas. A diferencia de sus padres y hermanos, Arlo es débil y cobarde y siente una creciente presión por probarse ante los demás.

Una tragedia y un accidente alejan al pequeño dinosaurio de los suyos, y mientras emprende el camino de regreso se cruza con Spot, un humano en edad preescolar que solo se comunica a través de gruñidos. Es una de las ironías de la cinta, concebida originalmente como la historia de un niño y su perro, solo que aquí las especies están invertidas. Arlo y Spot encuentran en el otro lo que necesitan para sobrevivir y su lazo es estrecho y emotivo, especialmente considerando que no hablan el mismo idioma. Esto último era importante para el director Peter Sohn, hijo de inmigrantes coreanos que no hablaban inglés. Su madre, sin embargo, lo llevaba al cine y conectaba con los filmes animados simplemente a través de las imágenes.

Sohn se hizo cargo del proyecto a medio camino, ya que "Un gran dinosaurio" ha sido uno de los proyectos más complicados de Pixar. Originalmente iba a estrenarse el año pasado, pero el estudio no estaba satisfecho con el trabajo del anterior director, Bob Peterson, y lo sacó de la película. Se reescribió la historia, que originalmente mostraba una comunidad mucho más grande de dinosaurios y exploraba el tema de no encajar.

El resultado final de "Un gran dinosaurio" es satisfactorio, y además del impacto emocional de su trama despliega una animación sobrecogedora, donde los paisajes y escenarios lucen sorprendentemente reales, en contraste con los personajes, deliberadamente caricaturizados. Aunque Arlo y Spot se enfrentan a una serie de criaturas, varias de ellas peligrosas, el principal villano aquí es la naturaleza y su poder destructor.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
El cobarde dinosaurio Arlo debe aprender algo de la valentía del pequeño Spot, que ha crecido solo en la naturaleza.
El cobarde dinosaurio Arlo debe aprender algo de la valentía del pequeño Spot, que ha crecido solo en la naturaleza.
Foto:Disney


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales