ELMERCURIO.COM Volver

5 de noviembre de 1950-noviembre de 2015:
Víctor Moya Hernández, el juez de las acequias

Martes 24 de noviembre de 2015

Víctor Moya Hernández.



 

El 9 de febrero de 1821, don Domingo Eyzaguirre y Arechavala fundó San Bernardo y, por disposición del propio Bernardo O'Higgins, ordenó la creación de canales que permitieran desarrollar la agricultura del río Maipo en los antiguos Llanos de Lepe. Casi 150 años después, en 1968, un sambernardino, Víctor Enrique Moya Hernández, llegó al municipio de esa ciudad para continuar esa labor encomendada en los albores de la República. Allí permaneció por más de 47 años, velando por el control de los cauces de acequias y aguas naturales y artificiales de la comuna, hasta el día de su deceso, a los 65 años.

En una comuna en que aún se conocen las acequias coloniales, "hizo carrera" municipal. En un proceso autodidacta, avanzó hasta convertirse en toda una autoridad en la Oficina de Control de Aguas de la Dirección de Operaciones. Fue un hombre humilde y sabio, con la sonrisa a flor de labios, dispuesto a ayudar y a atender con esmero a quien recurría a él, alentando a todos a capacitarse "para ser mejores profesionales al servicio de la comunidad". Según quienes lo conocieron, "se las arreglaba como podía, pero solucionaba todos los inconvenientes", y fue sin duda un gran encargado de la misión que O'Higgins le encomendó a Eyzaguirre para esta comuna que tanto amó.

Amante del fútbol y fanático de Magallanes, el club de la comuna -aunque también le "coqueteaba" a Colo Colo-, era tal su pasión por este deporte que se hizo socio del club Huracán del centro de San Bernardo y ayudó a fundar el club deportivo Operaciones, del municipio. También era un reconocido exponente de la brisca y le fascinaba viajar a lugares "donde la naturaleza manda".

Casado con Carmen Gutiérrez, tuvo cuatro hijos y ochos nietos.