ELMERCURIO.COM Volver

Crisis pone fin a 101 años de vida de la Escuela Patrocinio San José:
Cerro Monjas de Valparaíso se queda sin religiosas por cierre de centenario colegio

Martes 24 de noviembre de 2015

LABOR INGRATA A la hermana Nieves de la Cruz le corresponde la tarea de cerrar el establecimiento, el 18 de diciembre.Foto:SEBASTIÁN CISTERNAS/ ATON

Hermanas de la congregación Hijas de Nuestra Señora de la Misericordia se van tras formar a generaciones de habitantes de ese sector, y del vecino cerro Mariposas.
 


MAURICIO SILVA 

El convento vecino al Colegio Patrocinio San José de Valparaíso ya está vacío. En julio, las hermanas Teresita, Inés y Evelyn se trasladaron desde esas dependencias en el cerro Monjas a las que la congregación Hijas de Nuestra Señora de la Misericordia tiene en el cerro Alegre. La única religiosa que aún recorre los patios, pasillos y oficinas del colegio y del convento es la hermana Nieves de la Cruz.

La causa del abandono: la crisis de esta escuela particular pone fin a la labor educativa de 101 años que allí desplegaron las religiosas. La congregación resolvió cerrar el colegio al término del actual año lectivo, el 18 de diciembre, y asignó la tarea a la hermana Nieves de la Cruz.

Un total de 249 alumnos de prekínder a octavo básico deberán ser reubicados en otros recintos, y los 18 docentes y 14 administrativos, ligados a la escuela por más de dos décadas, tendrán que buscar un nuevo empleo. "Toda la congregación, los profesores, alumnos y apoderados están pasando un momento muy triste. Pero no es una decisión antojadiza", afirma, en la capilla, la hermana Nieves, mientras desde los patios llega el bullicio de los niños en recreo.

"Hicimos los esfuerzos por no dejar el lugar. Es como ver morir a un hijo. Pero debemos asumir que somos pocas y que nos falta la parte económica", agrega.

La vetusta infraestructura conspiró contra la posibilidad de conseguir subvenciones que prolongaran la obra, que las hermanas iniciaron en noviembre de 1914 en el vecino cerro Mariposas. En 1929 construyeron las actuales dependencias de adobe y madera en el cerro Monjas, que se han mantenido sin grandes cambios, y que son muy estrechas para acceder a la Jornada Escolar Completa o alcanzar una matrícula de 500 alumnos, que viabilice los subsidios de gratuidad de la reforma educacional.

La ex alumna, docente por 24 años y primera directora laica del colegio, Paola Órdenes señala que junto a la nostalgia, coexiste el agradecimiento por influir en la vida de muchos niños, que hoy son adultos de los cerros Monjas y Mariposas. El apoderado Ricardo Basualto (57, feriante) resalta que generaciones estudiaron en el plantel, "como mi esposa, mi hija y ahora dos pequeños nietos".

El cerro Monjas debe su nombre a las religiosas de los Sagrados Corazones que en el siglo XIX se instalaron en el plan, frente a la colina aún deshabitada y que se fueron hace una década.

Pero allí muchos porteños lo atribuyen a estas monjas, que se radicaron en el corazón mismo del cerro y que han sido vecinas por un siglo.