ELMERCURIO.COM Volver

Hoy se cumple un año de la desaparición del guía turístico en San Pedro de Atacama:
Madre de Kurt Martinson cuenta lo último que habló con su hijo

Martes 24 de noviembre de 2015

La madre mantiene su tesis inicial: "Aquí hay intervención de terceros":Foto:OSCAR ÓRDENES

"Kurt se estaba metiendo en un mundo de narcotraficantes; odiando ese mundo", señala Ana María García.
 


Lilian Olivares 

-La última vez que me llamó me dijo: "Mamá, ¿te encuentras bien? ¿No te sigue nadie?". Le respondí "qué estai soñando, Kurt, si no me voy a morir. Capaz que tú te mueras primero". Siento haber dicho eso, porque a los pocos días fue así.

De eso ha transcurrido justo un año. El 24 de noviembre de 2014 fue la última vez que Ana María García supo de su hijo, Kurt Martinson.

"Este año ha sido la peor pesadilla de mi vida. Algo en que cuesta creer lo que estás viviendo. Esperas que vas a despertar y que todo fue un sueño", dice la madre del guía turístico desaparecido en San Pedro de Atacama.

"Solo me he dedicado a la búsqueda de Kurt"

Antes pintaba acuarela y trabajaba en la empresa de insumos agrícolas que tiene su marido. "Eso no lo he hecho más. Sólo me he dedicado a la búsqueda de Kurt, a leer la carpeta investigativa, a ver todo. Mi mayor preocupación ha sido eso. Lo único que no he dejado es la parte familiar: sigo apoyando a mis hijos y ellos a mí, especialmente mi hija".

-¿Sigue teniendo la intuición que manifestó desde los primeros días?

--Mi intuición no ha cambiado. Sigue siendo la misma desde el primer día que desapareció mi hijo: Aquí hay intervención de terceros.

-¿Hay hechos concretos que la respalden?

-Los hechos concretos que despertaron en mí esa idea fueron las conversaciones que tuvimos con Kurt antes de que esto pasara. Y yo a él le dije que esta gente mataba hasta por un peso, que se cuidara. Y eso fue días antes de que él desapareciera.

-¿En qué contexto fue esa conversación?

-Fue porque él iba a administrarle un campo a la señora Sonia Ramos, que iba a hacer un subterráneo en un sitio que tenía esta señora y que lo estaba peleando con Mauricio Ciocca. Le pregunté: ¿Tú sabes quién es Mauricio? Me respondió que sí. Le dije: Retírate. No, me contestó, si no pueden ganar esto porque los atacameños tienen la primera prioridad y la señora Sonia es atacameña.

Sigue: "Es lo que me preocupaba: que Kurt se estaba metiendo en un mundo de narcotraficantes, odiando ese mundo".

-¿Y usted habló con ella después que Kurt desapareció?

-Sí. Cuando hablé con ella, en diciembre pasado, me dijo que Kurt era un buen niño, muy respetuoso. También trató de decirme que él escuchaba voces. Se equivoca, él no escuchaba voces. Después me habló mal de Valentina, una joven donde Kurt estuvo viviendo entre el 16 de junio y el 2 de julio. Me dijo que ella hacía iniciaciones de ayahuasca. Y me comentó que el problema de San Pedro de Atacama es que los narcotraficantes actúan de la siguiente manera: hace cinco años drogaron a la hija de una familia de ese lugar que no estaba de acuerdo con la droga y la fueron a dejar a una playa lejos de acá; apareció después de cinco días. Y lo otro que hacen, me agregó, es matar a la persona y enterrarla. Eso, prometo por Dios que me lo dijo la señora Sonia.

Después de una pausa, acota: "Y cuando iba saliendo de su casa me preguntó algo que me pareció extraño: Cuando encuentre a Kurt, ¿me autoriza a darle el último adiós"?

"Le dije "qué estái soñando, Kurt, si no me voy a morir. Capaz que tú te mueras primero". Siento haber dicho eso, porque a los pocos días fue así".
ANA MARÍA GARCÍA
Madre de Kurt Martinson