Acerca del criminal y el detective

 

En el prólogo a su Antología personal , Ricardo Piglia señala que "la heterogeneidad, el cambio de registro, los distintos estilos son para mí un primer dato que identifica el carácter personal de esta antología y no su contenido o su valor. He elegido los textos porque los siento cercanos aunque hayan sido escritos a lo largo de varias décadas: son ficciones, ensayos, notas autobiográficas, intervenciones públicas que elaboran y registran imaginariamente experiencias vividas". ¿En qué se funda esa cercanía? En el mismo prólogo, el escritor argentino apunta a una "forma inicial", que existe antes de empezar a escribir y que es "lo verdaderamente personal de la literatura". Se lamenta Piglia de no poder incluir en esta antología su traducción a un cuento -"Entre les lignes"-, cuyo autor (de dudosa existencia) cree haber demostrado que el responsable del crimen en "El barril de amontillado", de Edgar Allan Poe, es el propio Poe, "ya que el conjunto de los textos de un autor -si uno sabe leerlos en un orden nuevo- siempre esconde un delito o un leve desvío personal de la ley que rige los lenguajes sociales". Piglia invita, por lo tanto, al lector de esta antología a convertirse en un detective que en su tejido descubra "la marca, el oscuro rastro autobiográfico cifrado en la obra", no solo la forma inicial sino también "el secreto tramado". Los textos de ficción se agrupan en las secciones "Cuentos morales" ("El gaucho invisible", "La nena", "El Laucha Benítez", "Un pez en el hielo" y "Joyero"), "Los casos de Croce" ("Liminar", "La música", "La película" y "El astrólogo") y en la "Forma Inicial" ("El senador", "La isla de Finnegan", "Notas de un diario" y "Ernesto Guevara, el último lector") y los de no ficción en "El laboratorio del escritor" ("El escritor como lector", "Teoría del complot", "Una propuesta para el próximo milenio", "Una clase sobre Puig", "La ex-tradición" y "Modos de narrar"). Con todo, la distinción entre ficción y no ficción no cabe por completo en el caso de Piglia, porque este coloca en la narración, aunque sea al sesgo, sus cavilaciones acerca de la ficción y, al mismo tiempo, cuando reflexiona sobre la escritura y el lenguaje también ficciona y narra.

El Piglia que piensa sobre la literatura suscribe una teoría en la que "el valor no es un elemento interno, inmanente, sino que hay una serie de tramas sociales previas sobre las cuales el artista debe intervenir. Y esas tramas definen lo artístico (...) Lo que sabemos del texto antes de leer el texto es más importante que el texto mismo; se trata, entonces, de actuar sobre las condiciones que van a generar las expectativas y a definir el valor de la obra". El valor de una obra, dice en otra parte, es "una intriga social". Siempre en esa dirección en la que al escritor le corresponde desplegar estrategias y alianzas para construir la mirada desde la cual el texto es leído, Piglia sostiene la literatura como lucha "contra los estereotipos y las formas cristalizadas de la lengua social".

Un tema que recorre todos los textos de esta antología -tanto de ficción como de no ficción- es la compleja relación del escritor (y el artista en general) contemporáneo con la tradición, la cual es ya una "ex-tradición", un conjunto heterogéneo de memorias ajenas frente a las cuales el escritor es un exiliado, un desterrado al cual solo le cabe intentar elaborar una memoria alternativa, una reconstrucción ficcional de la experiencias vividas. "La ficción narra, según Piglia, metafóricamente, las relaciones más profundas con la identidad cultural, la memoria y las tradiciones".

El Piglia que narra es menos audaz que sus teorías acerca de la narración, o acaso esas reflexiones hayan preparado ya al lector para escuchar sus ficciones, de tal modo que "el desvío", "la transgresión" de los lenguajes socialmente cristalizados, pase solapadamente y sea necesario ese escrutinio detectivesco que reclama de su lector. Sus cuentos parecen inscribirse, sin sobresaltos, en la tradición literaria argentina cuyas coordenadas el mismo Piglia ha trazado previamente de manera lúcida y persuasiva: Sarmiento, Gombrovicz, Arlt, Puig, Macedonio Fernández, Borges y, no en menor medida, Ernesto "Che" Guevara.

La prosa de Piglia es serena, esmerada y llana ("La claridad como virtud"), también desplegada como una táctica contra ciertas jergas retóricas que buscan oscurecer lo real. Su estilo, en sus distintos registros, es preciso y, a la vez, capaz de introducir matices del habla y la sintaxis oral. "El gaucho invisible", "El Laucha Benítez", "Un pez en el hielo", "La música", "El astrólogo" y "El senador" sobresalen dentro de un conjunto extraordinario de narraciones y reflexiones acerca de la narración y la figura del escritor en la sociedad contemporánea.

Una antología esencial de Piglia y un disfrute permanente para el lector.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Antología Personal Ricardo Piglia Editorial Fondo de Cultura Económica, 298 páginas, $14.900.
Antología Personal Ricardo Piglia Editorial Fondo de Cultura Económica, 298 páginas, $14.900.

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales